RENACER EN VIVO: TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 2 PREGUNTA 2


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Segunda Ronda – Pregunta 2

Gerardo García, RENACER Córdoba Centro, pregunta:

Con el transcurso del tiempo, en honor a nuestros hijos, podemos llegar a vivir una vida digna con alegría?

Gustavo Berti responde: 

Puedo responder esa pregunta como padre a partir de mi experiencia y mi experiencia ha sido de aceptación y paciencia. Nunca corrí atrás de algo, simplemente me dediqué a hacer lo que tenía que hacer. 

Antes de empezar con RENACER dije: “Si todo este dolor y este sufrimiento, que yo he tenido que atravesar,  puede servir para que otro papá sufra menos, entonces habrá valido la pena ser vivido”. Y empecé a trabajar por eso. 

Cuando trabajaba por los demás me olvidaba de mí, hice lo que la vida requirió de mí en ese momento, sin apuros, con paciencia y un día llegó. Todo llega, no busques algo en particular, cumple con tu misión en la vida, cumple con tu tarea. Cúmplela lo mejor posible y lo que anhelas, lo que buscas va a llegar a vos. No son respuestas mágicas, no hay magia en la lucha que viene después de perder un hijo. Hay aceptación, tolerancia, voluntad de soportar todo lo pesado de la carga.

Hay momentos en que no tenemos respuestas para algo, y tenemos que seguir aún en la oscuridad. Tenemos ejemplos en la historia, tenemos a los judíos viajando 40 años en el desierto sin saber que iban a encontrar algo. Hay miles de ejemplo en la historia. Yo leí,  leí mucho, pero no leí psicología. Leí los grandes autores. Yo quería saber sobre el sufrimiento, como otras personas percibían, hablaban, y llevaban su sufrimiento. Y de allí fui aprendiendo. 

No sé si mi respuesta te va a servir en algo, pero honestamente es lo mejor que puedo hacer, decir que tengas paciencia que todo llega y no corras atrás de algo. Acuérdense del secundario, cada vez que corrías atrás de una chica, la chica corría atrás de otro muchacho, y atrás nuestro corría alguien que no nos gustaba. 

Es así la vida, cada vez que corro atrás de algo, eso se escapa, tenemos que aprender a dejar que las cosas vengan a nosotros, Cacho (Divizia) siempre dice: “Yo no busco, encuentro” son filosofías de vida, no son psicologías, son filosofías de vida. La filosofía es una manera de pensar lo que a uno le pasa. Pero ese pensar es la tarea más difícil que tenemos, porque requiere de tesón, voluntad, tiempo, calma y silencio. Y estamos siempre demasiados ocupados, estamos siempre corriendo atrás de algo, yo creo que hay que pensar seriamente en eso porque atañe a toda la humanidad, especialmente a nosotros, a los padres que hemos perdido hijos.

RENACER EN VIVO: TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 2 PREGUNTA 1


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

SEGUNDA RONDA, 1er. PREGUNTA:

Gabriela Rizzi, RENACER Colonia Caroya, pregunta:

Cómo hago para liberarme de la culpa de los errores cometidos con mi hijo? Refiriéndose a la crianza.

Gustavo Berti 

Lo primero que puedo decirte es bienvenida al club. Bienvenida al club de los que cometemos errores con la crianza de nuestros hijos. No creo que haya un solo padre que no haya cometido errores. Somos seres finitos y nos equivocamos. 

Esta pregunta trae a colación una cuestión que muchos padres se plantean, no en el término que lo planteaste de crianza, si no en termino de culpa. 

Muchos padres se sienten culpables, por las razones que vaya uno a comprender. Yo nunca puedo comprender porque un padre se siente culpable. A mí no me gusta la palabra culpa. 

A mí me  gusta más el significado de la palabra alemana “GUILT” que en inglés se traduce “DEBT”  que significa “Deuda”. Quiere decir que yo estoy en deuda con algo o con alguien, que esa deuda la debo pagar. Pero no con un castigo que viene asociado a la noción de culpa, si no con una acción que sea importante que tenga valor. 

La pregunta es la muerte de un hijo, la respuesta tiene que tener el valor que tiene un hijo para nosotros. Esa es la norma con la cual debemos medir las respuestas nuestras.

La vida es una sucesión de preguntas y respuestas, la vida pregunta y nosotros debemos responder, la muerte de un hijo es la pregunta más importante que la vida nos ha hecho, y será la más importante hasta que nos toque perder otro hijo. Y la respuesta nuestra tiene que tener el mismo valor. 

Entonces si yo creo que he cometido errores en la crianza de un hijo, debo reflexionar sobre eso y no volver a cometerlos, Y si no tengo más hijos debo pensar que esa actitud que tendría con mis hijos,  la debo tener con el resto de las personas con quienes trato en mi vida. Esa actitud de tolerancia por los errores, la tengo que tener con los errores de los otros que viven junto a mí: “de mis amigos, de los otros parientes, de mi jefe,  de mis compañeros”, porque el círculo de nuestro mundo es mucho más amplio que nuestra familia. No puedo comportarme de una manera con mi familia y de otra manera con la sociedad. De allí viene el término deuda. 

La deuda que tengo con un hijo, la mejor manera de cumplirla es cambiando, siendo más tolerante. Porque la deuda, generalmente son por la manera en que hemos tratado a nuestros hijos, la manera en que nos han irritado con sus conductas, la manera en que hemos sido demasiado severos, eso fue lo que la vida pidió de nosotros con nuestros hijos, que fuéramos así. Son hijos y no amigos que, debés en cuando, merecen un reto, y merecen firmeza. 

Si nos damos cuenta que hemos sido demasiado severos, y no podemos corregirlo con nuestros hijos, lo corregimos con la sociedad, entonces la deuda queda saldada. Tratarla como culpa, ha hecho rico a muchos psicoanalistas, porque la culpa encarada desde el punto de vista psicológico no tiene solución. La única respuesta posible es una respuesta existencial y es una respuesta que tiene que tener el mismo valor que ese hijo que has perdido.

CELEBRACIÓN DE LOS 32 AÑOS DE RENACER !!!


El sábado 5 de Diciembre de 2020, se cumplen 32 años de la primera reunión de RENACER realizada por Alicia Schneider y Gustavo Berti.

Este suceso dio origen a RENACER, a partir de lo cual los padres que perdimos Hijos  pudimos trascender la crisis existencial más severa que nos tocó atravesar, encontrando un nuevo sentido a nuestras vidas.

Los Grupos de trabajo de RENACER de España y Argentina, hermanados junto a todos los grupos de distintos países y comunidades, organizamos un encuentro, para festejar este acontecimiento.

Esta vez, dicho festejo se realizará en forma virtual, pero con toda la calidez y el Amor que caracterizan nuestros encuentros.

Muchos papás y mamás están trabajando fuertemente, para que esta jornada sea una verdadera fiesta.

Quedamos todos invitados.

Nota: próximamente, comunicaremos el horario de la tarde en que comenzará su transmisión por nuestro Canal de Youtube de RENACER.

RESTAURAR LA PAZ


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Ante la partida de hijos, luego del sufrimiento, y el dolor que provoca este hecho, se hace muy necesario restaurar la paz.

Cuando un obstáculo de la naturaleza, (un río caudaloso por ejemplo), nos impide una comunicación con una parte del territorio, decimos estamos aislados . Pero los hombres construyen puentes y restauran esa comunicación.

¿Es posible restaurar la paz? ¿Qué tipo de puente será necesario para restaurar la paz?,  ya que ella no es material sino psíquica espiritual intangible.

Hay un mundo que tocamos, vemos, palpamos, percibimos con nuestros cinco sentidos, (todos hacia afuera) pero también hay un mundo intangible, invisible a la óptica del humano.   Si abrimos las manos, es seguro que entre las dos, hay una variedad de ondas, ya sea de radio, de teléfonos, etc. que no vemos, pero sabemos de su existencia, en realidad son ellas las que dan vida a muchos artefactos.

En esta analogía me baso, para creer que el cuerpo es sólo un envoltorio, de algo más importante e intangible.

Si, si, sí, creo que guardado en nuestro interior, esta esa joya no tangible que llamamos alma y espíritu.

Hay dentro de cada uno una fuente inagotable, de donde brota todo lo bueno, todo lo bello, todo lo verdadero, pero es intangible.

Es por eso que sostengo, que nuestros hijos en la llamada muerte, en realidad han hecho una mudanza.

Es mi creencia, y no es necesario estar de acuerdo con ella, no quiero convencer a nadie, sino que cada uno experimente y descarte o acepte estos dichos.

Nuestros hijos al irse del mundo físico, inician un ciclo en el mundo intangible, se mudan.

Cuando nosotros bajamos esos 40 cm de la mente al corazón también somos pontífices es decir constructores de puente, en este caso una orilla es material, y la otra es espiritual.

Somos amor, y la función del amor es unir, conectar, no dividir, no juzgar, no separar, el amor es wi-fi, entre todos los seres, y entre todos los planos.

El amor da vida y el temor quita vida. Si vibro en amor, a veces me visitan aquellos que están en planos no materiales, no atómicos, sino fotonicos es decir de luz.

¿Cómo se hace para vivir mejor después de la muerte física de hijos?

Para vivir mejor hay que ser mejor, y para ser mejor hay que servir, “dar”, así se cumple aquello de que “dando se recibe”.

Felicidad como muchas palabras esconde un secreto, feliz  si  das.

Restaurar la paz a través del amor que nos hace ser de aquí y de allá.

Restaurar la paz y poder decir hijos los quiero en el ayer con cuerpos y abrazos, los quiero en el hoy de la luz y el gozo, los quiero en el mañana cuando el viaje me lleve a confundirme con su alma.

Yo me atrevo a agradecerle al dolor que me trajo un nuevo amor.

Hoy se cumple 4 años de la partida de Ramiro Martin (mi hijo mayor), he tendido un puente hecho de arco iris, para ir a su encuentro.

Paz y Bien

RENACER EN VIVO: TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 1 PREGUNTA 4


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

PRIMERA RONDA, 4ta. PREGUNTA:

Gerardo: 

Hola, muy buenas tardes a todos, soy Gerardo, junto con Jimena somos los papás de Esteban Eliser, que estuvo muy poquito tiempo con nosotros. Y la pregunta para Gustavo agradeciéndole desde ya su predisposición, es: ¿Cómo aprendemos, cómo nos transformamos o cómo nos adaptamos a un amor puramente espiritual, separado de las vivencias materiales y la presencia física de nuestro hijo?

Gustavo:

Hola Gerardo, es un gusto conocerte, gracias por tu pregunta. Me parece muy interesante problemática, como todo lo que es después de perder un hijo: ¿Nos acordaremos de ellos, sentiremos todavía el aroma que tenía, recordaremos cómo es, cómo fue, en ese corto tiempo?

Por supuesto que sí, no importa en última instancia la presencia física, uno siempre se acuerda. Pero mientras más esfuerzo hace uno para recordar, acordarse de algo, más elusivo, más se nos escapa eso que queremos recordar precisamente. Estamos rodeados de muchos ruidos alrededor nuestro, muchos quehaceres diarios: el trabajo, los hijos que quedan, la familia, hay mil cosas que ocupan nuestra mente, nunca nuestra mente está en silencio. Y para recordar hay que aislarse un poco, hay que meditar, hay que elegir un lugar,  buscar un lugar cómodo, que tenga un componente emocional, algo que represente algo emocional, algo emotivo para nosotros, un sillón favorito,  un lugar especial en la casa, poner alguna música suave, y pensar. Y cuando agarramos un hilito de eso, así sea un ojo una mirada, agarrar esa mirada y tirar despacito en la memoria,  como si estuviéramos desenrollando una madeja. Y en silencio. Y pensar en eso. Y traerlo de a poquito, muy despacito. Y vienen,  el recuerdo viene. A veces viene con una intensidad tal que nos ahoga y a veces no viene.

Hay que ser muy paciente, la vida siempre nos brinda lo necesario; pero si corremos atrás de ella se nos escapa, tenemos que ser humildes, pacientes, serenos, abrir los brazos, o abrirnos y dejar que la vida venga a nosotros. Y con la vida va a venir el recuerdo, va a venir la memoria. Y no te olvides que un leño que da mucha luz, arde muy rápido, un rayo tarda un milisegundo e ilumina toda la oscuridad.

Entonces no te preocupes por el tiempo , ese niño vino a tocar la vida de ustedes, a cambiarla, y se fue. Es todo lo que necesitaba, ahora les queda a ustedes la tarea de vivir su vida de una manera distinta, de comprender qué se transforma, qué cambió en ustedes. Su niño cumplió su misión, ahora queda en ustedes. No te preocupes, el recuerdo no se pierde y vuelve, ten paciencia, todo llega a su tiempo, pero la vida no se olvida nunca de nosotros. 

Puedo decir eso porque, no precisamente en RENACER, sino por mis muchos años, he aprendido una cosa muy curiosa, a  convivir con la vida. Yo no vivo la vida, yo  convivo con la vida. Nosotros no hacemos eso habitualmente, nosotros vamos en piloto automático, vamos haciendo las cosas en piloto automático. No nos detenemos a reflexionar, no nos detenemos a  pensar como cambiamos nosotros,  porque la vida es un cambio continuo. Nosotros somos parte de esa vida, y así como va cambiando la vida, así también vamos cambiando nosotros, como una planta: o cambia con las estaciones, o se marchita. Y así tenemos que cambiar nosotros.

Los hijos nuestros vienen precisamente a tocarnos, para que salgamos del piloto automático, para que empecemos a convivir con nuestra propia vida. Por eso están poco tiempo con nosotros. Porque no importa el tiempo que hayan estado, para nosotros siempre es corto

RENACER EN VIVO: TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 1 PREGUNTA 3


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

PRIMERA RONDA, 3er. PREGUNTA:

Gabriela: 

Hola buenas tardes, soy Gabriela mamá de Matías, y bueno quería preguntarle a Gustavo, ¿Cómo puedo salir de mi ira?, porque siento que a veces no soporto a la gente, como que estoy enojada con todo el mundo, y a veces, eso me trae problemas. Muchas gracias.

Gustavo: 

Hola Gabriela, es una pregunta interesante que nos trae de nuevo al inicio del grupo. Si este fuese un grupo de duelo, yo te diría mirá Gaby: “estás en la etapa del enojo y después vendrá otra etapa”, pero siendo que RENACER ha nacido como una alternativa, habiendo crecido como una alternativa, no puedo decirte eso. Porque eso no tiene sentido, estás dolida, lo que te sucede es que estás sufriendo, como hemos sufrido todos. Simplemente estás expresando tu sufrimiento de una manera inapropiada. El sufrimiento cuando viene no puede ser echado, no se lo corre a escobazos, no hay manera de hacerlo, es una gran pregunta que se nos hace. 

Dostoyevsky decía una cosa, decía: “Solo temo no ser digno de mi sufrimiento”.  Lo que yo podría decirte es que no dejes que tu sufrimiento se exprese de esta manera, simplemente te puedo pedir por experiencia personal que seas paciente, que seas sufrida, que seas fuerte… que aceptes el sufrimiento, porque el sufrimiento es algo grande, la muerte de un hijo es algo grande, y el dolor que viene con eso, el  sufrimiento que viene con eso, es muy grande. Y frente a aquello que es grande, y frente a aquello que es grande, ante la grandeza,  el hombre solo tiene una actitud la humildad y la dignidad. 

No te preocupes por evaluar tus emociones, no te centres demasiado en ellas, porque si le prestas demasiada atención se apoderan tanto de vos, que terminas enamoradas de ellas, de tus emociones y puedes vivir toda la vida así. Mejor piensa de qué manera, en qué forma y en qué parte de tu ser, este sufrimiento ha producido un cambio. Porque por eso nosotros decimos RENACER es un grupo de transformación interior. 

“El sufrimiento -decía Frankl– hace al hombre lúcido y al mundo transparente”. Cuando uno sufre ve la vida como lo que realmente es. Ve lo que vale, ve lo no que tiene valor, y se da cuenta que uno presta atención a todas las tonteras, a todas las nimiedades, a las pavadas que uno le ha prestado atención y en las que se ha demorado hasta este entonces, y se da cuenta de que eso no vale nada, que empieza a ver otros valores. Hay otras cosas muy adentro que van cambiando, ahí es donde debes enfocarte por un tiempo vas a tener que sufrir, el sufrimiento es inevitable, lo único que cambia es lo que vos decides qué hacer con ese sufrimiento. Lo primero que tienes que pensar es: ¿Este sufrimiento me va a tumbar o lo voy a enfrentar con dignidad, voy a caminar buscando monedas por el suelo o voy a caminar con la frente alta?

Eso lo tienes que decidir en algún momento mas cuando sufres, entonces, no le prestes atención a las emociones, préstale atención más a qué es lo que vos quieres hacer con este sufrimiento que te es dado vivir. 

NUESTRA ACTITUD FRENTE A LA VIDA


INTRODUCCIÓN, por Ana Doris Conde

“Hola, soy Ana Conde, hija de Enrique Conde, más conocida por Anita o Ana Doris (como luce al pie de cada artículo de papá).

Como muchos ya sabrán papá partió el día 25 de octubre al encuentro de su “dulce Ana” (mi mamá) y de Enriquito.

Papá tenía unos hermosos y muy bien llevados 90 años, y una enfermedad lo llevó en tan solo cinco días, Dedicó toda su vida, desde niño prácticamente, a una búsqueda espiritual, a encontrar un sentido a la vida, y recién fue cuando llegó a RENACER que terminó de encontrar las respuestas a tantos años de búsqueda incansable, leyendo infinidad de autores y sacando de cada uno de ellos aquellas cosas que iban dándole una respuesta a sus inquietudes.

Sus últimos 25 años los dedicó por entero a RENACER, junto a mi mamá y ya los últimos seis años y medio sin ella, sin su dulce Ana que tanto extrañaba.

Cuando escuchó a Gustavo una vez decir que el mensaje de RENACER no podía “morir”, que debía seguir de acá a 50, a 100 años, no dudó ni un segundo en poner manos a la obra y redobló sus esfuerzos para que ello no sucediera. Desde ese momento empezó con más ahínco aún  a difundir el mensaje de RENACER, desde su modesto lugar y como él podía o sabía hacerlo. Es por eso que, como siempre él iba un paso más adelante, trabajó para que cuando él ya no estuviera en este plano, sea yo quien siguiera difundiendo sus palabras como mensajero de RENACER con escritos ya preparados para muchos años más.

Hoy, me toca a mí Ana Doris, en homenaje a mi querido papá, continuar su obra ya escrita de antemano pensando que este momento llegaría algún día y dejándome como trasmisora de su labor de mensajero de RENACER, ya que siempre afirmaba, fervientemente, que el mensaje de RENACER debe trascender a las personas.

 

NUESTRA ACTITUD FRENTE A LA VIDA

Enrique Conde

La pérdida de un hijo es la crisis existencial más severa por la que un ser humano puede pasar, sin embargo, dentro nuestro, hay recursos interiores tan fuertes, tan increíbles, que se descubren, justamente, frente a una crisis como ésta y nos damos cuenta que se puede, porque hay cosas hermosas que uno descubre a partir de lo que nos pasó.

           Frente a lo irreversible, frente a aquello que no puede ser cambiado, el hombre  tiene aún la última de las libertades individuales: la de elegir la actitud con la que ha de enfrentar su destino y, a la vez, hacerse responsable de esa elección, y se podrá vivir como si los hijos fueran los artífices para arruinarle la vida o convertir a los hijos que partieron en un valor, en algo que nos conduzca hacia nuevos valores orientados hacia el futuro.

           Si a nuestro hijo sólo lo dejáramos en el recuerdo del pasado, nos hará daño, pues estaríamos atrapados entre recuerdos y sentimientos que no nos ayudarán a enfrentar el presente, el aquí y el ahora;  pero, si yo, por mi libre elección lo convierto en un valor, lo veo adelante de mí, como algo que me orienta, exigiéndome que actúe, que me esfuerce, convirtiéndose en una fuerza impulsora que me obliga a la acción, a salir para adelante.

Seguir leyendo NUESTRA ACTITUD FRENTE A LA VIDA

UN LARGO CAMINO DE 40 CENTIMETROS


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Los padres que nos tocó la difícil misión de tener que enfrentar la muerte de hijos, tenemos desplegado ante sí un largo camino de solo 40 centímetros.

Este camino puede llevarnos toda una vida recorrerlo, salvo que elevemos la mirada a través de la conciencia, y entonces sobrevolando desde el alma, vemos que este camino nuevo  que tenemos que recorrer tiene un punto de partida y un punto de llegada, que no es tan lejos, pero que a nosotros se nos hace largo,  a veces muy largo, tanto que a  muchos padres no les alcanza la vida en recorrerlo.

Cuarenta centímetros, tenemos desde el cerebro al corazón….esa distancia puede ser pequeña o puede ser enorme… Y ¿de qué depende y de quién depende?

Depende de nosotros mismos, ¿y de qué?… De la aceptación,  es decir salir de las interminables e inconducentes preguntas  para establecernos en la aceptación.

Una estación es la mente,  la otra es el corazón y en ese viaje de los 40 centímetros contamos con el abrigo de muchas hermanas y hermanos que se conducen en el colectivo RENACER.

Ellos ya saben que una vez llegados a la estación de la aceptación,  en el corazón una nueva vida se despliega,  es la vida del servicio hacia otros seres dolientes.

El servicio amoroso e impersonal, despliega las alas del amor incondicional,  y desde ahí es que honramos a nuestros amados hijos.

Paz y Bien hermanos

LA MUERTE POR DECISIÓN PROPIA


Por Victorio Alfredo  Bernardi

MI PENSA-CIERTO, y MI SENTI-VERDAD SOBRE “LA CULPA”:

Entre las madres y padres de los grupos Renacer, es común escuchar, que muchos integrantes pasan por un sentimiento de culpa.

En muchos casos mamas y papas, piensan y sienten que ellos son culpables por las circunstancias diversas, de la partida por propia decisión, es decir suicidio de los hijos.

Este 24 de noviembre se cumplirá 4 años, que mi amado hijo mayor, Ramiro Martin, partió de esa forma.
Estoy reflexionando a 10 días de ese aniversario, ese día era el día de acción de gracias.

Yo confieso, que por un tiempo he transitado el tornado mental de la culpa, al preguntarme si ¿había hecho todo? , si ¿había intentado todo? , para dar respuesta a la ludopatía o adicción al juego , que además se acompaña de otras adicciones .

Una cantidad de pensamientos, “Si hubiera hecho” tal cosa o, “si NO hubiera hecho”, desembocan en la culpa, como pesado contrapeso para avanzar y sanar el dolor de la partida.

Descontado esta, que madres y padres amamos a nuestros hijos, por lo tanto la primera observación que realizamos, descarta la culpa por la partida de nuestros hijos.

Juzgar al suicida, es como mínimo una grave falta de respeto.
Como seres humanos, estamos sometidos en nuestra vida a una constante elección, siempre estamos realizando una elección, sea esta consciente o inconscientemente.

La elección del suicida, tiene todo que ver, con la necesidad de poner fin a un sufrimiento, que no pueden manejar.

Cada quien elige, como vivir, y en estos casos como morir.

El elegir NO nos hace culpables, nos hace responsables, de cualquier opción.

Cada vez que elegimos deberíamos estar en calma, en paz, en armonía, y sobre todo en una suprema atención.

Pero esto NO siempre sucede así.

Aceptar su decisión, pedir que siga su camino, que encuentre paz y luz, que como padres, no lo juzgamos, lo comprendemos y también lo perdonamos por su decisión.

Ya sabes, no juzgar, no juzgar, no juzgar, cuando tu dedo índice señala acusador a otro (aunque sea tu hijo) el dedo medio el anular y el meñique te señalan a ti, ya ves son tres, no juzgues.

EL SER HUMANO HACE LO MEJOR QUE PUEDE, EN EL MOMENTO DADO, CON LOS RECURSOS QUE TENEMOS EN ESE MOMENTO.

Cuando hablo de recursos, también incluyo a la conciencia, y a la sabiduría poca o mucha que tenemos en ese momento.

No nos es posible ser perfectos al menos en esta dimensión, nadie, nadie, nadie, lo es, y la perfección es aburrida.

Si yo acepto que soy un ser limitado, (como todos), si yo acepto que no cuento con todos los recursos, si sé que no se muchas cosas, si sé que estoy aprendiendo en la misma obra de teatro de la vida, mientras esta se desarrolla, entonces viene la aceptación.

La aceptación no es resignación, pues esta última es para el que se ubica como víctima, entonces se resigna, él no puede cambiar nada, tiremos a la basura la culpa, y su extensión, la resignación, pues son de verdad, inservibles, destructivas, anuladoras.
Aceptar es ubicarse como protagonista, es decir ¿qu

é puedo hacer yo? , ¿Qué puedo protagonizar?, ¿qué puedo experimentar?, ¿qué puedo aprender y que puedo crear? a partir de lo que me sucedió.

La cultura de la culpa divide y juzga en inocente o culpable.

“LA CULPA ES LA DROGA DEL VICTIMISMO”.

Las personas que más culpan, o se culpan, son las que menos aprenden, se ubican como víctimas.

Es necesario trascender la culpa y el perdón, pues al hacerlo, me libero de rencor y de dolor.

Sé que en esta vida he cometido errores, y aun cometeré otros, porque soy humano, y por eso mismo tengo compasión conmigo mismo, al comprender esto, recién estoy capacitado, para ser compasivo con otros, con el prójimo, incluso con aquellos que partieron por decisión propia.

¿Por qué no debo juzgar a otro, tampoco a mi hijo, aquel que decidió partir?
Primero porque cada ser es una persona individual, que también elige, como nosotros, a veces desacertadamente.

Aunque somos cercanos a nuestros hijos, NO caminamos con sus zapatos, no vivimos desde su punto de vista, no tenemos la misma ubicación en el clan familiar, no tenemos su entorno etario, no somos de su generación, casi nunca sabemos qué necesidad tienen, y un largo etcétera.

No somos ángeles, somos humanos, y si nos comparamos con ellos, estaremos tristes.

Tomemos responsabilidad, y no culpa, seamos responsables de expandir nuestra conciencia, nuestros conocimientos, nuestro amor, y cada día desenvolvamos el regalo presente, así se llama ¡presente!, pues es un regalo un presente.

Cuando tomo la responsabilidad de mi vida, dejo la culpa y la victimización.

Dice el maestro Victor Frankl “HEMOS LEVANTADO PRIMERO LA ESTATUA DE LA LIBERTAD, SIN HABER LEVANTADO LA DE LA RESPONSABILIDAD”

Sepamos también que “yo no causo los sentimientos de los demás” y que “el otro tampoco causa mis sentimientos”
Desde el corazón, es posible ser compasivos y amorosos, sabiendo que no somos perfectos.
Jesús dijo “Que tire la primera piedra el que está libre de errores”….nadie lo hiso.

“LA ACEPTACION SIN JUSGAR ES LA PROPIA SANACION”

“Paz y Bien”

32 AÑOS DE RENACER


A TODOS LOS GRUPOS RENACER

El próximo 5 de Diciembre, se celebrará en forma virtual, el festejo del Cumpleaños número 32 de la creación de los grupos RENACER.

Dicha celebración se llevará a cabo en forma conjunta con los grupos de España. 

El evento se transmitirá en vivo por el Canal Youtube de RENACER.

Invitamos a todos los grupos, independientemente del país en donde se hallen que deseen sumarse a participar de la siguiente forma:

  • – Saludo del Grupo a toda la comunidad de RENACER (Video cuya duración aproximada será de 3 minutos)
  • – Fotos de  homenajes, construcción o monumento y/o esculturas que se hayan realizado en conmemoración a RENACER, la cual formará parte de un video general con el total del material recibido.

Dado que habrá una gran tarea de compaginación, solicitamos nos envíen el material para participar antes viernes 21 de Noviembre del corriente año.

Cualquier duda, comentarios o envío del material, por favor dirigirse a:

gruporenacer@gmail.com 

PÁJARO HERIDO, PÁJARO EN VUELO


Por VICTORIO ALFREDO BERNARDI – Renacer Santa Fé

Cuando llegamos al grupo Renacer, grupo de padres que enfrentan, la muerte hijos, somos pájaros heridos.

El pájaro que ha sido creado para volar para cantar a la naturaleza , cuando está herido debe permanecer en el suelo , triste sin protección , lleno de dolor , sin poder ver la vida misma desde las alturas que solía dominar ,ensombrecido su mirada es al ras de tierra

Así llegamos a los grupos Renacer luego de la partida de nuestros hijos en mi caso tres, somos pájaros heridos y no sabemos qué hacer y cómo hacer para volver a levantar vuelo, ya que para eso fuimos creados.

Es entonces dentro de los grupos Renacer que recibimos de manos mágicas caricias, abrigos y los primeros abrazos de otros pájaros, que nos dicen que luego de un proceso volveremos a volar, es decir volveremos a tener una vida.

Muchísimos abrazos de hermanos son las alas protectoras de otros pájaros que saben, y que cantan algo así como SI A LA VIDA.
Es entonces que aprendemos la valiosa lección del servicio.

Nos enseñan  estos pájaros más viejos de Renacer que es verdad eso de que “POR QUE DANDO SE RECIBE”.

Entonces es que escuchamos que la sanación de nuestras maltrechas alas vendrá cuando levantemos la cabeza y nos ocupemos de otro padre es decir cuando nosotros mismos hagamos servicio.

Pero ese servicio tiene 3 sabidurías que deben ir siempre juntas para ser realizado no solo con amor sino con eficiencia.
Voluntad, Sabiduría, y Amor en movimiento.

La voluntad es el cuerpo del pájaro, y la sabiduría y el amor son sus alas.
Entonces aprendemos que no basta querer y hacer sino también se necesita el saber.

Renacer tiene su filosofía, no es un grupo de duelo, es una vivencia, es una cultura, no es ni religión ni ciencia es un camino vivencial para la superación de estas partidas físicas de hijos.
Sirve de mucho resumir “lo que no es Renacer”, eso ha sido un trabajo brillante echo por Juan Francolino, un papa que hace mucho trabaja en Renacer.

Cuando adquirimos las 3 herramientas de la voluntad el amor moviente y la sabiduría, nuevamente somos pájaros en vuelo.
Hay un cicuito energético que es recibir y dar , asistimos a las reuniones renacer a recibir estos tres alimentos y lo damos lo entregamos a la mama y el papa recién herido.

Que nos elevemos en vuelo para estar a la altura de nuestros hijos, que ocupemos nuestro lugar …

Paz y Bien !!!!!

RENACER EN VIVO: VIDEO DE LA EMISIÓN 23 DEL SÁBADO 07 DE NOVIEMBRE DE 2020


En el canal de Youtube donde se transmite RENACER en Vivo, ALICIA SCHNEIDER BERTI (Iniciadora junto a GUSTAVO BERTI de los grupos RENACER) contestó preguntas a padres de distinto tiempo de trabajo en los grupos, bajo el título “PREGUNTAS Y RESPUESTAS PARA SEGUIR REFLEXIONANDO”.

Esta emisión, de larga duración, se puede volver a ver y escuchar cada pregunta y cada respuesta “sin desperdicio”…. y seguir reflexionando para aprender en esta escuela de vida, como denominamos a RENACER, donde aprendemos a transformar el dolor en el más puro AMOR.

Videos de distintas Emisiones disponible en el Canal Youtube de RENACER

LA FUERZA DE GRAVEDAD Y EL DOLOR


Por VICTORIO ALFREDO BERNARDI – Renacer Santa Fé

Nos dice Víctor Frankl en “El hombre en busca del sentido”….aquel que se “levanta” por encima de su dolor para ayudar a otros trasciende como ser humano.

En la física comprobamos que todos los cuerpos caen, por una fuerza que llamamos gravedad, y según su peso esa fuerza nos inmoviliza.

En la vida diaria cuando alguien está cerca de morir decimos coloquialmente que esta grave.

Las madres y padres que enfrentan la muerte de hijos también sabemos que el dolor actúa en nosotros como una fuerza mental, emocional y física que igual que la fuerza de gravedad tiende a inmovilizarnos, aislarnos, a veces ensombreciéndonos como si se nos empujara hacia las entrañas de la tierra.

¿Tendrá alguna utilidad este proceso? ¿El inmovilizarnos, ensombrecernos sirve para algo?

Para dilucidar esta pregunta, nuevamente busquemos la respuesta en la vida circundante en la propia naturaleza y por analogía encontremos las respuestas.

¿Quiénes, y por qué, vencen esa fuerza que llamamos ley de gravedad?

Si observamos los arboles ellos se elevan a enormes alturas, buscando la luz solar que les da vida y frutos abundantes.

Pero los arboles no podrían elevarse, si antes no hubieran generado raíces, que penetrando la profundidad de la tierra, busquen agua y minerales para su enorme desarrollo.

Haciendo una analogía con los árboles, creo que el dolor que ha causado la partida de nuestros hijos, ha desarrollado profundas raíces, para que luego se eleve el amor, venciendo la gravedad, buscando la luz, para realizar la magia alquímica de la fotosíntesis, de la vida misma.

Es entonces que encontramos la utilidad de esas raíces que dejo en nosotros el paso del dolor.

Este amor es una fuerza indómita, es un amor incondicional, que igual que los arboles solo quiere estar para servir, para generar oxígeno, para generar vida nueva en aquellos que sienten que ya no la tienen.

¡Este proceso es el triunfo de espíritu!

Seamos arboles de abundantes frutos, y frondosa sombra, busquemos en lo alto la luz y el calor del amor, para irradiarlo en servicio a las madres y padres que lleguen a Renacer.

PAZ y BIEN….

RENACER EN VIVO: UNA NUEVA EMISION: 07 de NOVIEMBRE DE 2020 DESDE LAS 18 HS. (GMT-03)


Este sábado 07 de Noviembre, tendremos en una nueva emisión de RENACER en Vivo por el canal de YouTube, bajo el título de PREGUNTAS Y RESPUESTAS PARA SEGUIR REFLEXIONANDO.

Contando con Padres de distintos tiempos en RENACER, en esta Emisión Número 23, harán preguntas que contestará   ALICIA BERTI (iniciadora de RENACER junto a GUSTAVO BERTI).

Edición número 23 de RENACER en Vivo

El link para acceder es:

https://www.youtube.com/user/GrupoRenacer/live

Horario internacional:

14.00 –  2 pm (GMT-7) de México (Tijuana), USA (Los Ángeles)

15.00 –  3 pm (GMT-6) de  Costa Rica y México (La Paz)

16.00 –  4 pm (GMT-5) de Colombia, Ecuador, Perú y México (DF)

17.00 –  5 pm (GMT-4) de Chile, Paraguay, USA (New York)

18.00 –   6 pm (GMT-3) de Argentina y Uruguay

22.00 – 10 pm (GMT+2) de España



Padres que enfrentan la muerte de Hijos

A %d blogueros les gusta esto: