14 Aniversario Renacer Tandil: Hermanos


Charla brindada en el 14 aniversario de Renacer Tandil el 16 de febrero de 2008 por el Grupo de Hermanos.

Temas relacionados:

Carta de una hija a todos los padres presentes

Quiero verte bien

PARA TI, HERMANO DE RENACER


Colaboración de Elizabeth del Pilar Ferri, Renacer  Salta.

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…

Por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente

cada momento de tu vida…

¡Hey, sonríe! Mas no te escondas detrás de esa sonrisa…

Muestra aquello que eres, sin miedo.

Existen personas que sueñan con tu sonrisa, así como yo.

¡Ama!

Ama por encima de todo, ama a todo y a todos.

¡Eh! No corras… ¿Para qué tanta prisa?

¡Cree! ¡Espera!

Siempre habrá una salida, siempre brillará una estrella.

¡Llora! ¡Lucha! Haz aquello que te gusta,

siente lo que hay dentro de tí.

Oye… Escucha lo que las otras personas tienen que decir, es importante.

Sube…

Has de los obstáculos escalones para aquello que quieres alcanzar.

¡Descubre!

Descubre aquello que es bueno dentro tuyo.

¡Hey! Tú, ahora ve en paz.

Yo preciso decirte que te adoro hermano/a…

simplemente porque existes.

Como se aprende a vivir sin un hijo y el día después


Charla brindada en el 14 aniversario de Renacer Tandil el 16 de febrero de 2008 por María del Carmen Rolando, mamá de Lorena, Renacer Tandil.

Roberto Barcala, Renacer Monte Grande.

Temas relacionados:

COMO SE APRENDE A VIVIR SIN UN HIJO

Taller: “ El día después”

Historia y Fundamentos de Renacer


Parte III – Por Gustavo Berti-Huerta Grande, Córdoba, 4 de octubre de 2003

Un Tributo.

“El programa dice: “Quince años de Renacer” y abajo agrega: “Rindiendo Tributo”, es el tributo que Renacer debe rendir y rinde a todas las personas que han hecho posible esto que vivimos hasta hoy, con su apoyo, con su presencia, con sus ideas, con los modelos que han permitido que se desarrolle, a las mamás, a los papás, a los hermanos, abuelas y abuelos y tíos que han dado su presencia concurriendo a los grupos y también a aquellos otros, papás, mamás, hermanos y hermanas que sin concurrir, han dado su apoyo, su confianza y su solidaridad a los grupos.
A ellos Renacer hoy les rinde su homenaje y todos ustedes son parte de ese homenaje que hoy Renacer tributa.
En particular debo mencionar un homenaje muy especial a los papás de Río Cuarto porque yo me imagino que debe haber sido muy difícil para ellos convivir con nosotros durante quince años, a pesar de que nosotros hemos hecho muchos esfuerzos para que le grupo sea horizontal.
Yo pienso que debe haber sido difícil oponerse, muy difícil decir no, que pensaban de otra manera de lo que pensábamos nosotros, a pesar de que todas las decisiones se han tomado en común, pero repito, debe haber sido muy difícil.
Me he preguntado muchas veces cómo hubiese estado yo, como hubiese reaccionado yo si otro papá hubiese estado en mi lugar.
Eso me ayuda a mantenerme calmo y sin muchas ambiciones, eso se lo reconozco a los papás de Río Cuarto y a todos los papás que han pasado  y en mi nombre y de Moñi se lo agradecemos.
Si esos papás no hubiesen tenido paciencia, si muchas veces esos papás no hubieran guardado sus deseos de oponerse, no hubiera existido el grupo y si no hubiera existido el grupo Renacer Río Cuarto, ninguno de nosotros estaría hoy aquí.
Aunque hoy hemos aplaudido mucho, creo se merecen un fuerte aplauso.”
–  .  –

Una revolución cultural: del ¿por qué? al para qué.

“Renacer es una revolución cultural, es un hecho culturalmente revolucionario.
Renacer se origina en una decisión moral de dos personas que descubren que la vida y las cosas no necesariamente deben ser como se las ve que son y en ese “no necesariamente deben ser como se las ve que son”, pueden ser mejores.
Eso nos puso en una categoría no de un “antes y un después”, sino en una categoría de “mejores o peores” y esto es un cambio radical.
Después de perder un hijo, la vida se nos ha dado vuelta como un guante de goma y nosotros nunca podemos volver a ser las mismas personas, indefectiblemente vamos a ser personas distintas y entonces tenemos que elegir entre mejores o peores.
Esto es una categoría de pensamiento distinta, “lo mejor o lo peor” es distinto de “lo antes y lo después”.
Cuando nos movemos en la categoría del “antes y el después”, me pregunto ¿por qué?
Cuando nos movemos en la categoría de “lo mejor o lo peor” nos tenemos que preguntar ¿para qué?
Nosotros trabajamos de entrada con los “para qué”.
En vez de trabajar con la causalidad: el ¿por qué? trabajamos con la finalidad: el “para qué”, ¿qué podemos hacer con esto que nos pasó?
Nos dimos cuenta que cuando trabajamos con la finalidad, somos libres, somos libres de elegir lo que queremos ser, mientras que trabajando con la causalidad no.
Cuando trabajamos con la causalidad somos prisioneros de las circunstancias, somos juguetes de las circunstancias, por el contrario, cuando elegimos la finalidad somos libres, nosotros elegimos nuestro destino. Esa fue nuestra primera decisión
¿Se dan cuenta de la importancia de esto? Y fue importante para cuando Renacer comenzó a expandirse a otros lugares.
Esto tan importante marcó el primer año de Renacer y es importante también después para cuando Renacer comienza a expandirse a otros lugares.”

Seguir leyendo Historia y Fundamentos de Renacer

Historia y Fundamentos de Renacer


-Por Alicia Berti-
Huerta Grande, Córdoba, 4 de octubre de 2003

Algunos papás que se acercan por primera vez o papás que vienen de otros países, por ejemplo, los de Perú, los de Colombia, países que si bien sabían de la existencia de Renacer, se acercan por primera vez, inclusive de algunas provincias de la Argentina, nos preguntan ¿cómo empezó todo esto?

“Papás, esto es una fiesta, una celebración. ¿Se han dado cuenta que hasta la naturaleza ha contribuido? Porque ahora salió el sol.Aquí están los amigos, están los familiares, los novios y las novias y realmente para nosotros es un día muy especial porque hoy pudo estar con nosotros nuestra hija.Para nosotros éste fue un mensaje de amor de nuestro hijo Nicolás, pero no sé que hubiera pasado si esta hija no hubiera estado a nuestro lado reclamándonos la vida con su sola presencia.El hecho de que ella esté hoy acá para nosotros es sumamente especial, es realmente hermoso.Ésta es una celebración que no se repite a menudo.Quince años en el devenir del universo no es nada, 15 años en los siglos y los siglos de la humanidad o del mundo, no son nada, pero 15 años para esta historia joven de Renacer son muchos, porque sólo en quince años estamos en todos esos lugares que hoy se mencionaron.(Dichos lugares fueron: de la Argentina, Buenos Aires – Catamarca – Chaco – Chubut – Córdoba – Corrientes – Entre Ríos – Formosa – Jujuy – La Pampa – La Rioja – Mendoza – Misiones – Neuquén – Río Negro – Salta – San Luis – San Juan – Santa Cruz – Santa Fe – Santiago del Estero – Tierra del fuego – Tucumán – y de otros países Chile – Uruguay – Colombia – Perú y España) En realidad es un corto tiempo para el largo camino que se está recorriendo.Algunos papás que se acercan por primera vez o papás que vienen de otros países, por ejemplo, los de Perú, los de Colombia, países que si bien sabían de la existencia de Renacer, se acercan por primera vez, inclusive de algunas provincias de la Argentina, nos preguntan ¿cómo empezó todo esto?¿Cómo comenzó esta historia que hoy congrega a tantos papás?que, por supuesto, somos muchos más pero no es posible estar todos juntos por diferentes situaciones que hace que no todo elmundo pueda asistir a los diferentes encuentros. Estábamos hablando con los papás que cada vez se va a hacer más difícil reunirnos porque cada vez somos más y ya no va a haber locales donde contenernos; tendremos que ir al Luna Park y estaremos los papás de Renacer hablando de la vida ¿por qué no?Podría ser en una cancha de fútbol, pero sólo puedo mencionar el Monumental de River… Renacer no tiene un cuadro de fútbol favorito, pero… en fin… Gustavo es de River ¿qué quieren que diga?Ahora Gustavo se pelea con la mitad de los papás, una mitad dice que sí y la otra mitad dice que no, la mitad más uno dice un papá aquí.Muy bien, ¿cómo están pasando?Hantenido la oportunidad de conocerse, de intercambiar ideas, abrazos, miradas, esas miradas profundas que salen del corazón.Que no se vaya un solo papá ni hermano sin haber conocido a papás o hermanos de otros lugares, de haberse conocido bien, de haberse apretado en un abrazo; esto no sería Renacer si yo vengo a estar sólo con los míos. No.Tenemos que conocernos, tengo que trascender las fronteras de mi grupo, si esto es lo que es, es porque alguna vez trascendimos lo nuestro.”

La partida de un hijo lleva consigo un mensaje.

“Cuando Nicolás partió nosotros supimos, siempre lo supimos, que esa partida, que esa muerte, lleva consigo un mensaje.Muchos padres nos preguntaron ¿cómo lo sabían? Simplemente lo sabíamos.Aquí, adentro de nuestro corazón, algo nos decía que una experiencia límite semejante, una conmoción existencial semejante, no podía sino contener un mensaje tan importante como aquello que acababa de partir de nuestro lado.Porque no puede ser que un ser tan hermoso como un hijo se vaya de nuestro lado sin que nosotros nos preguntemos si hay algo más en esta partida. Esto lo he escuchado de muchos papás.Pues bien, en esas largas noches en esas primeras noches sin Nicolás, comenzamos a preguntarnos: ¿y ahora qué hacemos con esto que nos pasó?Siempre supimos que lo que nos pasó era una cosa y otra muy distinta era lo que nosotros podíamos hacer con eso que nos ha pasado.”

Un puente que se rompe.

“Nos dimos cuenta que el puente que nos unía al mundo, de repente se había roto con su partida. Aquello que nos habían dicho que era la vida, ya no era para nosotros la vida, ¿cómo era eso? Hoy los hermanos lo decíanque se suponía que iban a partir primero los abuelos… los mayores de la familia y así sucesivamente, pero resulta que no era así.Nosotros buscábamos una respuesta a eso, hay que seguir viviendo y nos preguntábamos ¿cómo? Yo hice ese duelo pormí misma, no sólo por Nicolás porque yo era una persona alegre y no me resignaba a no serlo nunca más.Entonces dijimos acá tiene que haber algo más y empezamos esa búsqueda profunda, en esa noche oscura del alma, que es como si uno estuviera atravesando un desierto, en soledad, preguntándonos ¿y ahora qué?Y ahora ¿qué hacemos? y ahora ¿cómo empezamos a vivir nuestra vida de cada día? ¿cómo era posible? A cada persona que se me acercabay a quien me decía “lo siento mucho” y yo sabía que lo sentía mucho, pero con eso no me ayudaban, yo a todos los que se me acercaban yo les preguntaba ¿ahora cómo hago? ¿cómo vuelvo a vivir? ¿cómo? y no sabían qué hacer, lloraban y no sabían qué decirme. Hubo días de intenso dolor, hubo días de rebeldía, me acuerdo de la rebeldía de gritar ese ¿Por qué? que todos nos preguntamos a veces, a mí me duró dos días, tal cual, dos días, quizá un día y medio, porque me di cuenta que cada vez que gritaba ¿por qué?, me preguntaba ¿volvió mi hijo? ¿y me sentía mejor? ¡No! Entonces dejo esto, vamos a ver que otra cosa se puede hacer.”

Seguir leyendo Historia y Fundamentos de Renacer

Renacer Maldonado: Segundo Aniversario


COMUNICADO
SEGUNDO ANIVERSARIO GRUPO RENACER

Por la presente queremos comunicarles que el próximo domingo 27 de julio se celebrara el segundo aniversario de Renacer Maldonado

( grupo de ayuda mutua para padres que han perdido hijos).

Realizaremos el acto en la ciudad de San Carlos en el Club de Leones de esa ciudad situado en ruta 39, a las 16 horas, en dicho evento se realizara una plantación de arboles en homenaje a los hijos de Renacer y una reunión en la cual participaran padres de grupos Renacer de otros departamentos del Uruguay.

Agradecemos desde ya la difusión de dicho evento y quedamos a sus gratas ordenes en los números de teléfonos siguientes:

227906 – 096204748 Graciela Britos

669146- 096687957 Zully Cedres

Sin otro particular saludan a uds. muy atte.

Renacer Maldonado y Renacer San Carlos

EL RÍO DE LA VIDA


Capítulo 17 del  libro: “El propósito de la educación” de Jiddu Krinshnamurti.

No sé si en sus paseos han reparado ustedes en una larga y estrecha alberca que hay junto al río. Deben haberla excavado algunos pescadores, y no está conectada con el río. Éste fluye firmemente, ancho y profundo, pero la alberca se halla saturada de desperdicios porque no se conecta con la vida del río y no contiene peces. Es una alberca estancada, y el río profundo, lleno de vigor y vitalidad, pasa velozmente de largo.
¿No creen ustedes que así son los seres humanos? Cavan una pequeña alberca para sí mismos lejos de la rápida corriente de la vida, y en esa pequeña alberca se estancan, mueren; y a este estancamiento, a este deterioro lo llamamos nuestra existencia. O sea, que todos anhelamos un estado de permanencia; queremos que ciertos deseos duren para siempre, ansiamos placeres que no terminen nunca. Cavamos un pequeño agujero y en él nos atrincheramos con nuestras familias, con nuestras ambiciones, nuestras culturas, nuestros temores, nuestros dioses, nuestras diversas formas de adoración, y allí morimos, dejando que pase la vida  esa vida que no es permanente, que cambia continuamente, que es tan rápida, que tiene profundidades tan enormes, una vitalidad y una belleza tan extraordinarias.
¿No han advertido que si se sientan quietamente a la orilla del río pueden escuchar su canto  el suave chapaleteo de las olas, el sonido de la corriente que pasa? Siempre hay una sensación de movimiento, un movimiento extraordinario hacia lo más ancho y profundo. Pero en la pequeña alberca no hay movimiento alguno, sus aguas se hallan estancadas. Y, si observan bien, verán que esto es lo que desea la mayoría de nosotros: pequeñas albercas estancadas lejos de la vida. Decimos que nuestra “existencia de alberca” está bien, y hemos inventado una filosofía para justificarla; hemos desarrollado teorías sociales, políticas, económicas y religiosas en apoyo de esa filosofía, y no queremos que se nos perturbe porque lo que perseguimos es un sentido de permanencia.
¿Saben ustedes lo que significa buscar la permanencia? Significa anhelar que lo placentero continúe indefinidamente y que lo que no es placentero se acabe lo más pronto posible. Queremos que el apellido que llevamos sea conocido y se prolongue a través de la familia, de la propiedad. Deseamos un sentido de permanencia en nuestras relaciones, en nuestras actividades, lo cual implica que buscamos una vida continua y duradera dentro de la alberca estancada. No queremos que haya ahí ningún tipo de cambios verdaderos; por lo tanto, hemos construido una sociedad que nos garantiza la permanencia de la propiedad, del nombre, de la fama.
Pero ya lo ven, la vida no es así en absoluto; la vida no es permanente. Como las hojas que caen de un árbol, todas las cosas son transitorias, nada perdura; siempre hay cambio y muerte. ¿Han reparado en un árbol que se levanta desnudo contra el cielo, lo hermoso que es? Se perfilan todas sus ramas, y en su desnudez hay un poema, hay un canto. Todas las hojas han desaparecido y el árbol aguarda la llegada de la primavera. Cuando la primavera llega cubre nuevamente al árbol con la música de muchísimas hojas, y éstas caen en la estación correspondiente y el viento se las lleva; y así es como actúa la vida.

Seguir leyendo EL RÍO DE LA VIDA

10º Aniversario Grupo de hermanos del Grupo Continuar


El Grupo Continuar Invita para el día 14 de Agosto, a Las 19;30 hrs. al encuentro por el 10º Aniversario del Grupo de Hermanos.
En la Escuela Arlene Fern, Arribeños al 1300, entre Zabala y Teodoro García.

Hablará el rabino Alejandro Avruj y
El Grupo Coral Continuar, hará su pequeño Debut!!

La muerte repentina de un hijo


©2007 The Compassionate Friends, USA – All rights reserved

Cuando la muerte llega inesperadamente, el choque emocional y la incredulidad pueden resultar abrumadores. No parece natural que un hijo muera antes que sus padres, y esto puede resultar muy duro especialmente cuando la muerte es repentina y/o violenta. Cuando esto sucede, no hay oportunidad para prepararse, resolver malentendidos o de despedirse. La vida de los padres y los hermanos cambia para siempre, a menudo en un instante, y lleva tiempo asimilar la realidad de lo sucedido.

El Choque Emocional

Es a menudo la primera reacción del cuerpo en recibir noticias de una muerte repentina y tiende a manifestarse como un golpe duro en nuestras mismísimas entrañas. También puede manifestarse una sensación de total paralización, en la que la familia parece continuar con las funciones normales, pasando por un funeral con relativa calma y sin expresar congoja de ninguna manera evidente. Esto es parte de un mecanismo de defensa natural del cuerpo y puede llevar días, inclusive semanas, hasta que los deudos hayan asimilado emocionalmente lo que ha sucedido.

Seguir leyendo La muerte repentina de un hijo

Actitud.


Por Juan Francolino, Papá de Luciana

    Diariamente nos encontramos frente a situaciones y circunstancias que no sabemos de que manera enfrentar. Las cosas que en otras épocas nos resultaban simples y agradables hoy las podemos llegar a vivir como una tortura.
    El sentido de la vida no se encuentra sino que cada uno le da sentido a su vida.
     La actitud a tomar en cada momento y ante cada circunstancia  es una elección no una imposición.
      Las fechas, las temibles e implacables fechas, y los “Días conmemorativos”: “Día del padre”, “Día de la madre”, “Día del niño”, por mencionar algunas. Alguna vez escuché decir: “Ignoren esas fechas, son un invento de los comerciantes”; podemos ignorarlas o considerarlas como un homenaje.
      Y hablando de fechas y de días, hoy  20 de julio es el “Día del Amigo”. Y nuestros amigos también pudieron elegir qué actitud tomar ante nuestro dolor. Algunos estuvieron y están junto a nosotros y otros quedaron en el camino.
      Depende también de la actitud que adoptemos la que nos permitirá cosechar nuevos amigos.

       Y considerando el día de hoy como un gran homenaje me permito decirles: 

 Queridos amigos de Renacer que tengan un Feliz Día.

Qué es y cómo nos ayuda la resiliencia en la elaboración del duelo


Por el doctor Aldo Melillo en el encuentro por el 14 Aniversario de Renacer Buenos Aires – 5 de Diciembre de 2005

El doctor Melillo es médico, es psicoanalista, fue secretario de Salud y Medio Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires, es miembro del foro psicoanalítico de Buenos Aires y profesor de la escuela Argentina de Psicoterapia para graduados, autor y compilador de dos libros “Resiliencia, descubriendo las propias fronteras” y “Resiliencia y Subjetividad, los ciclos de la vida”, esto en cuanto a Resiliencia, además de diversos trabajos psicoanalíticos y es asesor sobre la promoción de la Resiliencia en el ámbito educativo, es decir que dentro de las ideas que hay de Resiliencia, una que es absolutamente natural y no manejable y la otra que dice que podemos tender a ella y que hay caminos para tender a la resiliencia el doctor nos va a introducir en este camino hacia la Resiliencia.

Dr. Aldo Melillo:

Yo agradezco a la gente de Renacer que me da la posibilidad de conversar con todos ustedes, que seguramente van a reconocer en alguna de las cosas que yo voy a decir, aspectos que se han movilizado en la vida de ustedes a partir de lo que han tenido que vivir.

Me da un cierto pudor, podría empezar a la manera de ustedes diciendo padre de…, abuelo de…, que sé yo, como es una lista tan larga y como no soy del ámbito…, pero quiero decir que entiendo muy bien de qué se trata, de qué es lo que los reúne a todos ustedes.

Además de entenderlo desde un lugar que tiene que ver con la pretensión de profundizar un poco en los secretos que tiene la mente humana, el alma humana, el espíritu humano. Son cosas que andan bastante cercanas.

A veces en los textos nuestros, los psicoanalíticos, hablar de mente, hablar de espíritus, hablar de almas, son casi sinónimos en el sentido que ahí hay una cierta expresión de lo humano que trasciende a lo material, pero que a la vez se conecta con algo que es muy importante, lo humano no es algo que se da biológicamente, humano es algo que se produce en relación con otros seres humanos.

Hay casos comentados en la literatura científica: un caso famoso de dos niñas que se criaron en una manada de lobos, en la India sucedió eso, cuando las encontraron , por supuesto andaban en cuatro patas, no sabían hablar, no podían caminar como nosotros, una de ellas fueron tomadas, adoptadas por un pastor, un evangelista o algo así, en la India ocurría esto, y hablo de los años 20, una de las chicas la más pequeña se murió muy rápido, la otra vivió unos cuántos años, pero desde el punto de vista de los seres humanos que tenían una relación con ella, ellas nunca las pudieron reconocer, aprendieron algunas palabras, pero la chica aprendió a caminar pero cuando tenía que correr caminaba en cuatro patas, y sus hábitos nocturnos….

Hubo muchas cosas que no cambiaron.

¿Con esto qué les quiero decir? que hay una cosa que nos parece muy natural, por supuesto ahora que se habla tanto de la genética, se pone tanto el énfasis en los genes que fabrican, no sólo a los seres humanos, sino a los buenos, a los malos, a los delincuentes, como dicen los norteamericanos y perdónenme la expresión “dunghill” eso es basura, no es algo real, el ser humano se cría como tal en relación con otro ser humano.

Ese niño que encuentra no solo la leche que le da la teta de la madre sino la mirada, la sonrisa, las caricias; que entra en un tráfico de emociones además de alimentación de limpieza y cuidados, y todo eso no se cría de otra manera si no tiene ese tipo de resguardo que dura muchos años en los seres humanos y produce, cuando está presente, a un ser humano vivo, normal. A veces cuando eso fracasa aparecen los problemas.

Este tema de la Resiliencia nombre difícil, poco conocido, es simplemente un modo con el cual se reconoce la capacidad que tienen los seres humanos de afrontar las adversidades, soportarlas y aún salir fortalecidos de esas adversidades, de esos traumatismos que la vida inevitablemente nos depara.

Seguir leyendo Qué es y cómo nos ayuda la resiliencia en la elaboración del duelo

A los padres de RENACER



Nosotros fuimos y somos
Padres desprovistos del tesoro más grande
Que en la vida se puede tener
Un hijo, una hija o varios
A quienes les dimos y les damos
El cielo, la tierra y cada amanecer
Llegó un instante en el que nos envolvió
Una neblina oscura y negra
Que de nuestra vida los arrancó.
 
II
 
Poco a poco, paso a paso
Renacer nos fue juntando
Y aprendimos a quererlos
Y a tenerlos a nuestro lado,
Sonriéndonos, alentándonos
Desde la fotografía
Desde el alma
Desde el azul insondable.
 
III
 
A todos los padres y madres de Renacer
Mi amor en este día
Porque son mis amigos, mi familia,
Una estrella que ilumina mi vida
Gracias, padres, por darme siempre
El buen ejemplo
Entre lágrimas os sonrío:
Yo también, como vosotros
Sufro y espero
Pero todos mientras tanto
Me brindas compañía y amor
Y consuelo
Y yo lo agradezco
 
LUCIA (MAMÁ DE EMILIO GERMÁN)
Grupo Renacer Avellaneda

COMPRENDIENDO EL DOLOR “… Mi hijo ha muerto”


Los Amigos Compasivos, Grupo de Apoyo Nacional, existente en Estados Unidos, han elaborado una guía que constituye la base de este documento y que acercamos a nuestro grupo, con adaptaciones de lenguaje, reflexiones adicionales con comentarios, y sistematización de los ítems, para promover su discusión y análisis.
Daniel y Gabriela Vítolo

QUE PASA CON MI DOLOR
  El dolor con sus altos y bajos dura mucho más de lo que la sociedad en general lo reconoce. Sea paciente con usted mismo.
  El dolor de cada persona es individual (único). Usted y su cónyuge van a experimentar y enfrentar el dolor de distinta manera.
  Es importante conocer que los procesos de dolor son distintos en cada persona, y que ello puede traer una serie de inconvenientes en las relaciones de los matrimonios y de la familia misma. Por ello es fundamental fijar este concepto: cada dolor es único e individual. Hay que evitar observar la manifestación del dolor del otro con espíritu o actitud crítica; ello llevara solamente a un distancia-miento, o a alimentar sentimientos negativos que ahondarán más profundamente tu dolor.
  Del mismo modo, ante la muerte de un hijo el matrimonio sufre. El apoyo que cabría esperar entre los esposos rara vez ocurre ante la muerte de un hijo. Ambos atraviesan por el dolor máximo y ni el marido ni la mujer tienen capacidad de apoyar al otro. Están quebrados ellos mismos, desintegra-dos.  
  No esperes que tu cónyuge comprende o solucione el dolor tuyo; ni la forma en que tu lo vives; pues cada uno debe atravesar la tragedia por su propio camino. Sin embargo respétense mutuamente en su dolor, y será ese respeto el que los fortalecerá en un camino que convergerá – finalmente – en lo que los une: el amor mutuo y el dolor mutuo.
  En materia de dolor no hay tiempos, ni todos los procesos pueden asemejarse. Sin embargo, lo que la experiencia indica es que hay una primera etapa donde el dolor se siente como una opresión permanente, constante y desgarradora; una segunda etapa donde se producen apariciones cíclicas de este síntoma; y una etapa final de estabilización donde el recuerdo de tu hijo comienza a manifes-tarse como una “emoción”.
  Es muy importante ser paciente y no exigirse más de lo que uno puede dar. No hay ninguna obligación de ser “fuerte”. Permítete sentir, con toda la intensidad que desees, el dolor y la ausencia. El proceso del duelo no podrás ignorarlo. Antes o después aparecerá. Todo indica que cuanto antes lo encares y más profundamente lo vivas, más oportunidades tienes de poder salir airoso de él. Como alguien lo ha ejemplificado: es necesario sufrir para dejar de sufrir.

Seguir leyendo COMPRENDIENDO EL DOLOR “… Mi hijo ha muerto”