Los grupos no pueden imponer valores a los padres.


 Por Gustavo Berti – en Historia y Fundamentos de Renacer.
Huerta Grande, Córdoba, 4 de octubre de 2003.


“En 1995 dimos una charla en San Pedro, Provincia de Buenos Aires, cuando terminamos la  charla, un señor se acerca  a  nosotros y nos dice: “ustedes no han nombrado a Jesús en su charla, ustedes tienen que trabajar por Jesús y tienen que trabajar para Jesús” y nosotros le dijimos: no.

Ese hombre era un sacerdote y se llamaba Mateo Bautista, ustedes lo conocerán; nosotros dijimos no, porque los grupos son ecuménicos -universales, abiertos-, nosotros no somos religiosos  y no nos corresponde  a nosotros llevar la voz de la religión, la voz de la religión la lleva usted, nosotros llevamos la voz de los padres.

Y allí vino un conflicto.

Nosotros venimos diciendo desde hace mucho tiempo que los grupos no pueden imponer valores a los padres, pero ustedes hoy nos escucharon hablar de un valor fundamental para nosotros que es la RESPONSABILIDAD, la responsabilidad por nuestra propia vida.
Entonces ustedes podrán decirnos, ¿cómo? ustedes nos dicen que los grupos no imponen valores, pero ustedes hablan de la responsabilidad  en un tono tan enérgico que hasta parece impositivo.

Veamos, la responsabilidad tiene una característica, es un valor neutro porque todos los hombres somos responsables por nuestros actos, por lo que hacemos, pero después cada uno tiene que elegir ante quien es responsable, si es responsable ante Jesús, si es responsable ante Mahoma, si es responsable ante Buda, si es responsable ante su hijo, si es responsable ante la sociedad o si es responsable ante sí mismo, pero Renacer jamás le va a decir a un papá  ante quien tienen que ser responsable; hasta ahí llega, jamás hemos impuesto un valor.

Desde el primer día hemos respetado y fomentado la libertad de cada una de las personas que forman parte de Renacer y jamás hemos impuesto un valor.

Mateo Bautista nos pidió que impongamos un  valor a los padres, que impusiéramos a Jesús como valor;  nosotros no rechazamos a Jesús, pero no podemos imponerlo como valor, porque podría haber venido un budista y   decirnos bueno, nosotros queremos que pongan a Buda como valor y la respuesta hubiese sido la misma, como si hubiese venido un mahometano  y nos hubiese pedido que pusiéramos a Mahoma como valor, nuestra respuesta  hubiera sido la misma, no; nosotros acompañamos a los papás hasta su responsabilidad, ante quien sea el papá responsable es de cada uno, en absoluta libertad.
Ustedes saben que Renacer ha sido siempre así, ¿no es cierto?

Todos: Sí.

Todos ustedes lo han experimentado sin embargo han venido las críticas. (Yo escuché decir en Tacuarembó por Radio Zorrilla de San Martín, al Sr. cura Mateo Bautista que éramos “espiritistas” -nota de quien transcribe esta versión grabada, Enrique Conde- ).
Durante mucho tiempo los papás nos  preguntaban ¿qué pasa con Mateo Bautista?  y nosotros no teníamos una respuesta concreta para darles y entonces les decíamos, bueno, cada uno de ustedes saque su propia conclusión.
La lucha vino porque nosotros nos resistimos a  imponer valores a las personas en los grupos y este hombre quería que nosotros le impusiéramos un valor.
Al mismo tiempo que sucedía esto,  se desprendió de Renacer el grupo de Mar del Plata, porque Mar del Plata nos pedía a nosotros que en todos los grupos se enseñara, se dieran clases de Logoterapia, y nosotros les dijimos: no, porque hacer eso sería imponer un valor, por un lado  y por otro lado, ustedes escucharon hoy a  Moñi, que cuando ella le dio gracias a Frankl, Frankl le dijo: “no; gracias a ustedes, porque  ustedes son la Logoterapia”.

Si ustedes leen los libros de Frankl,  él dice  que la Logoterapia no es nada más que el leguaje del hombre común y corriente que lucha por encontrar sentido a su  existencia, traducido al idioma médico.

“Que les vamos a enseñar a los papás, nos dijo Frankl, si ellos nos están enseñando a nosotros, si ustedes son la Logoterapia,  ustedes son quienes nos enseñan con  su coraje, con su actitud, con su voluntad de vivir y con su decirle sí a la vida, ¿cómo les voy a enseñar yo a ustedes”

¿Se dan cuenta?

Entonces, como les decía, en Mar del Plata nos pidieron de nuevo que impusiéramos un valor, pero ese valor ya no era Jesucristo, ese valor era la Logoterapia, entonces ante la negativa de imponer  valores, otro grupo se separó.

Los ataques vinieron de afuera y de adentro,  vinieron al mismo tiempo y por la misma razón.

Y recién ahora nosotros podemos decirles  a ustedes por qué sucedió eso, nos faltaban piezas del rompecabezas.”

Encuentro Buenos Aires 2011


Por Juan Francolino, papá de Luciana


Historia de un encuentro

En el mes de septiembre de 2010 recibí una llamada de Gustavo Berti en la cual me manifestó que tenía que viajar a Buenos Aires por motivos personales y que deseaba encontrarse conmigo para conversar sobre Renacer y la posibilidad de organizar un encuentro en Buenos Aires. Unos días después nos reunimos con Gustavo  junto a los compañeros Luis Corazanitte y Oscar Barrios en un bar del barrio de Recoleta.

Unos meses antes se había publicado una carta de Alicia y Gustavo dirigida a todos los grupos denominada “Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo” [i] en donde se dejaban en claro  conceptos y principios esenciales de la filosofía de Renacer.

Por otra parte  la masificación del uso de  Internet  y la aparición de las redes sociales planteaban inconvenientes en cuanto a su uso y el tipo de mensaje que se transmitía en los espacios de los grupos Renacer.

Volviendo a la reunión, luego de un par de horas de conversación definimos la realización de un encuentro para explicar aspectos centrales de la “Esencia de Renacer”  y porque Renacer “no es un grupo de duelo”.

Habíamos asumido un compromiso,  pero  no teníamos la menor idea de cómo íbamos a ser concretado.

Se sumaron los compañeros  Beatriz De Aro y Jorge Acosta y empezamos a ver  de qué forma  íbamos a llevar adelante el compromiso asumido.  Se definió la fecha del  encuentro:  14 de mayo de 2011, las tareas de difusión  y comenzó la búsqueda de un lugar en donde realizar este encuentro.

Oscar consiguió contactos en la Municipalidad de Avellaneda y por ese medio conseguimos el Auditorio Rodríguez Fauré. Beatriz a través del Sindicato del Seguro consiguió alojamiento para 200 personas en un hotel de la localidad de Moreno.  A través de la Municipalidad se consiguieron los equipos  de audio y vídeo y micros que trasladaron a las personas desde Avellaneda a Moreno.

Se fueron sucediendo las reuniones organizativas y se sumaron mamás y papás a las tareas. Recuerdo haber llegado a una reunión semanal del Grupo Renacer Lanús y encontrarme con mamás de los grupos Avellaneda y Lanús trabajando y preparando souvenires.

Llegó la fecha, asistieron más de cuatrocientas personas de diferentes lugares del país y de países limítrofes. Invalorable la actuación de las mamás y papás del grupo Avellaneda recibiendo a los asistentes y brindando la ayuda que fuera necesaria.

Las charlas que brindaron  Alicia y Gustavo fueron con un gran nivel conceptual, su contenido se mantiene vigente y sirve de base para los encuentros de capacitación que realizamos en la actualidad.

Completaron las exposiciones abordando el tema de redes sociales los compañeros Jorge Anchordoqui y Luciano Rojas.

Luis Corazanitte filmó el encuentro y contamos con la colaboración de Enrique Conde para la transcripción de las charlas[ii].

Cuando nos proponemos hacer algo las cosas se realizan, no se de que manera, pero puedo decir que las puertas se abren  cuando las golpeamos, que las personas nos escuchan cuando vamos a hablar y  que los corazones se abren al conocer nuestra obra.

A continuación los vídeos de ese encuentro y al pie de página los enlaces correspondientes a la carta del año 2010, las transcripciones del encuentro y el índice de los vídeos de aproximadamente 3 minutos, divididos por temas.

Audio del encuentro en formato MP3

 


Vídeos de 2 a 3 minutos con cada tema tratado y su correspondiente transcripciónÍndice 

 

 


[i] Schneider A., Berti G., “Renacer no  debe terminar siendo un grupo de duelo”, Río Cuarto – Córdoba, 2010,  Disponible en:

Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo (PDF y EPUB)

[ii]  Schneider A., Berti G., ”Encuentro Buenos Aires 2011”, Avellaneda, 2011,  Disponible en:

Encuentro Buenos Aires 2011 (PDF y EPUB)

7ª Jornada de consolidación de conceptos de “La esencia de Renacer”


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1º de Julio de 2017 de 8.30 a 18 hs.

Universidad del Salvador – Facultad de Ingeniería
Lavalle 1854 – CABA

Mamás y papás de diferentes provincias ofrecerán charlas de 20 minutos de duración con diferentes temas de “La esencia de Renacer”.

  • Amor, esa energía que no tiene límites.
    (Esperanza y Sunchales)
  • Concepto y formación de nuevos Grupos.
    (Villegas y Venado Tuerto).
  • Experiencia de los grupos iniciados recientemente.
  • Regionalización, la experiencia de la provincia de Córdoba.
    (Córdoba Centro)
  • Hacia la Universalización de Renacer.
  • Consiguiendo material para informarnos y capacitarnos. Como ayuda Internet.
  • Como prepararse para dar una entrevista o reportaje.

Si desea presentar alguna charla encuadrada en “La esencia de Renacer” debe ser envíada antés del 31 de mayo a jornada@gruporenacer.com.ar

 

Mapa:


 


Haga Click Aquí para Información sobre hoteles en Buenos Aires.

 

 

 

Encuentro Buenos Aires 2011: Índice de vídeos y transcripciones por temas.


El próximo domingo 14 de mayo se cumplen 6 años del Encuentro realizado en la ciudad de Avellaneda, Pcia. de Buenos Aires.
Volvemos a publicar el índice por temas tratados en ese encuentro, de manera que en cada entrada podrán acceder a los 52 vídeos con sus respectivas transcripciones. Un material en donde se abordan los diversos aspectos a los que los grupos se enfrentan en cada reunión.

aliciaygustavoenavellaneda2011Palabras de Alicia y Gustavo Berti

Encuentro Internacional

“Por la esencia de Renacer”

Avellaneda – Buenos Aires 14 de mayo de 2011

Seleccionando cada entrada del índice lo llevará al vídeo y la transcripción del tema.

