¿Cuál es la Esencia de Renacer?


Por Enrique Conde

 

 

   Al interrogar sobre la Esencia de Renacer, como grupo de padres que han perdido hijos, inmediatamente, surge la expresión de Víctor Frankl “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a un hermano que sufre, trasciende como ser humano”

    Lo cual trae otra interrogante: ¿cómo es posible que un padre que ha perdido un hijo, pueda, por encima de su propio dolor, ayudar a quien sufra por idéntica causa?

    Aquí aparece la primera característica  de la esencia de Renacer, la ayuda muta entre pares, quienes sufren por la misma causa, pero no quieren seguir viviendo de la manera en que lo están haciendo.

     En primer término, quienes  se acercan, sienten que no están solos, que todos somos iguales, todos llegamos al grupo con la misma desorientación en que se encuentran ellos, que no hubo psicólogo ni siquiatra ni pastilla que pudieran ayudarlos.

    Descubrir que es posible enfrentar la muerte de un hijo con la frente en alto, despertando la esperanza, pues detrás de su tragedia hay mucho por aprender.

Seguir leyendo ¿Cuál es la Esencia de Renacer?

Anuncios

Una plataforma desde donde lanzarse a la  conquista de la paz interior


Por Enrique Conde


  Quien  se  enfrenta  a  la  pérdida  de  un hijo,  se  pregunta ¿qué  será de mí después de perder mi hijo? ¿Seré inútil, resignado a morir en vida, paralizado por los sentimientos? y el llanto es la respuesta…

  o

¿será posible encontrar sentido a esta tragedia y transformar un sufrimiento de esta magnitud en una etapa de crecimiento?

          El modelo filosófico de Víctor Frankl, adoptado como fundamento filosófico por Renacer, introduce la dimensión espiritual en el complejo ser multidimensional, bio-psico-espiritual que es el hombre.

Seguir leyendo Una plataforma desde donde lanzarse a la  conquista de la paz interior

La tarea de Renacer es la de ayudar a encontrar sentido en las tragedias


Renacer no es un grupo de duelo, entonces: ¿Qué es?

Es un colectivo de padres que enfrentan la muerte de hijos y que tiene como tarea, la de ayudar a quienes atraviesan esta crisis a encontrar sentido en sus tragedias así como en la vida que aún les espera.

El camino se inició hace 30 años y ante el cambio cultural que propuso Renacer, primero hubo que explicar qué cosas no es Renacer para luego poder describir la filosofía que nos guía en nuestra tarea.

El día 15 de abril  de 2010, Alicia y Gustavo Berti dierón a conocer la carta titulada “Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo” , luego de su publicación en este blog,  se dividió la carta y fue publicada en las partes que se indican en el siguiente índice:

Un lugar al que vamos a dar algo nuestro para mantener latente el recuerdo y la memoria de nuestros hijos

La muerte de un hijo es un llamado a una nueva existencia

La oportunidad que existe en cada crisis nos permite acceder a la grandeza como consecuencia de la muerte de un hijo.

Debemos reemplazar el sentimiento de dolor por un sentimiento de amor

La memoria colectiva: Renacer como un lugar donde vamos a dar algo nuestro en memoria de nuestros hijos.

¿Pero cómo hago para transitar este camino que Renacer me ofrece?

El grupo se debe a los padres nuevos

El camino correcto, no el más fácil.

Lo realmente valioso era el hecho de ayudar a otro ser sufriente

Ayuda Mutua: Dar para recibir

La respuesta del hombre al sufrimiento yace en la trascendencia

De un ser-para-sí mismo en un ser-para-otro

Disponible en  ebook en formatos Epub y Pdf en los siguientes enlaces:

Resultado de imagenResultado de imagen

Dejarlos ir, ¿que significa?


Por Alicia Schneider y Gustavo Berti

A veces las palabras no alcanzan para ser fieles a los conceptos, o aún los hechos que podrían ocurrir en nuestras vidas si solo interpretamos los mensajes correctamente. En el sentido en que se los dijo y se los hizo.Y esto puede hacer un mundo de diferencia en la vida de cada uno de nosotros.


Cuando decimos: “Dejarlos ir” (a nuestros hijos), “darles permiso”, NO significa “alejarlos de nosotros”, por el contrario, nos posibilita re-encontrarnos en el más puro amor, aquél que no necesita de la presencia física de esa persona tan querida para seguir amándola, y, al vibrar en la misma sintonía que ellos, solo luz y amor, los sentiremos más cerca que nunca. Rescatamos su recuerdo, su imagen, su vida toda, su presente, de las sombras del dolor para elevarlos a la plena luz del amor. Lograr pensar en esos hijos sin dolor sino con amor y una dulce,amorosa nostalgia. Vale la pena intentarlo.


Una advertencia: no hay varita mágica, todo esto depende de nuestro esfuerzo y de pensar en ellos y no en nosotros.

¿Qué los haría feliz?

He ahí la respuesta, he ahí el desafío que nos proponen.

A %d blogueros les gusta esto: