Una Historia de Amor


 

Homenaje a Nicolás

 

 Estrella fugaz que surcó el firmamento, iluminado nuestro camino

 

 

De parte de quienes vinimos, entramos, nos ayudaron, nos abrazaron cuando

Renacer era una cosa ya hecha”

 

Por  Ulises, Ana y Enrique de Renacer Congreso- Montevideo Uruguay

 “Por la Esencia de Renacer”

 20 de Mayo de 2009

 

 

 

 

 

“A través de estos años que fueron años duros y difíciles, tuvimos muchas

dificultades y tuvimos problemas y tuvimos enemigos; tuvimos problemas

de afuera y tuvimos  problemas de a dentro […] queremos contarlo, porque 

para muchos de ustedes Renacer era una cosa ya hecha que estaba

cuando vinieron, entraron, los ayudaron, los abrazaron, pero se preguntaron

¿cómo nació Renacer? ¿cómo se originó? ¿qué dificultades tuvo que pasar?

¿cómo creció? ¿cómo llegó a ser lo que es ahora?”

Gustavo Berti en Huerta Grande 2003

  Seguir leyendo Una Historia de Amor

Así comenzamos …


Cacho Divizia

Año 1993, hacía 30 días que nuestra hija, en el mes de febrero, había hecho su graduación en la vida y egresó de ella. Todavía no entendíamos qué había pasado, con ella, con nuestras vidas, sumidos en la confusión y el dolor.

 Una siesta mientras Tatá dormía, yo miraba una película alquilada, probablemente sin saber qué veía. Cuando una pesadilla la despierta, al cortar la película, “casualmente”, queda sintonizado un canal por cable donde Mónica Gutierrez entrevistaba a unos padres que habían perdido hijos. Eran padres y madres de Renacer.

 Anotamos un teléfono y al final del programa, hablamos con Graciela Canteros, nuestro primer contacto. De ella recibimos además de afecto, un sobre con apuntes, artículos, notas, y allí nos enteramos quienes habían fundado los grupos, Gustavo y Alicia Berti.

En medio del dolor, saber que había otros como nosotros, era una lucecita de esperanza, en medio de la oscuridad. Hablamos con Gustavo para decirle que queríamos verlos, viajar a Río Cuarto, y él nos informa que “casualmente” estaba ahí un tucumano con su hijito, era el querido Jorge Sattle que había perdido su hijita Mariana en España.

 Estas “casualidades” sincronizadas, dieron base al inicio de los encuentros, a los que se agregó José Bulacia. En el inicio, éramos tres hombres y una mujer, reunidos sin saber qué hacer, con la voluntad de aferramos a la vida, sin saber cómo.

Se fueron agregando otros padres y madres y cuando para setiembre vinieron Gustavo y Alicia, ya éramos un grupo de 20 personas. La charla que dieron en el Colegio del Huerto, fue realmente fundacional, allí empezamos a entender que seguir viviendo era posible, allí sembraron ellos con todo su amor y ternura, la semilla de la esperanza, allí comenzó en serio Renacer Tucumán. La experiencia de estar con padres genuinamente recuperados, fue mucho más que todas las palabras que escuchamos y que sirvieron de guía. El objetivo de hablar de nuestros hijos sin sufrimiento, poder hacerla con amor y sin dramatismo, no era un sueño, allí estaban los Berti dando testimonio de ese amor por Nicolás, pero volcado sobre nosotros como un bálsamo. Ese hijo debía sentirse orgulloso de esos padres, ¿ Qué padres no querrían que sus hijos se sintieran igual respecto a ellos?

Han pasado 16 años, más de 1500 padres han pasado por Renacer Tucumán, hemos compartido dolores y risas, nos han hermanado los afectos, los hijos que se han ido, han retornado en las sonrisas y el cariño de los padres que conocimos, la pérdida del principio se ha convertido en un granero de amor.

Ha debido morir el grano para dar mucho fruto.

Los Ángeles están prestados


Publicado en el diario El Eco de Sunchales el día 12 de diciembre de 2008, envíado por Alicia y Eduardo padres de Julieta.

julieta

Oscar Capobianco, un escritor de Buenos Aires que conoció a la joven Julieta Postacchini Avenali, deja un hermoso mensaje cuando se cumple este 12 de diciembre un mes de su fallecimiento.
Fuente: Oscar Capobianco, escritor de Buenos Aires
 

 

 
 
“En la vida pedimos ayuda para entender la vida. Según nuestra fe, rezamos en la iglesia que más se acerca a nuestra idea de Dios. Mientras un católico se inclina ante Jesús, en la Capilla, un judío se inclina ante la idea de un Mesías todavía ausente.

Pero todos, desde algún lugar de su corazón, más que desde la lógica racional de la Tierra, quisiéramos tener una ayuda inmediata, un ser que custodie nuestros pasos, para no errar, para no caer en el “pecado”, o la falta.

Así surgen los ángeles, libres de dogmas, de doctrinas y convenciones religiosas.
Existen más allá de las ideologías y de las épocas. Provienen del corazón de la Verdad Universal. No fueron gestados por hombres y mujeres imperfectos, tampoco por semidioses ni dioses del Olimpo. Existen en el núcleo de la Vida Universal, en un nivel de conciencia que todavía nos cuesta comprender. Estamos muy ciegos y sordos (aún con el perfecto funcionamiento de esos sentidos) para aceptar la maravillosa energía del amor que rige al universo y pone todo en su lugar y en su tiempo.

Porque vivimos contrariando a las Leyes, nos quejamos después cuando esas Leyes nos sacuden y reubican al pretender doblegarlas o incumplirlas.

Los ángeles tienen misiones específicas, tareas de más alto sentido espiritual que ilustrar un óleo colgado en la pared o componiendo un vitraux de las iglesias. Los ángeles llegan a nuestra vida, en forma de amigos, de hijos, de colegas… y no los reconocemos. No terminamos de entender su palabra pacificadora, ordenadora. Sólo queremos llevarlos, inducirlos a coincidir con nuestra limitada capacidad de comprensión. Cuando integran nuestras familias, componen el aula en una escuela, o irrumpen en un grupo cualquiera para dar su ayuda de orientación, de recuperación del valor esencial, solemos decir que es alguien que piensa distinto, casi desmereciendo su altísima capacidad de amor y servicio.

Muchas veces, permanecen un pequeño período en nuestro mundo material. Otras, son 15 años los que regalan a la familia que los alberga. Y dejan su marca, su huella de pasos sutiles, pero tan bien asentados en la verdad. Algunos de esos ángeles, son artistas, son flores humanas, son fragancia celestial. Y tienen nombres terrenos. Y hay gente que tuvo el privilegio de conocerlos. Gracias, Julieta Postacchini Avenali. Gracias por haberme dado el privilegio de compartir tu tiempo por aquí, donde seguiremos caminando con tus enseñanzas.

Ahora, Dios te recuperó. Te había mandado a cumplir con lo que tan bien hiciste. Yo no olvido y nunca lo haré, que no nos pertenecías.

Porque los ángeles están prestados… Sigue tu camino de luz hacia la Luz”.

Oscar Capobianco
(en homenaje al privilegio de haberla conocido)

14/11/2008

www.oscarcapobianco.com

El sentido de la vida tras la pérdida de un hijo


Sociedad – 13/5/2009

sunchales1EL ECO DE SUNCHALES

 

 

El apoyo mutuo es decisivo; nada mejor que compartir con pares que han pasado por lo mismo para facilitar, con amor y contención, el largo camino a recorrer: el proceso del duelo. Cada uno se transforma en espejo del otro: verse reflejado alivia y da esperanzas al recién llegado. Al escuchar en el grupo tantas alternativas y enfoques posibles, el nuevo integrante puede encontrar referentes que le ayuden a elaborar sus propias respuestas frente al dolor.

Fuente: Maximiliano Volpato – El Eco de Sunchales

sunchales2

A quien pierde a sus padres, se le llama huérfano; a quien pierde a su cónyuge, se le llama viudo; pero el dolor de perder a un hijo, no tiene nombre. Alicia y Eduardo han pasado por esta traumática experiencia, y hoy forman parte de Renacer, un grupo de ayuda mutua compuesto por padres que deben enfrentar la muerte de uno o más hijos, y que recientemente abrió una filial en nuestra ciudad. 
Cuando ocurrió la tragedia, Alicia comenzó a recibir correos electrónicos de Jorge, un hombre a quien ni ella ni su marido conocían. Esta persona le decía que también había perdido a un hijo, y de alguna forma Alicia se sentía reconfortada por las palabras que contenían aquellos mensajes. Al cabo de un tiempo, Jorge comenzó a hablarle de Renacer, un grupo que fue fundado por el matrimonio Berti en Río Cuarto, Córdoba, a fines de 1988, y que hasta el día de la fecha se expandió por casi todo el país y también por Uruguay, Paraguay, Chile, Panamá, Méjico e incluso España. Alicia no dudó en ponerse en contacto con miembros de esta agrupación, quienes ante su insistencia llegaron excepcionalmente hasta nuestra ciudad, siendo el procedimiento habitual que sean los padres interesados en abrir una filial quienes viajen hasta Córdoba. Así fue como, luego de recibir la instrucción apropiada, Alicia y Eduardo consiguieron, junto a otros padres, realizar la primera reunión de Renacer Sunchales en el Centro de Jubilados y Pensionados de nuestra localidad. 
El pasado sábado a las 18:00, en la Escuela N° 379 «Florentino Ameghino», unas veinte personas se dieron cita en lo que se constituyó como la segunda reunión del grupo. Hombres y mujeres de diferentes edades, con ocupaciones y realidades distintas, pero unidos por un mismo dolor, ése que sólo quienes lo padecen pueden comprender: el de haber perdido a un hijo, independientemente de la causa que produjo esa pérdida. Los grupos Renacer no cuentan con asistencia médica, religiosa o psicológica, pero tienen como orientación general los principios de la logoterapia de Viktor Frankl, que insiste en buscar un sentido a la vida por el cual vivir. Los grupos son gratuitos, no pertenecen a ninguna secta, religión, partido político u organización institucional alguna, y para participar sólo es necesario querer recibir y dar ayuda. Estos padres saben que el dolor provocado por la pérdida del ser amado no desaparecerá nunca, pero que el sufrimiento, al ser compartido, se hace más leve. 
Sentados en sillas y formando un amplio círculo, quienes integran Renacer van compartiendo por turnos sus experiencias, procurando respetar una serie de pautas explicitadas al comienzo del encuentro: no excederse en el tiempo utilizado al tomar la palabra, escuchar atentamente a quien está hablando, evitar dar consejos o hacer interpretaciones, entre otras. Nadie es presionado para socializar su experiencia, su dolor: sólo habla quien sienta el deseo de hacerlo. Por otra parte, las emociones no son reprimidas, y en cuanto el llanto aparece, comienzan a circular con absoluta naturalidad los pañuelos descartables. Pero el grupo pretende ser mucho más que sólo un paño de lágrimas, y cuenta con una serie de objetivos, entre los que se destacan: buscar el crecimiento espiritual de los participantes para poder trascender el dolor, encontrándole un significado a la pérdida y un nuevo sentido a la propia existencia; aprender a comprender y aceptar la muerte como parte de la vida; reducir el sufrimiento, tratando de favorecer la adaptación a la nueva realidad. Es un espacio de contención y ayuda en el que sus miembros, por haberlo sufrido en carne propia, comprenden perfectamente lo que siente quien se encuentra a su lado.  
Como bien dijo una de las integrantes de Renacer Sunchales, a diferencia de otros grupos de autoayuda (como Alcohólicos Anónimos), éste posee la particularidad de que sus integrantes no se acercan a él por lo que tienen (como por ejemplo, una adicción al alcohol), sino por una carencia. Al finalizar el encuentro, Alicia expresó que las puertas del grupo están abiertas para todos aquellos padres que sientan la necesidad de integrarse al mismo, pero a su vez manifestó su anhelo de que el número de miembros no continúe creciendo. A simple vista, esta declaración parece una contradicción, pero no lo es. 
 
Reuniones 
Quienes integran Renacer Sunchales desean agradecer especialmente a Leonardo Castellano (presidente de la Asociación Cooperadora de la Escuela «Gral. Savio»), a El Refugio, al Centro de Jubilados y Pensionados, a los directivos de la escuela «Florentino Ameghino» y a los medios en general. 
Las reuniones del grupo serán los segundos y cuartos sábados de cada mes en la Escuela «Gral. Savio» a las 18:00. Los interesados pueden contactarse a los teléfonos 420477, 15416441 y (02355) 15648844.

Malditas picadas: Acto


Pato por siempre…

Malditas Picadas

Viene preparando algo muy especial para el mes del cumpleaños de Matías  y te quiere invitar.
Marchamos el  Sabado 16 de Mayo desde Alvear y Pte. Perón del Partido de San Martín a las 18.30 Hs. hasta la plaza San Martín, horario estimativo de llegada 20 Hs.
 Te pedimos que vengas con bombos pitos y cornetas por que la marcha será con mucho ruido y con la consigna:
Despierta San Martín, las picadas Callejeras MATAN!!!!
Al llegar a la plaza se descubrirá una exposición Fotográfica de la Vida de Matías y se proyectaran vídeos de CONCIENTIZACIÓN!
NECESITAMOS DESPERTAR A SAN MARTÍN Y A TODO EL PAÍS!!! TE PEDIMOS QUE TE ACERQUES QUE MARCHES CON NOSOTROS O QUE VENGAS AL ACTO DE LA PLAZA…
Como podes ayudar: reenviando el mail a todos tus contactos, poniéndolo en tu flog, blog ó haciéndote miembro del grupo de Face Book “Malditas Picadas” e invitando a tus amigos a la marcha!
El 1 de Mayo murió Joel de 3 años por una maldita picada… NO necesitamos mas muertes para tomar conciencia… Denuncia estos actos criminales… Te puede pasar a vos!
www.malditaspicadas.org

Grupo Renacer redescubre el sentido de la vida en Esperanza


Publicado el 28 de Abril de 2009 en el diario El Litoral.

Nació el 8 de abril de 2006 en el departamento Las Colonias

“Sí a la vida a pesar de todo” es el lema que convoca a los miembros de Renacer a sus reuniones bimensuales. A pesar del dolor, el esfuerzo y el empuje mutuo los une en una gran familia, permitiéndoles compartir y fortalecerse en las pequeñas grandes alegrías.

Corresponsalía Esperanza

interior@ellitoral.com

En esta ciudad, Renacer nació el 8 de abril de 2006. En la actualidad, se reúnen los segundos y cuartos sábados de cada mes en la Escuela Centenario de la Colonización, a las 17.30.

En diálogo con El Litoral, integrantes del grupo comentaron que transitan estos primeros tres años de vida “con muchas expectativas de ver cómo seguir avanzando, tratando de armar una biblioteca y con algunos proyectos que nos resultan interesantes de emprender”.

En tal sentido, manifestaron que “lamentablemente, llegan al grupo nuevos papás, con nuevos casos de hijos que parten antes que ellos. A partir de ese acontecimiento tan doloroso y tan triste, surge esa necesidad de armar el grupo. Cualquier persona que está pasando por un duelo profundo puede acercarse”.

Al referirse a la participación en este grupo, María Rosa dijo: “Me siento muy bien, muy acompañada. Ante una pérdida tan irreparable como es la partida de un hijo, te puede contener el entorno familiar, pero no te podés expresar como lo hacés en el grupo, donde puede haber tanto llanto como alegría y todo se comparte. Sin el grupo no hubiese salido adelante. Creo que la enseñanza “Renacer’ no es sólo para el dolor, sino para todo ámbito de la vida porque nos deja cosas positivas. Precisamente, de a poco aprendimos a renacer de otra manera”, opinó la mujer.

Para Hortensia, asistir a este grupo “es un compromiso que asumimos. Uno espera ese sábado, ese encuentro y ese abrazo así como también brindamos nuestro abrazo al papá que llega por primera vez”. Además, “siempre se aprende algo. Si no es para ese momento, seguramente lo será para otros días porque, a pesar del tiempo pasado, tenemos nuestros bajones anímicos”.

Para Juan Carlos, “el paso del tiempo ayuda. Durante todos estos años fuimos aprendiendo cosas que no sabíamos, las aplicamos y ahora tratamos de compartirlas con otras personas para ayudarlas también a sobrellevar esta angustia tan particular”.

El encuentro esperado

Por su parte, Mari espera cada encuentro del grupo. “Lo espero para reencontrarme con mis hermanos en el dolor, en todo lo que estamos pasando. La partida de un hijo no se compara con nada. En mi caso, perdí dos hijos y es muy duro. Por eso, espero ese sábado para que me den ese empujón y ese abrazo que necesito, esa ayuda y fuerza para seguir en la semana”.

Mirta hace dos años que perdió a su hija. “El grupo me ha servido muchísimo, tanto a mí como a mi esposo, para aprender a vivir de esta nueva manera, sin ella y pudiendo disfrutar de mis otros hijos que tanto amor me dan y son tan importantes en mi vida. A pesar de todo lo doloroso, he aprendido a vivir de esta manera y disfrutar de todo, desde lo más pequeño y sencillo. Muchas veces te resentís con la vida, te preguntás por qué a mí, a nosotros. Entonces, el estar en contacto con otros papás que han pasado por la misma situación y dan lecciones de vida continuamente, haciendo un esfuerzo para levantarse para vos, es un ejemplo que te da mucha fuerza. Es minuto a minuto. Se forma una verdadera familia, compartiendo plenamente los dolores y las alegrías que se viven de una manera increíble. Todo progreso o avance que hace el compañero es una alegría y una esperanza para el resto del grupo”, mencionó.

Finalmente, tomando las palabras de Alicia Berti, quien junto a su esposo Gustavo crearon Renacer, Silvia sostuvo que “en los primeros momentos es todo dolor y nos sentimos vacíos. Entonces, lo importante es ir de a poquito dando amor. Y cuando el amor cubre todo nuestro corazón, ya no hay más dolor. El dolor en algún momento pasa, queda una dulce nostalgia, que tal vez nosotros no alcanzamos a sentir porque todavía nos falta recorrer camino. La enseñanza que nos deja el dolor es una de las más caras, en todo el sentido de la palabra”, concluyó.

Grupo Renacer redescubre el sentido de la vida en Esperanza

Integrantes de Renacer expresaron su opinión acerca de la experiencia personal que los llevó a ser parte de este grupo.

Reunión del grupo Renacer


Publicado en el Diario La Opinión de Rafaela – Pcia. de Santa Fé – Argentina.

Sábado 2 de Mayo de 2009

La Región

Reunión del grupo RenacerSUNCHALES (De nuestra Agencia). – Tal como se anunciara oportunamente, en esta ciudad se ha creado el Grupo Renacer de ayuda mutua de padres que enfrentan la muerte de sus hijos.
La primera reunión se llevará a cabo hoy, a partir de las 9 en “El Refugio” (Juan B. Justo y Crespo).
Mayores informes podrán requerirse   (03493)…  – (03493) 15 416441 – (02355) 15 648844 no se contestan mensajes de texto.OBJETIVOS

Los grupos Renacer tienen como meta buscar el crecimiento espiritual para poder trascender el dolor, encontrándole un sentido a la pérdida.

  • Rescatar el mensaje de amor que nos dejaron nuestros hijos y devolverlos en la medida de que somos capaces.
  • Aprender a comprender y aceptar la muerte como parte de la vida.
  • Reducir el sufrimiento. Tratando de favorecer la adaptación a la nueva vida, luego de la partida de un ser querido.
  • Grupo existencial. Como escuela de vida, apoya a los padres en proceso de hacer el análisis de su existencia, rescatando todo lo bueno e intentando ayudar a cambiar donde deba hacerlo.
  • Ayudar al nuevo doliente, porque lo necesita y lo necesitamos. La mejor expresión es una frase de Víctor Frankll “el hombre que se levanta por encima de su dolor, para ayudar a un hermano, trasciende como ser humano”.
  • El grupo Renacer celebró sus 16 años de vida


     

    Publicado el 11 de mayo en el diario El Siglo de Tucumán.

    9801-imagen-large

    Lograron demostrar que ni siquiera el dolor más desgarrador que una persona puede sufrir, con es la pérdida de un hijo, puede superar la fuerza de la fe y la esperanza, menos aún cuando se tiene un espíritu dispuesto a contribuir por el bien del prójimo. Son los padres que integran el grupo de autoayuda Renacer, que celebraron los 16 años de la creación en Tucumán de este especio que transformó el dolor en la convicción más férrea del poder de la ayuda y el acompañamiento.
    En este marco, es que ayer se realizó en la plaza Independencia el cierre de las jornadas internacionales que comenzaron el viernes pasado, con la presencia de unos 400 padres de otras provincias y países de Latinoamérica donde está presente Renacer. Con palabras alusivas sobre el esfuerzo y los progresos que se presentaron en este nuevo año, la actuación de la Banda de Música de la provincia y la suelta de globos y palomas, se puso fin a las actividades que lograron un gran nivel de participación de padres que perdieron la vida de algún hijo.
    Divididos en seis talleres y abordando diferentes aspectos de esta dura realidad, los integrantes del grupo no descuidaron como todos los años a los miembros nuevos que sufrieron el reciente fallecimiento de sus hijos.En rigor, esta es la prioridad que establecen cada año, el de otorgarle respaldo y asistencia a quienes tienen la herida más reciente, sin descuidar las cicatrices de los miembros anteriores.
    Cabe resaltar que si bien el grupo Renacer contiene a padres, también asisten abuelos, hermanos, tíos y familiares directos.
    El grupo en Tucumán tiene 16 años de existencia y se reúnen los segundos y cuarto lunes de cada mes en el Colegio Suizo (Mendoza 149), a las 20.30.

    Notificaciones por e-mail de las novedades del Blog


    Puede recibir en su cuenta de e-mail las notificaciones y comentarios que realizan los visitantes del Blog.

    Si desea ser notificado por e-mail de los comentarios que hacen los visitantes de este blog:

     Haga CLICK aquí para suscribirse

    Si desea ser notificado por e-mail de los artículos que se publican en este blog:

    Haga CLICK aquí para suscribirse

    Grupo de ayuda para padres que han perdido a sus hijos


    Publicado en el Diario El Norte de San Nicolás el día 9 de mayo de 2009

    Grupo de ayuda para padres que han perdido a sus hijos

    “Renacer”
     
    La ONG existe desde 1988 y fue fundada por padres que sufrieron la pérdida de sus hijos. Desde el 30 de Marzo funciona en nuestra ciudad. Juani Trucco y María Rosa Abdelnour, son las madres coordinadoras de Renacer en su sede nicoleña. Esta es su historia y estos sus proyectos.

    Por Jasmín Marcachini

    Luciana está en todas partes, en fotos, en sus dibujos, en la sonrisa tímida de su mamá, entre retazos de una vida de recuerdos y primeras veces que no son.
    Las preguntas son muchas, son muchos los “por qué” que el silencio no logra responder, que no puede responder.
    Distintos motivos llevaron a estas familias a tener un dolor en común: la pérdida de un hijo.
    Las palabras se hacen pequeñas y los consuelos mínimos, comprender las partidas abruptas, la juventud arrebatada, se hace imposible en soledad.
    No hay soluciones, inmediatas o a largo plazo, el dolor, el recuerdo y la rutina están ahí. La vida sigue con sus horarios, con o sin nosotros.
    Aprender a vivir “a pesar de” dio origen a Renacer, una ONG formada por padres dispuestos a escuchar a quienes conocen el sentimiento de pérdida.
    Con 20 años de trayectoria, el grupo de autoayuda se basa en la atención y la confianza de padre a padre. Escuchar, contener, saber que aún queda vida por ser vivida. Familia, hijos, amor e incluso un futuro.

    “Alternativas”

    “Tenés dos opciones: seguir o resignarte, nosotras tratamos de seguir”, dice segura Juani. “Un poco por uno, por los que están, por los que se fueron. El dolor está y las preguntas también. Hay que buscar lo bueno y seguir” completa María Rosa. Se sienta una al lado de la otra, a veces intercambian risas, hay una foto de Sebastián -hijo de Juani- sobre la mesa, él esta presente en cada palabra.
    La vida las marcó y de alguna manera terminaron juntas. Luciana y Sebastián son la causa. Partieron demasiado pronto por distintas razones, una enfermedad, un accidente, un montón de recuerdos que a veces duelen y otras dejan una sonrisa amarga.
    “Renacer” se ha transformado en una oportunidad de ayudar a quienes deben enfrentar la pérdida de sus hijos. “¿Cómo hacemos para seguir cuando se va lo mejor de nuestras vidas? No es fácil. No tenemos soluciones, pero estamos dispuestas a escuchar, a ayudar” explica María Rosa, dos años pasaron ya sin Luciana, sus fotos y su sonrisa están ahí cuando uno voltea. “Aún tenemos tanto amor para dar, tanto para entender, escuchar… ¿qué mejor que ayudar a otros papás? Ese amor que nos brindaron nuestros hijos, que nos enseñaron, se lo damos a otros”, dice Juani, que tomó contacto con la ONG en 2007 y decidió crear el espacio en nuestra ciudad.
    Cada lunes a las 19 hs. ambas coordinadoras se reúnen en la escuela Nº 7(Cochabamba 236, por el contrafrente del establecimiento) donde reciben a los padres que desean compartir lo que sienten. “Muchos temen que el grupo sólo sirva para revivir el dolor, y es obvio que lo piensen. Es imposible no llorar cuando uno da el propio testimonio, pero nuestro objetivo es trabajar a partir de ese punto, sobre lo que viene después”, asegura Juani. Textos, escritos de profesionales o de padres que han decidido contar sus experiencias, son leídos durante las reuniones.
    “Muchos papás sienten culpa. Comprender que hay cosas que no dependen de nosotros, que hay cosas que no podemos manejar es parte del proceso del duelo”, dice una de las coordinadoras y agrega “En el grupo somos todos iguales, nos entendemos porque todos pasamos por lo mismo y tenemos que seguir adelante y “DECIR SÍ A LA VIDA A PESAR DE TODO”.

    Renacer
    La ONG nació en 1988 y fue fundada por el matrimonio Berti de Río Cuarto. Hoy en día, existen sedes distribuidas por todo el país, e incluso ha logrado trascender los límites nacionales con grupos en Uruguay, Paraguay, Chile, Panamá, México, El Salvador y España. Una de las particularidades de los grupos es que no cuentan con asistencia médica, religiosa o psicológica, aunque son prácticas que apoyan fuertemente.
    Las acciones de la organización están orientadas por los principios de la “logoterapia”, doctrina creada por el psiquiatra y neurólogo austriaco sobreviviente del holocausto Victor Frankl. Su propia experiencia como sobreviviente de Auschwitz, lo ayudó a comprender el vacío de quienes experimentan una situación límite. En palabras de Frankl: “EL HOMBRE QUE SE LEVANTA POR ENCIMA DE SU DOLOR, PARA AYUDAR A UN HERMANO, TRASCIENDE COMO SER HUMANO”.

    Puertas abiertas
    Ya sea para padres o familiares interesados en acudir al grupo, es posible conseguir información y asesoramiento en el sitio web oficial de Renacer: http://www.grupos-renacer.com
    Para aquellos que deseen acercarse a la sede nicoleña, pueden contactarse con sus coordinadoras a través del 03461-15681134. O presenciar las reuniones los Lunes de 19.00 a 20.30 hs. en la Escuela Nº7 – Cochabamba 236 (entrada por el contrafrente de la escuela), sin costo alguno.