Índice
-I- Alicia Schneider
Abrazos de amor compartido.
Renovemos la esencia porque, con la irrupción de Internet se empieza a desvirtuar.
Un homenaje de amor a los que se fueron y también a los que están quienes nos necesitan enteros
Dejemos que entre en nuestro corazón todo el amor que no podemos dar al hijo
La solución es renunciar al dolor desesperado y dar amor a los demás
Ponerse de pie, hacia una dulce nostalgia
La clave es el amor que ellos alguna vez inspiraron en nosotros.
Muchas veces las cosas suceden de una forma que no nos podemos explicar.
Un círculo del amor perfecto, que todo lo cura, que todo lo puede.
Un mensaje de paz y de amor
Tener esperanza no significa el escapismo de la realidad.
Renacer nace por una decisión moral, no nace del dolor
Renacer no es un grupo de duelo
Soy yo quien necesita la presencia del otro
Trascender significa estar fuera de uno mismo
II – Gustavo Berti
La ayuda mutua se mueve en la dimensión de lo moral
A partir de ahora solo importa el ‘para qué’.
Estamos construyendo una memoria colectiva a favor de la vida.
Renacer nació como una alternativa al duelo.
Renacer tiene un fundamento filosófico antropológico, es único.
Renacer nació de una intuición moral generosa, es un préstamo que debe ser devuelto
El poder no tiene cabida en Renacer.
Renacer es una revolución cultural a través del amor
Grupo de ayuda mutua de padres que enfrentan la muerte de hijos
El peligro de la institucionalización
Los peligros que acechan a Renacer
Si algo muere, que sea el ego, no el ser.
Hemos decidido devolver un mensaje de amor.
Sobre horizontalidad
Renacer es un grupo abierto
La importancia del humor.
Aplicar la generosidad, participando positivamente en las redes sociales.
¡Liberémonos!, la forma en que nuestros hijos partieron, pertenece al pasado
Trabajar en como trascender una situación.
Callar, renunciando a algo de menor valor por algo de mayor valor
¿Se puede continuar con la pareja sin sexo, después de la pérdida de un hijo?
Los grupos deben debatir sobre los fundamentos y la esencia de Renacer
Las mamás y los papás de los bebés
Renacer para dentro de 50 años
III – Alicia Schneider y Gustavo Berti responden preguntas
Sobre suicidio: nada del mundo que los rodeó, fue suficiente para evitar que esto pasara
La culpa se resuelve a través del cambio existencial
Se puede volver a reír… se puede volver a vivir
La autogestión y la idiosincrasia cultural
Cuando uno puede sentirse mejor y el miedo a la muerte de otro hijo.
Como neutralizar a personas negativas
Lo espiritual y lo racional
¿Qué pasa cuando es un pariente el que parte?
Hay padres, que han llorado años enteros y no arreglaron nada
Existe mucha gente que necesita ayuda
Asumir la responsabilidad de ser referentes sociales
Si no lo hago yo ¿quién lo hará?
Nuestros hijos se merecen nuestro mejor esfuerzo

 

La vida, el transcurrir del tiempo, los cambios y nosotros.


Por Alicia Schneider y Gustavo Berti

Suele ocurrir, que, al cambiar las estaciones del año, cambie con ellas nuestro estado de ánimo, tratando de responder varias inquietudes que nos han llegado al respecto, desearíamos compartir con ustedes nuestro punto de vista frente a este fenómeno que describen a veces, con tanta desesperanza.

Esta reacción frente a los cambios en la naturaleza, es normal, es humana. Hemos aprendido que la vida es cambio, aunque tantas veces desearíamos que el tiempo permaneciera quieto, inmóvil reteniendo así aquello que vivimos con tanta alegría, pero sabemos que es imposible, es inevitable.

Aceptar el cambio como parte de lo que significa vivir es aceptar que somos parte del devenir del universo, así, la vida es amor, es alegría y es también nostalgia. A veces confundimos este último sentimiento con dolor, que en un momento pudo haber sido eso, dolor, pero una vez que encontramos un sentido, más allá de la tragedia, un sentido valioso en nuestra vida que hemos comprobado que somos capaces de elevarnos por encima de lo que nos pasa en homenaje justamente a esos seres tan amados, entonces ya el dolor deja de ser tal para convertirse en una “dulce, amorosa nostalgia”. La que nos hace detener un instante en el camino emprendido con tanto esfuerzo, luego de la partida de nuestros seres amados, para sentir momentáneamente tristeza, que parece acrecentar la ausencia, pero sepamos que son solo momentos, no significa que hemos retrocedido en nuestro empeño en vivir la vida de la mejor manera, solo nos recuerda que somos humanos, y que es lícito añorar y recordar, siempre y cuando sepamos que ese sentido valioso, luminoso que hemos, o estamos descubriendo no se pierde, no se esfuma no quedamos en absoluta soledad,contemplando nuestras heridas en el desierto, simplemente tomamos aliento,respiramos profundo, recordamos el inmenso amor que nos une a esos hijos y fortalecidos, retomamos el camino, el que nos propone Renacer, el de la compasión y el bendito amor incondicional, el que no cambia, el que siempre ES y todo estará bien.

Grupo de Ayuda Mutua de padres que enfrentan la muerte de hijos.

A %d blogueros les gusta esto: