Posteado por: gruporenacer | Martes 7 octubre 2008

SOBRE EL PODER DE TRANSFORMACIÓN DEL SER HUMANO


Por Alicia y Gustavo Berti.

“UN SER HUMANO QUE CAMBIE PARA BIEN, ELEVA A LA HUMANIDAD UN ESCALÓN MÁS EN SU EVOLUCIÓN ESPIRITUAL”
KRISHNAMURTI

Dice Elizabeth Lukas que el poder para la transformación que yace en el ser humano, es una capacidad que hoy se aprovecha de manera muy insuficiente; agrega que una psiquiatría muy determinista ayudó para dejarlo caer en el camino. Sin embargo es una  capacidad inherente al ser humano que fue comprendida y  ricamente utilizada y descripta en la antigüedad por todas  las religiones, y por todos los mitos religiosos. Sólo miramos algunos ejemplos con los que vivimos a diario: el pedazo de barro que se convierte en el primer hombre, el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo; siempre el simbolismo de algo que se transforma en algo más ha acompañado a la historia de la humanidad. Tenemos ejemplos concretos de la naturaleza misma: el carbón que se pule hasta obtener el más fino diamante; la oruga, que  de una existencia pequeña aferrada a la tierra, cuando el momento es exacto, despliega sus alas de mariposa recién descubiertas para volar libre.

Como parte integral de una naturaleza siempre cambiante y rica en matices y expresiones, el hombre tiene también esta capacidad de transformación. Lukas cita a  Karl Jaspers y nos dice que, como fuerza más potente “lo trágico” se muestra como desencadenante de conmociones existenciales con una gran potencia para la transformación: “Con el conocimiento trágico comienza el movimiento histórico, que no sólo acontece en los sucesos externos sino en la profundidad del ser humano”. “En lo trágico acontece el trascender por encima de la miseria y del horror hacia el fundamento de las cosas”. O sea, que el hombre no solo puede cambiar el mundo que lo rodea, sino que puede cambiarse a sí mismo. Emerger desde el abismo de lo que fue, hacia las alturas de lo que comienza a descubrir, hacia “el fundamento  de las cosas”, hacia su ser. El hombre puede elevarse por encima de sus condicionamientos físicos y psíquicos, de su “ser oruga”, más allá aún de toda experiencia previa y emerger libre, viéndose a sí mismo por primera vez, con los ojos despojados del espíritu, donde mora su conciencia. Y comenzar a construir de la nada.

Al entrar los padres al grupo observamos que las preguntas que generalmente se hacen sólo pueden ser hechas desde el “ser oruga”, cuando todo lo familiar de repente se les antoja desconocido, la existencia como la vivían y concebían, estalla en pedazos:

“¿ Por qué a mí?, por qué a él?, la vida no tiene sentido”. “Dios no existe”.


Desde este “ser oruga” les resulta imposible ver más allá del horizonte de hierbas que si bien siempre lo cubrieron todo, mientras la existencia transcurría sin mayores sobresaltos no había necesidad de cuestionar, se tomaba como la realidad que además se la malentendía como algo fijo e inamovible. Y una falsa seguridad fue aliada en los cimientos de la vida que comenzaba a construirse. Como la oruga cuando sus procesos comienzan a cambiar anticipándose a la metamorfosis que pronto se producirá en su cuerpo, el hombre frente a esta conmoción existencial se debate en el mar embravecido de sus emociones sin comprender el propósito último de este momento de dolor e incertidumbre.

El profesor Dieter Frey, Universidad de Kiel, Alemania, realizó estudios en pacientes quirúrgicos luego de accidentes traumáticos, y observó que los que se atrasaban en su recuperación eran persona que:

1-     Continuamente cavilaban si hubiesen podido evitar el accidente y cómo.

2-     Se sentían totalmente indefensos y dependientes de la ayuda de los demás.

3-     Reñían acerca de la injusticia del destino.

Del mismo modo podemos observar que los padres que se quedan anclados en el pasado, en el “si hubiera sabido”…, “si no hubiera dicho”…, “si hubiera actuado de otra forma”…, etc., no progresan en el camino de regreso a una vida plena. La pérdida se hace así atemporal, en 10, 20 años todo es igual que hoy. Aún varios años después esas personas al hablar de sus hijos sus ojos se llenaran de lágrimas, y volverán a narrar en todo detalle el día fatídico en que el hijo fue arrancado de sus vidas, exactamente cómo todo ocurrió.

Así también en el punto 2 vemos reflejadas a muchas personas que se sienten totalmente indefensas y vulnerables después de un hecho tan traumático e inesperado; de repente se dan cuenta que, lo que ellos creían bajo su control no lo está en realidad y sus vidas de un momento a otro pueden cambiar drásticamente sin que esto estuviera previsto o planeado  y por sobre todo sin que ellos puedan hacer algo para revertirlo. Se sienten así víctimas del destino, víctimas de la vida y hasta de un Dios incomprensible y cruel.

También observamos a aquellos padres que más que llorar por la ausencia del hijo, por el dolor que les produce su partida, centran sus energías en reñir con el destino, “por qué justo a él o a ella”, o “por qué de esa manera”, “por qué ellos que siempre fueron buenos y dadivosos”, etc. Ante estas preguntas o quejas sin pronta respuestas, estos padres mantienen una herida abierta por espacios prolongados de tiempo, muchas veces de por vida.

En ninguno de estos casos se produce la aceptación del hecho y el saludable camino hacia el sentido, considerando nuestra vida como desde este punto en adelante, ya que el pasado no puede ser cambiado. Estos padres se debaten en sentimientos de culpas, de odio, se sienten víctimas, buscan venganza, o se dan por vencidos en una prolongada tristeza hasta llegar a la depresión.

Probando las alas de mariposa

Luego de trabajar los primeros tiempos con la idea que los padres debían pasar por una etapa de catarsis porque seguramente ésta les traería más tranquilidad y estabilidad para considerar lo que el grupo proponía, pronto nos dimos cuenta que no era así. El revivir el relato doloroso o el estado emocional del momento, les impedía ver el nuevo enfoque que el grupo les presentaba y que, como luego descubrimos al cambiar la metodología, podían ver aún en su primera reunión. Y comenzamos a trabajar de otra manera obteniendo mejores resultados, por parte e los padres que recién ingresaban como por parte de todos los demás cuando las reuniones no decaían en relatos dolorosos; al mismo tiempo dándoles a todos los padres la posibilidad de auto trascender frente a un padre nuevo, y éste a su vez elevar su mirada por encima de su realidad de oruga. En mayo del 94 consultamos este punto con la Dra. Lukas en un curso de logoterapia que se dictó en Mendoza, compartiendo ella totalmente nuestro enfoque. En su opinión, cuando los padres se acercan al grupo todos sabemos porqué lo hace, ha perdido uno o más hijos y no quiere seguir viviendo como lo está haciendo hasta ese momento. El partir desde este punto en adelante es el mejor enfoque para lograr la recuperación integral del padre, dándole la posibilidad de romper su círculo de lamento y de hiperreflexión lo antes posible.

L Dra. Lukas escribe que de acuerdo a una tesis y práctica muy difundida, cuando una persona se queja de su destino, es absolutamente necesario y logra una descarga psíquica que esta persona se alivie quejándose intensamente. “La consecuencia –dice Lukas- en la mayoría de los casos es lamentablemente, que la persona es estimulada para una dañina autocompasión, corroborándola”. Así también el escuchar a los padres y hacerles entender que los comprendemos ya que nosotros “también estuvimos en su lugar”, no es suficiente. Y esto es de suma importancia, como lo afirma Lukas:

“Si se desea cambiar modos de ver de una persona, se deben hacer accesibles contenidos por los que se siente demandado e invitado a entregar una parte de sí mismo al mundo… Para que quede bien claro, esto es un nivel de comunicación muy distinto que el nivel del simple querer comprender. Por supuesto, a todos nos hace bien ser comprendidos, o sentirnos comprendidos. Pero por el sólo hecho de que nos sea brindada comprensión, no se libera en nosotros el poder para la transformación. A la comprensión debe agregarse una especie de “apertura”, un acompañamiento a la apertura de nuevas dimensiones de desarrollo.”

Nosotros notamos que, como dice el Dr. Dieter Frey de la Universidad de Kiel, Alemania, la confrontación filosófico- existencial con situaciones traumáticas influye en el proceso de recuperación en alto grado. La logoterapia nos dice que mientras la persona permanezca en el vacío existencial, su poder para la activación no es activado. No debemos ser nosotros, con un pre-concepto limitante el que ponga el techo para lo que el papá nuevo es capaz de lograr desde su primera vez en el grupo. La dimensión espiritual está allí latente, esperando ser despertada, nutrida y cultivada; la que nos hace realmente humanos, la que nos permite ver más allá de lo inmediato, desde dónde no sólo se ve esta porción de río turbulento, sino su origen y su calma desembocadura en el mar de los propósitos que nos trascienden.

Ej. 1: Durante el velorio de dos de sus hijos, de 22 y 24 años, muertos en un mismo accidente, visitamos a los papás – a quienes no conocíamos- presentándonos como padres que también habíamos perdido hijos. Los familiares reconocieron por la tarea que llevamos a cabo en la comunidad e inmediatamente se mostraron contentos de vernos allí, “si alguien puede ayudarlos seguramente son ustedes”. La mamá me tomó la mano y exclamaba:

“¡Son dos hijos, querida, cómo vamos ha hacer!”.

La abrazamos y le dijimos que la comprendíamos, que nosotros también habíamos pasado por esto, pero era necesario recurrir a su dimensión espiritual para sacarla del círculo de lamento continuo. Así es que le hablamos también del sentido del sufrimiento, especialmente cuando despedimos a un ser tan importante y maravilloso como un hijo. Esto actuó inmediatamente de activador de su poder de transformación porque detuvo su lamento y parecía beber cada una de las palabras, luego nos dijo:

“decime más, por favor, decime algo más”

A esta mamá no le interesaba ya quejarse o lamentarse conmigo, esto lo estaba haciendo con todos los demás que entraban, la abrazaban y le murmuraban: “tenés otros hijos, el tiempo, la resignación, etc.”; ella en medio de su inmenso dolor, elevándose por encima del caos de sus emociones, desde su dimensión espiritual, se daba cuenta que “debía haber algo más”. Trataba de elevar su mirada presintiendo la mariposa. Nuestra palabras le corroboraron su intuición. Esto no hubiese ocurrido si sólo hubiésemos permanecido en el nivel de comprensión y empatía. 15 días después, estaban en la reunión de grupo. Luego de una charla informal con otros papás, en el hall donde se llevan a cabo las reuniones, cuando el papá habló por primera vez dijo:

“Qué les voy a decir a ustedes lo que siento, ustedes lo saben bien, yo  vengo aquí porque quiero saber qué nos pueden decir ustedes que tienen más experiencia, cómo se sale de esto”

Desde entonces su progreso en el camino saludable del duelo es notorio. No hubiera servido ningún propósito para estos padres atravesar la etapa de la catarsis, por el contrario, los hubiera hecho detener en un momento en el que no querían permanecer, no porque no lo quisieran asumir, sino porque, asumido, se daban cuenta que sintiéndose así no querían seguir viviendo, intuían que debía haber un sentido en todo esto.

Ej. 2: Treinta años pasaron desde que un matrimonio pierde a su hijo de 12 años de una de las maneras más trágicas, ya que es atropellado – inadvertidamente- por su propio papá. Treinta años de una vida de dolor en la oscuridad de los por qué  no respondidos, del debatirse en sentimientos de culpa y bronca. Expresado por ellos en un escrito:

“a partir de entonces un profundo sentimiento de culpabilidad torturó al papá, la felicidad y la alegría se ausentaron durante muchos años del hogar, tiñendo de gris su existencia. Cada uno se fue enclaustrando en una isla de dolor, rumiando en silencio y en soledad el fantasma de esa dura pesadilla”.

Finalmente un papá de Renacer se anima a invitarlos a compartir una reunión, con el temor lógico de ser rechazado ya que el tiempo transcurrido era mucho. Para su sorpresa la invitación cayó en terreno fértil y fue aceptada. Podríamos pensar que estos padres tenían “mucho de que lamentarse y contar” en la primera reunión, sin embargo fueron recibidos con el cariño que se recibe a todos los papás, y se les dio la oportunidad de escuchar primero a varios de los padres que comenzaron la reunión en un tono absolutamente positivo y lleno de amor: pequeños logros conseguidos por un papá, lo bien que se sintió otro cuando se acercó a alguien que sufría, se hablaba de la esperanza y alegría y el clima de armonía y amor comenzó a crecer y nutrirlo todo. Cuando se les da la palabra a estos papás, se lo hace arrancándolos desde el primer momento de “la noche oscura del alma”, ya que habían permanecido demasiado tiempo en ella, se les pregunta qué les gustaría comentar de todo lo que están escuchando. Hablamos de esperanza, de sentido del sufrimiento, qué nos podían decir sobre esto, ¿les parecía posible?. Primero hablaron del amor que allí se respiraba, del amor que se prodigaba a manos llenas, y el mismo papá se sorprendió que se lo consideraba digno de ser amado. Después habló de lo sorprendido que estaban de tantas cosas hermosas que allí se escuchaba y vivía.

“¡cómo no existía algo así cuando partió nuestro hijo”

En la reunión siguiente, este papá desempolvó su armónica que yacía olvidada en un cajón desde la partida del niño, y en la reunión, con el acompañamiento de palmas de todos los padres que estábamos presentes, tocó la canción favorita de su hijo, en agradecimiento al grupo que había logrado arrancarlo de su culpa y el dolor sin sentido. En sus palabras:

“La alegría retornó al hogar y ello permitió la resurrección del hijito a través de cálidos y afectuosos recuerdos, desprovistos ahora de dramatismo y culpabilidad…”

Y jamás estos papás hicieron algún tipo de catarsis, simplemente se les dio la posibilidad de activar el poder de transformación que yacía latente después de tantos años.

Dar lo mejor de mí.

Apelar al poder de transformación inherente al ser humano, que muchas veces yace dormido en su interior, es la forma más rápida y segura de arrancar a un papá del círculo de dolor , culpa, bronca y tanta emoción encontrada y dañina de los primeros, o de años de mal vivir sin encontrar el camino. Es ayudarlo a ver o intuir la luz del sentido más allá de las lágrimas asumiendo responsabilidad por su vida y lo que le toca vivir. De esta manera, desde su primera vez, a los padres que se acercan  les decimos:

“La idea de dar a elegir a los padres que recién ingresan es espléndida, en el mejor sentido de la logoterapia”.

El perdón como una opción.

En Renacer decimos que el perdón es una opción y no un sentimiento. Si esperamos a estar bien para perdonar, hemos errado el camino ya que para estar bien debemos perdonar primero. En otras palabras: la paz interior nos llega como consecuencia de una tarea bien hecha: perdonar. El siguiente ejemplo ilustrará mejor este punto.

Ej.: Un papá de nuestro grupo comparte con nosotros cómo él hizo para perdonar a los jóvenes que, realizando “picadas” en sendos vehículos una madrugada, atropellaron y dieron muerte a tres mujeres que  esperaban el ómnibus en una parada, entre ellas su hija de 17 años.

“Al principio yo odié a los que llamada “los asesinos de mi hija”, después comencé a odiar a los padres que no los supieron criar; después odié a los jueces y al sistema de justicia por lentos e indiferentes, a los que habían construido el camino, a los que hicieron una parada de ómnibus justo en ese lugar, y finalmente me odié a mí mismo por no haberlo prevenido y a Dios, que había permitido semejante injusticia. Me daba cuenta sin embargo, que este odio era una caldera que me consumía, ya que debía alimentarla continuamente y cada día pensaba y reflexionaba en cuán justificado era mi odio para agregar la leña fresca necesaria para mantenerla encendida”.

Podríamos pensar que éste era un círculo de nunca acabar, cómo sacar a este papá de su elección de mantenerse vivo a través de su odio. El ofrecimiento de participar de las regiones de Renacer les llegó por diferentes vías, su esposa comenzó a asistir, pero él pensaba que:

“como hombre que era, me las aguantaría solo, era lo menos que podía hacer por mi hija, sufrir toda la vida, así de grande era mi dolor”.

Un año después, en medio de ese mundo doloroso y hermético que parecía haberse construido alrededor, donde nada ni nadie podía llegar, comenzó a notar – desde la dimensión espiritual que nunca enferma- que su señora estaba mejor, día a día se la veía más calma y serena, hasta que una vez la vio cometer el peor de los pecados: ¡Sonreir!. Esta sonrisa llego directo al corazón y comenzó a fisurar la carcaza del papá. Entonces se decidió a investigar por sí mismo y la acompañó a una reunión de Renacer.

“Por ahí hay otro camino”, pensó este papá.

Claramente vio que ella transitaba otro camino y se veía visiblemente mejor. Lo primero que desarmó su escudo casi infranqueable fue el amor con que fue recibido. El amor incondicional de un papá hacia otro, así, con todos sus defectos y virtudes, se lo aceptaba sin cuestionar, con los brazos abiertos, por el solo hecho de ser un papá que había perdido un hijo. El amor logró romper la barrera, y desde su recién descubierta dimensión espiritual, frente a la elección de ser consolado o dar algo de sí por su hija, se dio cuenta que no era odio el homenaje que ella merecía y se sorprendió pensando:

“¿Y si los chicos que manejaban hubiesen sido hijos míos? ¿Cómo me sentiría?. Entonces me fue fácil  perdonar y noté que mi vida comenzaba a cambiar para bien”

Pero fue necesario perdonar primero. Así de poderoso es el amor, y así de poderoso es el poder de transformación que yace en el ser humano; sólo necesita el momento justo, la palabra o el gesto exacto para ser activado. Este papá jamás expresó libremente su odio y bronca en Renacer, simplemente se lo recibió con cariño y aceptación, lo que lo dejó desarmado y frente a frente con su hija y con su vida, catapultándolo por encima de sus emociones, al horizonte desde donde el sentido se perfiló claro. ¿Cuál era el homenaje digno de su hija?.Seguramente el amor y darlo a manos llenas en su nombre.

Dice Elizabeth Lukas:

“Ninguna relación interhumana podría durar mucho tiempo sin recibir de tanto en tanto el elixir del perdón. Comprender esto significa perdonar todo. Comprensión significa un acercamiento espiritual al otro y emitir un juicio más benigno acerca de sus expresiones y acciones” “Ambos, el poder para la reconciliación y el poder para la transformación nacen de una nostalgia común por una “existencia que valga la pena”, que sólo es válida si nosotros podemos sentirnos valiosos y significar algo para algo o alguien. Más allá se encuentra el vacío”.


Un mundo mejor

Tal es la transformación de muchos padres cuando deponen las armas de los otros papás sus emociones, e invitados por se elevan por encima de ellas abriéndose al mundo. Y como el barro que se convierte en el hombre, el pedazo de carbón en diamante, dejan su existencia de oruga probando sus flamantes alas de mariposa para recorrer los caminos descriptos por Víktor Frankl, hacia el sentido de su existencia:

1-     En el encuentro generoso con el otro, (realizando los valores afectivos)

2-     En la obra que trasciende, sólo porque debe ser hecha, sin importar las recompensas, (Realizando los valores creativos)

3-     Y cuando enfrentado a lo irreversible, a aquello que no puede ser cambiado, cambiándose a sí mismo, concretándolo así los valores de actitud para la vida plena, libre y responsable, con todo su dolor y toda su belleza.

Estos seres humanos descubren dentro de sí nuevas dimensiones de desarrollo, y están dispuestos a explorarlas, a nutrirlas y cultivarlas. Y se brindan así a manos llenas a otros seres que sufren, y más allá aún, a la vida misma, enriqueciéndola, dignificándola, protegiéndola. Estas persona en una tarea casi invisible, apuntando alto, al horizonte, desde donde los hijos siempre miran son capaces de cambiarse a sí mismas y en el proceso, cambiar las comunidades en que viven, marcando la diferencia, haciendo así de éste un mundo mejor.

About these ads

Responses

  1. me parece fantastico que cada vez haya mas grupos de autoayuda para la superacion del ser humano y podamos vivir mejor y mas felices ya que todo encuentro con uno mismo es 100% espiritual

    Te gusta esto

  2. Gracias por estar ahi y abrirnos los ojos,echamos tanto de menos a nuestro hijo,pero sentimos que esta muy cerca y que sigue existiendo en otra dimension,donde no existe el sufrimiento si no solo paz y amor,se que esta guiando nuestros pasos porque hay veces que sentimos mucha paz,aunque otras cuesta,pero dia a dia vamos aprendiendo y le buscamos un sentido a este sufrimiento y a por què`nosotros no hemos partido antes que el pero se que nos espera siempre ahora lo queremos mas que nunca.MI PABLO ASI SE LLAMA ,VEO SU SONRISA LINDA Y SU CARA DE FELICIDAD.BESOS A TODOS

    Te gusta esto

  3. Al los esposos Sr. G ustavo y Sra. Alicia, estoy al tamente agradecida por existir eses mara villo Grupo Renacer, ustedes no saben como buscada ayuda por internet en tan doloroso momento cuando la muerte de mi hijo no fue por enfermedad sino por suicido, por culpa de otra persona que se encargo de colocar panfletos por todo el pueblo con la foto de el diciendo que el tenia sida vivi momentos de mucha rabia, odio, ira, colera etc., queria destruirla, pero gracias a mi Padre Celestial y al Grupo Renacer he podido perdonar que daño tan grande nos hizo al grupo familiar, no sabe que odio tan grande tenía pero ahora puedo dar testimonio que he mejorado de una manera increible, pues ya ni la tengo presente en mi pensamiento, incluso ya puedo ver la foto de mi hijo el murio el 11.1.07 y como dice ustedes en otra dimension distinta a la nuestra pero espiritualmente estan con nosotros por eso le digo al Señor Alfredo y a su esposa que deben perdonarse para que su hija se sienta orgullosa en la dimension que está, cuanto le agradezco al Grupo Renacer por que ellos me han ayudado mucho yo todo los días abro internet para ver que información me manda porque de verdad me han ayudado tanto y que yo misma me quedo sorprendida de la manera que he mejorado y he tomado las cosas, como me gustaría asistir a los eventos que realizan porque me pa recen estra rdinarios cada vez que leo los eventos que hacen me traslado de una manera increible como si de verdad estuviera presente porque son tan lindos los videos que me manda los escucho con tanta atencion y v eo que todas esas personas han pasado por lo mismo y me doy cuenta como hablan de sus testimonios veo que es tando amor lo que trasmite el Grupo Renacerda que me tanto animo para seguir adelante. Un bezo y un abrazo muy fuerte a al Grupo Renacer y a todos esos padres. Dora de Venezuela

    Te gusta esto

  4. Queridos Alicia y Gustavo. Queridos hermanos en el amor a nuestros hijos de Renacer. Qué bello mensaje. Siento la necesidad de decir que me ayuda mucho Renacer, para renacer. Hay una palabra que me llenó en este mensaje: El perdón. Perdonar y perdonarnos a nosotros mismos en las culpas que sentimos. Voy a tratar de leerle a mi esposa este mensaje. Ella dice que su dolor es distinto al mío, porque a diferencia mía, ella siente mucha culpa por la decisión que tomó mi hija al trascender (no morir) por propia voluntad, luego de muchas discusiones horribles que tuvo mi esposa con mi niña, con mi princesita hermosa. Yo confieso que en un principio tenía resentimiento con mi esposa por ello, aunque nunca se lo dije, ni se lo reprocho. Pero sí lo sentía, porque yo le advertía a mi esposa cuando reprendía a mi hija, del alcance que pueden tener nuestras palabras. Nunca me imaginé que pudieran llegar a desembocar en algo tan terrible como lo que ocurrió. Yo pensaba más que nada en la autoestima y en las heridas morales que podría dejar ese trato en la vida futura de mi chiquita. Desde antes de esto yo perdoné a mi esposa, porque sé que amaba a mi niña, porque sé que ella tampoco imaginó nunca que pudiera pasar lo que pasó. La frase clave para mí es cuando hablan de que para estar bien necesitamos perdonar, y no al revés, esperar a estar bien para perdonar. Mi matrimonio no iba bien desde antes que sucediera la terrible tragedia que nos dejó sin mi hija en la dimensión física, creo que tenemos que perdonarnos todo y hacer un borrón y cuenta nueva. Para ella no es fácil, para mí sí lo es. Para mí es así de simple. No sé cuál sea el resentimiento que tiene mi esposa para evadirme como esposo en todos los aspectos, desde antes de nuestra tragedia, pero yo necesito de su apoyo. Me pide tiempo para estar bien, antes de que abordemos el tema de nuestra relación. Antes de decidir qué sucederá con nuestro matrimonio. Para ver si nos perdonamos, lo que sea que fuere, que yo no sé que es lo que la lastimó de mi parte. Entonces recomenzar. Pero no al revés, pues lo primero es perdonarnos y perdonar a todos para poder estar bien y recomenzar.

    Te gusta esto

  5. COMPARTO CON ALICIA Y GUSTAVO BERTI, SU PENSAR, SU PESAR Y SU SENTIR, Y AÑADIRÍA, Q AUNQUE EL CORAZÓN LO TENGAMOS HECHO TRIZAS, AUNQUE EL MUNDO YA NO SEA IGUAL….ETC, ETC. TENEMOS Q SEGUIR, AHORA MÁS Q NUNCA A SER MEJORES PADRES CADA DÍA, PORQUE SIEMPRE SEREMOS SU PADRE O SU MADRE, AUN SIN SU PRESENCIA FÍSICA, AHORA ES CUANDO DÍA A DÍA, ESTAMOS APRENDIENDO LOS MEJORES VALORES DE LA VIDA, TODOS LOS Q NO SE VEN, PERO SE SIENTEN CON EL CORAZÓN.
    GRACIAS POR VUESTRAS INFORMACIONES TAN VALIOSAS Y POR PERMITIRNOS ENVIAR NUESTROS HUMILDES COMENTARIOS, Q POR POCO Q VALGAN, SON DICTADOS DESDE NUESTRA ALMA Y CON MUCHO AMOR NO SOLO A NUESTROS HIJOS SINO A TODOS LOS PADRES Q ESTAN EN ESTA SITUACIÓN, Y ESPECIALMENTE A ESTA VALIENTE Y GRAN FAMILIA DE RENACER.
    CT-LH

    Te gusta esto


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.713 seguidores

%d personas les gusta esto: