Gustavo en el 20 aniversario de Renacer – 3ª Parte


El 26, 27 y 28 de septiembre se realizó el Encuentro por el 20 Aniversario del primer Grupo Renacer en Huerta Grande, Córdoba.

Palabras de Gustavo Berti.

Transcripción

Entonces, viendo las cosas desde este punto de vista, nos damos cuenta que cuando perdemos un hijo, hablar en términos duelo, hablar en términos de elaboración de emociones y elaboración de sentimientos, son palabras muy pequeñas para lo que nosotros podemos alcanzar, son logros que si uno mira, son bien subterráneos, pero tienen que tener su lugar y su lugar es a ras del suelo, no es un lugar elevado.

Por supuesto que algunas personas, algunos papás querrán hacer esto y no hay nada malo en que lo hagan, claro que hagan un duelo y que trabajen elaborando el duelo y priorizando sus emociones y sentimientos, la tragedia, en el fondo, sería que el grupo Renacer no pudiese mostrarle a esos papás que hay algo que trasciende a todo eso, que hay algo que cualitativamente es superior a todo eso.

Porque fíjense una cosa, ¿ustedes conocen a algún ente viviente animal o vegetal que haya sido puesto en este mundo  y no se le haya dado un mecanismo de defensa?

Todo ente viviente tiene un mecanismo de defensa ¿estamos de acuerdo en esto?

Síí…

A ver, nosotros que somos el ente viviente más superior, nos creemos que somos los más superiores, ¿cómo puede ser que nos arrojen al mundo y no tengamos ningún mecanismo de defensa?

¿Cómo puede ser que frente a una crisis, seamos absolutamente incapaces de defendernos? Sería absurdo, ¿nos cierto?

Tenemos que tener un mecanismo de defensa, pero a su vez, como somos el único ente viviente que se pregunta por su ser, que se interroga por su ser y se pregunta ¿quién soy? y ¿a dónde voy? Ese mecanismo de defensa tiene que estar, no para lo físico ¿verdad?, sino para las crisis existenciales.

Tenemos que tener un mecanismo que nos defienda en las crisis existenciales y ese mecanismo es la fuerza indómita del espíritu.

Es este el mensaje que nosotros hemos llevado a lo largo de 20 años y a la gente le costaba creer, a los papás les costaba creer que hubiese algo en nosotros que nos permitiera defendernos, que nos permitiera enfrentarnos y oponernos a este dolor.

Sin embargo, hoy sabemos que existe, hoy lo vemos, lo vemos en los rostros de ustedes, ustedes lo ven en los rostros de otros padres que entran a los grupos y entran con los rostros desfigurados de dolor y salen con una sonrisa en los labios, esa es la fuerza del espíritu.

Y cuando nosotros accedemos a la dimensión espiritual, cuando nosotros tomamos poder de nuestra dimensión espiritual, nos encontramos en la verdad y como contrapartida se nos brinda la iluminación y la paz interior.

Esa es la tarea que los grupos Renacer han hecho, es la tarea por la cual nosotros hemos bregado y ustedes han dicho sí a es mensaje.

Nuestra esperanza es que ustedes, a su vez, decidan  trabajar por un Renacer para dentro de otros 50 años, porque nosotros vamos a ir pasando pero el mensaje debe quedar, entonces, llegaremos a algo que también lo dijimos hace muchos años, por primera vez lo dijimos en Mercedes, Uruguay, todos nosotros estamos aquí haciendo la memoria colectiva de nuestros hijos, pero estamos haciendo una memoria colectiva muy peculiar, porque no está dirigida en contra de algo, es una memoria colectiva a favor de la vida y pueden imaginarse esa memoria colectiva como un hermoso jardín donde cada uno va a plantar algo en recuerdo de su hijo y cada uno deberá decidir si va plantar una rosa, si va a plantar un jazmín o si va a dejar que crezca una ortiga, esa es responsabilidad nuestra, pero lo que hoy estamos haciendo nosotros, sepamos eso, es forjando la memoria colectiva.

Si quieren verlo de otra manera, es decir, que todos nosotros somos de un club, somos socios de un club al que nadie quiso entrar, pero del que nadie puede salir, a no ser que me saquen, en lo que a mí respecta, con los pies para adelante en un cajón,  entonces voy a dejar de pertenecer a este club, pero  pertenezco a un club para toda la vida, ¿por qué no tratar de hacerlo lo mejor posible? ¿por qué no tratar de hacerlo lo más bello, lo más humano, lo más reconfortante, lo más acogedor posible?

¿Por qué  tratar de hacer un club donde haya tantas lágrimas y tanto dolor? ¿Por qué no tratar de embellecerlo, de hacerlo lo mejor posible?, porque ese es el legado nuestro, ese es el legado que nosotros hacemos a nuestros hijos.

Bueno, como tenemos algunas preguntas para contestar, vamos a terminar pidiéndoles a ustedes que asuman el compromiso de trabajar por un Renacer de acá a 50 años, de acá a 100 años para que traten de que los papás nuevos que llegan al grupo sigan ese camino que ustedes pueden mostrarles, un camino de humanización y no un camino de rencor, un camino de bronca, un camino de odio,  sino, como dijo Moñi, un camino pleno de amor, porque lo merecemos nosotros, lo merecen nuestros hijos y hoy, por sobre todas las cosas, lo merece  el mundo, lo merece la humanidad, porque es necesario que en esta vida, en este mundo, haya seres compasivos y solidarios que trabajen pensando en los demás.

Muchas gracias. (Aplausos sostenidos)

 

Trabajo de  transcripción realizado por Enrique Conde – Renacer Congreso – Montevideo – Uruguay

Anuncios

7 comentarios en “Gustavo en el 20 aniversario de Renacer – 3ª Parte”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s