Renacer es como un semillero de una humanidad más generosa y más compasiva.


 

“Quizá no haya mejor momento que éste, cuando se inicia un nuevo año, para reflexionar sobre nuestra posición frente a la vida, frente a nosotros mismos y frente a la comunidad, a través del Mensaje de Renacer.

Nosotros siempre hemos dicho, que fue una inspiración, ese mensaje fue dictado; ese mensaje no surgió de nosotros, por eso decimos que no es obra nuestra, esto es obra de los chicos.

En la medida que llevemos el mensaje con amor, con convencimiento, con mucho respeto por cada uno de los papás, eso es Renacer.

Los grupos lo único que pueden hacer es mostrar, mostrar a través del ejemplo y que, cada uno, tome o no ejemplo de algo que vale, pero no podemos imponer valores.

En la medida que cada uno de nosotros nos veamos, nada más y nada menos que como mensajeros, sin pretender ser más que eso, las cosas van a andar bien.

Debemos ser fieles al mensaje y honestos con el mensaje, porque, en realidad, lo que cuenta es el mensaje.

Nosotros estamos en Renacer, no por méritos propios, sino por Nicolás, como está cada uno de ustedes por sus hijos, no estamos porque uno sea más capaz que otro o más inteligente, o lo que sea, estamos porque hemos perdido un hijo.

No nos olvidemos de eso porque, con el tiempo, cuando uno mejora, nos olvidamos un poco de eso y creemos que estamos por capacidad propia

La razón de ser de Renacer es ayudar a los padres en las reuniones, ayudar a los papás que vienen atribulados por el dolor, sintiéndose solos por primera vez en su vida y que van a una reunión y quieren que lo ayuden, eso es Renacer.

El verdadero Renacer es en el campo de batalla, allí donde está el sufrimiento, allí donde las personas requieren de aquellos que ya han pasado por este camino.

Ayudar, es amor, es ese amor incondicional, eso significa darse al otro, desde lo mejor de mí para encontrarme con lo mejor del otro y aceptarnos como somos, porque todos tenemos defectos que pueden molestar al que está enfrente o al que está al lado, entonces tratemos de encontrarnos con lo mejor del otro.

Entonces es un encuentro realmente de pares.

Seguir leyendo Renacer es como un semillero de una humanidad más generosa y más compasiva.

Apoyo para sobrevivir cuando tu hijo se ha suicidado.


  Una institución norteamericana que apoya en un programa nacional a padres que han perdido  a sus hijos ha  elaborado una breve guía para ser utilizada como documento de trabajo en los grupos de autoayuda en los casos de padres cuyos hijos se hayan quitado la vida.. Hemos tomado esa guía y, con algunas adaptaciones de lenguaje y de concepto y comentarios adicionales la presentamos al grupo como documento de trabajo.
(Daniel y Gabriela Vítolo )

1.- QUE DEBERÍAS SABER RESPECTO DEL SUICIDIO

* El acto definitivo  por el cual una persona se quita la propia  vida nunca puede ser completamente predictible para ninguna persona , hasta que sucede.

* Algunas personas pueden exteriorizar ciertos signos, comportamientos, o  ideas que constituyen advertencias reveladoras respecto a sus intenciones. Sin embargo, dichos signos pueden se tan imprecisos o codificados , que inclusive ara un consultor con experiencia, o un profesional entrenado, pueden pasar inadvertidos.

Seguir leyendo Apoyo para sobrevivir cuando tu hijo se ha suicidado.

Oración para un bebé querido


Extraído del “Capítulo 2 – El comienzo de la Vida” del libro “La muerte y los niños” , de Elisabeth Kübler Ross.

 

  

No te conocí nunca, pero te amé.

No te tuve en brazos, como hace una madre.

Contigo enterré mis esperanzas y sueños por un hijo desconocido al que nunca vi.

Pero también enterré el amor en mi corazón y la tristeza de saber que debemos separarnos.

Y ruego a Dios que haga por ti todo lo que yo hubiera hecho.

Que guarde a mi bebé a salvo

para que ría y juegue cuando llegue la primavera.

 

 

 

Un amigo, 1977.

Usted preguntará; porque reímos …


Reunión de hermanos realizada el 25 de enero de 2010. Envío de Luis Mario Corazanitte.

 

 

Si los nuestros quedaron sin abrazos,
y nuestro corazón  un día se hizo añicos
Usted preguntará por qué reimos…

 

Reimos porque el río está sonando,
y cuando el río suena,  suena el río.
Reimos porque somos sobrevivientes
y nuestros muertos nos quieren alegres.
Si cada noche siempre es una ausencia
y cada despertar un desencuentro
Usted preguntará por qué reímos…

 

Reímos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la Vida
y porque no podemos, ni queremos
dejar que nuestra risa se haga cenizas.
Reímos  porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto, ni la bronca.
Reímos porque aún tenemos esperanzas
y porque venceremos la derrota.
Reímos porque el Sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo, en aquel fruto
cada pregunta tendrá su respuesta…

                                     Mario Benedetti ( adaptado)

Gracias Marianita por la foto de la reunión !!!

 

 

__._,_.___

Enlaces para facilitar la búsqueda


El blog día a día va creciendo tanto en cantidad de información que hay en él como en  la cantidad de visitas diarias.  En los siguientes enlaces podrán encontrar con mayor facilidad información, entrevistas, artículos y referencias relacionados con los nombres mencionados:

Alicia y Gustavo Berti

Carlos Juan Bianchi

Graciela Canteros

José Divizia

Viktor Frankl

Elisabeth Kübler Ross

Harold Kushner

Elizabeth Lukas

Estos enlaces hacen uso del cuadro “BUSCAR” contenido en la columna izquierda de la ventana principal del Blog.

Nos reunimos independientemente de la edad y de la razón o causa de la partida de nuestros hijos


Extracto de las palabras  de “Alicia y Gustavo Berti – Encuentro en Renacer Congreso (2006)”

Gustavo:

Hay un tema que no tocamos que es el que atañe a la causa de la partida de nuestros hijos.  Nosotros nos reunimos independientemente de la edad y de la razón o causa de la partida de nuestros hijos, porque eso, en el fondo, no tiene mayor importancia; la causa de la partida, enfermedad, accidente, asesinato, suicidio o lo que fuere, no es nada más que el ropaje que se pone la muerte para venir de visita y como somos todos distintos, cada uno de nosotros va a tener su propia muerte y van a ser todas distintas. Mientras en el mundo exterior muchas cosas nos separan, como la edad, la nacionalidad, la pertenencia a un partido o ideología política o a un club de fútbol, o razones sociales o lo que fuere, en Renacer trabajamos con aquello que nos une y lo que nos une es el hecho de que todos hemos entregado hijos a la vida antes de lo que hubiésemos querido, eso es lo mismo para todos nosotros. Ustedes noten que decimos hemos entregado y no decimos nos han arrebatado, se debe al hecho de que cuando hemos sido capaces de darle permiso a nuestros hijos para que se vayan físicamente de nuestra vida, es un entregarlos a la vida. De esa manera yo jamás voy a decir que la vida me arrebató un hijo y es mucho más dulce poder decir yo entregué mi hijo a la vida.

10º ANIVERSARIO DE RENACER BARCELONA


VI – ENCUENTRO DE PADRES DE RENACER ESPAÑA

Bienvenidos y Bienvenidas,

Queremos invitaros a compartir con nosotros nuestros primeros diez años de RENACER  BARCELONA, en España.

Los días 15, 16 y 17 de octubre del 2010 realizaremos el encuentro en Barcelona,  éste se realizará en el recinto del Seminario Salesiano  “Martí Codolar” ubicado en la Avda. Cardenal Vidal i Barraquer, 1, que se encuentra en la ciudad próximo al Valle Hebrón. La parada de metro más cercana es Montbau en la Línea 3  de color verde. Los autobuses son los siguientes: 10, 27, 60, 73, 173, 76.
Si queréis ver los detalles del lugar donde se realizará el encuentro lo encontrareis en la página web del seminario www.marti-codolar.net  también veréis fotos e información del centro.

Más adelante ya daremos detalles de toda la programación del encuentro y las distintas actividades que realizaremos. Este primer contacto, es para dar a conocer el Encuentro de padres de Renacer Barcelona, y para confirmar vuestra presencia para esos días junto a todos nosotros.

Por lo tanto, estos son los detalles de la inscripción:
Viernes 15 cena y alojamiento, sábado 16 pensión completa, y domingo 17 desayuno.
Para los que queráis  habitación doble o triple el precio es de 85 euros por persona,  para aquellos que quieran una habitación individual el  precio es de 95 euros por persona.  Antes del 15 de Marzo se deberá enviar un 20% del precio para reservar las habitaciones al número de cuenta 3025  0001  15  1433424394  de la Caja de Ingenieros, pagando posteriormente el total un mes antes del encuentro, o sea, en Septiembre. Os rogamos que cuando hagáis la transferencia indiquéis vuestro nombre y población, y nos enviéis un email a cualquiera de las tres direcciones para llevar la contabilidad de las habitaciones que se irán ocupando. Muchas gracias anticipadas.

Debido a que la capacidad del Seminario es de sólo 89 habitaciones os sugerimos no dejéis para último momento vuestra participación. Os esperamos con ilusión y ganas de conoceros para algunos y de reencontrarnos para otros.

Si tenéis alguna duda o pregunta que hacernos, no dudéis en poneros en contacto con nosotros a través de estos emails o teléfonos:

Carlos:  renacerlloret@yahoo.es     616. 420. 994

Antonio:  antoniogonzalez.seguros@hotmail.com     656. 407. 977

Bego:  begabi@telefonica.net     687. 005. 363

Un fuerte abrazo a tod@s  y os esperamos.

RENACER BARCELONA

La ayuda mutua: una respuesta a la vida


 Suicidio Adolescente. Trabajo presentado por Susana Serra, mamá de Sebastián del Grupo Renacer Tandil en las jornadas de Suicidio Adolescente realizadas en la mencionada ciudad.

        La muerte de un hijo no diferencia circunstancias. Tampoco existe un  “dolorómetro” que dimensione cada situación. Enfermedad, accidente, crimen o suicidio son preguntas que la vida nos hace a los padres  sobrevivientes de nuestros hijos. La tragedia nos plantea un dilema existencial : ¿Qué hago? Y es en la respuesta donde encontramos sí una diferenciación, involucrando nuestros más profundos sentimientos y valores.
      En principio, la capacidad de respuesta es casi animal. Todo está a flor de piel. El dolor es total; es anímico, es físico, es espiritual . Duele el cuerpo y duele el alma. Es un dolor intangible, imposible de localizar. Es tan profundo el desgarro que bien puede llamárselo tortura. La razón se posterga al punto tal de sentir que nunca más podremos pensar con coherencia. Creemos enloquecer. El mundo gira alrededor y ya nada tiene importancia.
     Toda lógica natural ha sido trastocada. Sueños, proyectos, vivencias anteriores se alternan con imágenes del momento de la muerte. Hay un antes y un después. Nada, absolutamente nada de lo que suceda en el futuro será igual o parecido. La referencia para cualquier episodio de nuestras vidas futuras será, sin duda, la presencia física del hijo que murió. ¿Estaba él entonces? ¿Ella aún vivía? ¿ fue antes o después de perder mi embarazo? Ellos serán hitos imborrables en nuestras vidas.
     Parados en esta realidad buscamos excusas, evasiones que nos alejen de tanto sufrimiento y nos den urgente una respuesta. Sentimos que nuestro mundo ha estallado en pedazos y  ya nada ni nadie podrá recomponerlo. La búsqueda de respuesta a los porqué se hace obsesiva y tortuosa: ¿ porqué a mí? ¿ porqué a nosotros? ¿ porqué a él? ¿porqué a ella?… Yo tuve la culpa…él tuvo la culpa…si hubiese hecho…si no hubiese hecho…etc…etc. Una espiral de preguntas que crece imparable, insoportable.
     Nuestra conducta es incomprendida. Períodos de euforia alternados con etapas depresivas  llaman la atención de nuestro entorno.  Llanto descontrolado, tristeza, ira, malhumor, desinterés por las personas que nos rodean y más aún por el futuro del mundo. Nuestra vida es entonces esto de aquí y ahora. Esto que no queremos. ” quiero dormirme y no volver a despertarme” ” quiero morirme ahora” ” no puedo soportarlo” ” ES DEMASIADO, TENGO QUE HACER ALGO….” Y es en este “tengo que hacer algo” donde emerge íntegra la esencia humana.
     Cuando  se ha tocado fondo, cuando creemos que ya nada nos importa, cuando  hicimos miles de  preguntas  y no hallamos respuesta,  es allí cuando nuestra espiritualidad  emerge y se manifiesta como la instancia superior del hombre.
     La muerte de nuestros hijos nos ha mostrado la certeza de nuestra propia finitud y la necesidad de encontrar un sentido a nuestras vidas. Entonces ya no somos nosotros quienes preguntamos, es la vida que nos interroga. Ya no es el porque sino si no el para que de tanto sufrimiento.  Y responder significa tomar decisiones libres y responsables,  ya que nadie puede hacerlo por nosotros. En otras palabras: hacernos cargo de  nuestras propias vidas.
        Cuando ingresamos a un grupo de ayuda mutua, por una crisis existencial o por un sufrimiento espiritual, lo hacemos porque NO NOS GUSTA como nos sentimos, o como hemos sido, o como somos en ese momento. Esto implica desde el inicio un deseo consciente o encubierto, de una transformación interior, de ser distintos y sobre todo, mejores  personas  de las que hemos sido hasta entonces.
     La  transformación interior, cualitativamente  orientada hacia lo mejor, se obtiene sólo en el cambio existencial logrado a través de experiencias trascendentales, experiencias  que abren  un camino hacia la espiritualidad., la que se podría definir como un estado de conciencia ampliado, donde permanecen todas las funciones habituales, más otras adicionales y en el que predominan los valores más caros del ser humano: el amor incondicional, la solidaridad, la compasión (sufrir con) y la bondad.
     Cuando se logra salir de uno y sentir satisfacción por el bienestar del otro,  el ciclo de la  ayuda mutua se completa, aprehendiendo y aprendiendo que el hombre se ha completado como tal.  A decir de Víctor Frankl : “ el hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a otro ser que sufre, trasciende como ser humano”.
 
Suicidio: esa mala palabra
    
     Celebrando el 20º Aniversario de Renacer, en Octubre de 2008, en Córdoba, sus fundadores Alicia y Gustavo Berti creyeron conveniente y coincidimos en redefinir la denominación de los Grupos Renacer. Así, Renacer como “grupo de ayuda mutua para padres que han perdido hijos” quedó superado por “ Renacer: grupo de ayuda mutua para padres que enfrentan la muerte de sus hijos”.
     Y enfrentar la muerte de los hijos implica la aceptación del hecho como tal; sin eufemismos, ni engaños ni resignación. En principio, es habitual que los padres no puedan mencionar la palabra y prefieran llamarla accidente, desgracia o de cualquier otra manera para referirse al suicidio de sus hijos.
     La culpa aparece con mucha fuerza en los momentos iniciales del duelo, emparentada más con la fantasía que con la realidad. La culpa por lo que hicimos o dejamos de hacer, nos detiene en el vano intento de modificar hechos que ya fueron, pensando en lo que podría haber sido en lugar de lo que realmente sucedió, como si así pudiéramos borrar la muerte. El autocastigo nos hace olvidar nuestra condición de padres amorosos atribuyéndonos una desmesurada importancia, partiendo de una reflexión omnipotente, arrogante al preguntarnos: “¿ Cómo yo no pude ser tan perfecto como para…?”. Sólo partiendo de esta irrealidad llegamos a la culpa. Partiendo, en cambio, de la aceptación de nuestra humanidad falible e implícitas limitaciones, reflexionamos sobre nuestros vínculos a la luz de la realidad y vamos mitigando la culpa, equiparando el suicidio con cualquier otra causa de muerte.
      Renacer trabaja también la culpa a partir del reconocimiento de la inevitabilidad del hecho. A la pregunta: ¿Podemos hacer evitable el suicidio de nuestros hijos?  Respondemos que no lo pudimos hacer (tiempo pasado); pero sí podemos  ( presente y futuro) hacer que nuestra vida sea distinta, incluso mejor, elaborando sanamente el duelo. Para ello consideramos indispensables  cuestiones como: no idealizar, ni admirar, ni victimizar, ni juzgar al hijo por su condición de suicida, sino amarlo, respetarlo y aceptarlo aún en  su decisión de morir.
     Así, la actitud que nosotros asumamos será referente no sólo para nuestras familias sino también para toda la sociedad. Por ello, por ellos y por nosotros hoy estamos aquí.
     Muchas gracias.
 
Grupo Renacer Tandil
(02293) 44-7918
Mail: nuestroshijostandil@yahoo.com.ar

El poder de las cosas simples


Entrevista a Harold Kushner, traducción Adriana Coca mamá de Luciana.


¿Alguien me recordará cuando me haya ido?

El rabino Harold kushner le brinda claridad e inteligencia a esta vieja pregunta en su nuevo libro “Vivir una vida que importa: cómo resolver el conflicto entre consciencia y éxito” Esta exploración investiga nuestro deseo innato de adquirir grandes cosas, pero sin vender nuestra alma en el camino. Como en el bestseller “ Cuando a la gente buena le pasan cosas malas” , que le dio una mirada personal como rabino enfrentando la enfermedad mortal de su hijo, Kushner nuevamente trabaja con la Biblia, la literatura moderna, la psicología y sus 30 años de experiencia como rabino buscando respuestas. Su conclusión? Son las cosas somples, como las relaciones con amigos y familia y los pequeños actos de bondad, los que nos permiten cambiar vidas en pequeñas pero poderosas formas.

 

¿Qué te llevó a escribir sobre esto?

 

Por mucho tiempo, fui consciente de la necesidad humana de sentirse con significado, de saber que nos toman en serio. Pero al escuchar a la gente, especialmente a los viejos, lamentarse de lo que habían o no habían hecho en sus vidas, me di cuenta que mucha gente no se ama debido a los compromisos morales que han hecho para alcanzar su objetivo. Son como Jacob en la Biblia, que se avergüenza de haber engañado a su padre y hermano para alcanzar preminencia.

 

¿Pero es realmente una elección entre ser importante y ser bueno? ¿Hay alguna manera de reconciliar ambos?

Por supuesto que la hay, y de eso trata mi libro. Se hace redefiniendo lo que significa “importante” y “exitoso”. Si usted ha sido un marido o esposa fiel, un padre amante, un amigo verdadero, ha cambiado el mundo para mejor. A eso me refiero como “el mejor actor en un rol secundario”. Y se hace comprendiendo la diferencia entre ser una buena persona y ser una persona perfecta. Lo primero es posible, lo segundo es irreal.

¿Qué es lo que nos hace buscar significación?

Cuando comprendemos que no viviremos para siempre, sentimos la necesidad de dejar nuestra marca en el mundo, de modo que cuando nos vayamos, la gente sepa que estuvimos. No es la mortalidad lo que nos asusta, es la invisibilidad, el horrible sentimiento de que ni nuestro vivir ni nuestro morir hará una diferencia en el mundo. La religión trata de ayudarnos a conquistar este miedo dándonos buenas obras para realizar y reasegurándonos de que nuestras elecciones realmente importan. No seremos tal vez famosos, pero le importamos a quienes están cerca nuestro y le importamos a Dios.

Este año es el 20avo aniversario de su libro más vendido, “Cuando a la gente buena le pasan cosas malas”. ¿Le sorprende la respuesta a este libro?

Todavía me sorprende 20 años después que tanta gente, cristianos, judíos, y agnósticos, sean consolado por este libro, que se usa en cursos universitarios y se enseña en seminarios cristianos. Sospecho que la gente responde no sólo a mi mensaje sino a mi testimonio: que uno puede pasar por una terrible experiencia y salir de ella con su fe fortalecida.

¿Cómo le gustaría ser recordado?

Por dos cosas: que cuando la gente estaba sufriendo, yo me acercaba con mis escritos como alguien que se preocupaba por ellos y les enseñaba que Dios se preocupaba también. Y que cuando mi hijo estaba gravemente enfermo y dolorido, yo podía hacerlo reír.

 Enlaces relacionados:

Material de Harold Kushner en este Blog.

DUELO INFANTIL


Artículo publicado en la sección psicología del diario “EL MUNDO” 

INTRODUCCIÓN:

El anhelo del hijo por el padre muerto es especialmente intenso y penoso, sobre todo cuando las cosas se vuelven más difíciles de lo que eran antes. Ante la noticia de pérdida de un padre algunos niños lloran otros, en cambio, no. La tendencia a llorar se manifiesta poco en niños menores de 5 años y en los mayores de 10 es prolongada.
Al igual que los adultos, algunos niño tienen en ocasiones imágenes vívidas del padre muerto, las que están vinculadas con la esperanza de su regreso.
Cuando las condiciones son favorables, el duelo se caracteriza por recuerdos e imágenes de la persona muerta, además de tristeza por su muerte.
En el duelo patológico, el niño tiene dificultades para expresar lo que siente, generalmente se debe a que los padres reprimen sus sentimientos, o porqué no saben como ayudar al niño a superar esto.
Luego de la pérdida de un padre se debe estar atento al comportamiento o reacción de un niño para poder ayudarlo a tiempo y evitar que algún tipo de conducta desadaptativa se fije en él.
Finalmente, creemos que sería importante el pronto inicio de una investigación seria en este campo ya que la bibliografía e información son escasos, lo que puede presentar problemas al clínico en un caso de éstos, ya que tendría que actuar en forma experiencial lo que implica un gran gasto de energía tanto para él como para el paciente.

Seguir leyendo DUELO INFANTIL

Boletín Grupos Renacer – Año.IX, Nro.117, Enero 2010


Contenido

Mi actitud ante el duelo – Ángela Ortiz Pérez
Para Victoria y Elisa – Martín y Adolfo
Somos algo más de lo que creemos – Pascual López
Poema – Mary Bourguez
Logoterapia y Psicoanálisis – Cristina Labraga
La Intención Paradójica… Cuando el pánico ataca – Gaby Vargas
Acerca del asunto de los asuntos inconclusos – Alejandro Celis H.