En busca de un lenguaje común


Resumen de conclusiones “En busca de un lenguaje común”¹

Por Gustavo Berti en Río Cuarto 1998

Nos hemos reunido por algo que no tenemos, pero también nos reunimos por algo que sí tenemos.

Yo voy a usar mis atribuciones de anfitrión, nada más que eso, para hacer un pequeño resumen de lo que tan bien y tan lindo se ha hecho esta mañana, sobre los talleres.

Y voy a hacer este resumen partiendo del lema de estas jornadas que son en busca de un lenguaje común.

Seguir leyendo En busca de un lenguaje común

Un Aporte en Busca de Un Lenguaje Común


Republicación, publicado originalmente el 12 de junio de 2009


     Es propio de la ESENCIA DE RENACER no hacer ninguna diferencia con respecto a la causa de la muerte de sus hijos y partir de este hecho, que es lo que verdaderamente une a todos los padres, trabajar sobre la transformación que representa para el futuro de nuestras vidas, la perdida sufrida.

     Sin embargo, es frecuente que se pregunte  a los padres con más experiencia, cómo tratar a aquellos papás cuyos hijos se han suicidado, y aún más, pues en el encuentro de Huerta Grande 2008 se ha formulado la pregunta ¿por qué no nos referimos siempre al suicidio con el término suicidio?

    Ante tal pregunta Gustavo Berti dijo: “No hay nada de malo en decir “yo perdí un hijo por suicidio” y agrega “en última instancia cada papá o mamá lo nombrará como mejor le parezca.”

     En esta respuesta hay por lo menos una apertura al uso de “un lenguaje común”; suponemos que Berti intuye que es posible, también en este caso, utilizar la capacidad de hacer las cosas distintas a como parecen ser o dicho de otra manera, para ver las cosas distintas a lo que aparentan ser por los paradigmas vigentes relativos en este caso  al suicidio.

     Paradigmas a los que Jasper describe con precisión al decir “todos los despotismos, todas las iglesias, toda violencia que salió del hombre y pasó por el hombre, han rechazado con horror el suicidio.”

    Conocemos el caso de un padre de Renacer que acudió a un cura en procura de consuelo y el cura le dijo: “su hijo está en el infierno.”

    En busca de un leguaje común, nos atrevemos a realizar una reflexión acerca del uso de la palabra suicidio en los grupos Renacer.

Seguir leyendo Un Aporte en Busca de Un Lenguaje Común

¿Qué es? ¿Qué buscan? ¿Qué encuentran en Renacer?


   Eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises, con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida y dulce Ana.   


 

         Algunas veces nos preguntan si nos reunimos para llorar, para rezar o pensando que nuestros hijos van a aparecer.

          Imbuidos de gratitud hacia los iniciadores de Renacer y con el recuerdo de nuestra querida dulce Ana, en día de su cumpleaños y aniversario de casamiento, podemos decir que nuestros hijos no van aparecer, nada de eso, no hay nada raro en Renacer, no nos reunimos para llorar porque no somos un grupo de llorones, sentimos profundamente la partida de nuestros hijos, pero estamos vivos y tenemos que seguir viviendo y hacerlo en forma digna.

Seguir leyendo ¿Qué es? ¿Qué buscan? ¿Qué encuentran en Renacer?

No digamos nunca : ” Está todo perdido, no hay esperanza, todo está muy difícil”…


Seguimos compartiendo el libro de los iniciadores del Grupo Renacer:

Lo que hacemos los padres cuando nos juntamos, para ver que cosas podemos hacer por nuestros hijos, lo que estamos haciendo es forjando, desde hace muchos años, la memoria colectiva de nuestros hijos.

No una memoria colectiva de revancha, no una memoria colectiva de odio o de dolor, sino una de las pocas memorias colectivas basadas pura y únicamente en el amor, que existe en la historia de la humanidad, porque la mayoría de las memorias colectivas son memorias reivindicatorias, son muy pocas las memorias colectivas, inspiradas y cultivadas en el amor.

Seguir leyendo No digamos nunca : ” Está todo perdido, no hay esperanza, todo está muy difícil”…

YO VENGO A OFRECER MI CORAZÓN..


Cuando tiempo atrás la oscura noche y todo su dolor golpeó las puertas de nuestra casa a las 14:55 de la tarde, creí que todo estaba perdido… y se internó en nuestras vida trayendo un bagaje de destructivo dolor y sufrimiento… Aquella fría tarde, de ese 1º de junio, nuestro hijo, transitando en su moto, había tomado el camino, entre blancas nubes, hacia la eternidad…

Seguir leyendo YO VENGO A OFRECER MI CORAZÓN..

Grupo de Ayuda Mutua de padres que enfrentan la muerte de hijos.

A %d blogueros les gusta esto: