Parte de guardia de Damián Acosta


Jorge Acosta, papá de Damián, nos envía una copia del “Libro de Guardia” del Grupo Scout de Villa Adelina. En el Damián escribe el parte de guardia.

Estimados amigos y hermanos scout del 108:

Por medio de estas letras quiero hacerme presente entre ustedes y contarles en forma muy resumida, la hermosa experiencia que significó para mi formar parte del escautismo en el mejor grupo de amigos, a mi parecer, que se puede encontrar en el mundo, el grupo scout Nº 108.
Yo siento que aproveché al máximO mi estadía en el grupo: conocí lugares hermosos, fui a campamentos nacionales e internacionales, cosa que no todos tienen la oportunidad, profundicé mi amistad con el maravilloso grupo de compañeros que se había formado, con los chicos de mi camada, con los que estuve durante 6 años, que en realidad fueron como un pestañeo; con los que empecé a conocer después, que a pesar que no éramos de la misma edad, congeniamos igual, y con las chicas de la comunidad que no las cambiaría por nada. En esos años tuvimos miles de vivencias: nos peleamos, nos ayudamos, nos escuchams, nos desilusionamos y nOS conocimos, entre otras muchas cosas.
Yo estoy muy conforme con las experiencias que tuve dentro del grupo: hice cosas Útiles, otras que no servían para nada, en los raiders me olvidé todos los nudos que Marcelo me enseño en los scout, perdí como 800 estacas y no paré un segundo de discutir con mis compañeros para después reirme hasta que nos faltaba el aire; sentarme al lado del río en los campamentos después de haber comido dos platos de asado y estar rodeado de algunas de las personas que más querés en el mundo.
Yo no digo que estas cosas no las podes encontrar en otro lado que no sea en elescautismo pero puedo asegurar que no se aprecia de la misma manera y si eso no es aprovechar la vida al máximo, yo no sé que esperás encontrar acá.
Son estas pequeñas cosas de la vida las que hacen que uno sienta ganas de levantarse a la mañana y vivir la vida con cada día por delante de otro.
Baden Powell dijo que hay que dejar el lugar donde uno estuvo mejor de cómo lo encontrÓ y yo pienso que no sólo estamOS tratando de hacer eso sino también, gradualmente, mejoramos nuestra calidad de personas y seres humanos,
Ahora me despido, pensando en que mañana va a ser un nuevo día para poder hacer algo nuevo, o volver a vivir la misma rUtina, pero siempre con la frente en alto y pensando que eso que estoy haciendo, eso que hice o eso que voy a hacer, está ayudando no solo al prÓjimo, además me ayuda a mi.
Me despido con un fuertes apretón de mano izquierda, esperando ansioso el momento de reencontrarme con todos ustedes,
Buena Senda

Escorpión Locuaz, 25/9/2003 .
Damián Acosta