El salto a la libertad


Por Enrique Conde.

Nuestra hija Anita escuchó de la existencia de un grupo Renacer de Ayuda Mutua, de padres que pierden hijos, pero guardó silencio, ¿para qué revolver el tema?, se dijo.

Ella no había percibido cuán grande era la oscura profundidad del abismo que se transita, por la pérdida de un hijo, cuando éste permanece oculto tras el silencio de las lágrimas derramadas en las noches de insomnio.

Sin embargo, un día, nosotros mismos vimos a padres de Renacer Uruguay, hablando de la existencia de Renacer en Montevideo, un grupo de padres que enfrentan la muerte de sus hijos con la frente alta, un movimiento iniciado por unos papás argentinos de la ciudad de Río Cuarto en la Provincia de Córdoba, Gustavo y Alicia Berti.

Ellos hablaban del amor por sus hijos y recordamos aquella frase de Ikeda: “El amor es la fuente última de la vida cósmica”.

Instantáneamente, sonó el timbre del teléfono en casa de los padres que anunciaban la existencia del Grupo Renacer, obviamente, aún no habían llegado a su casa desde la emisora de televisión; a la noche al volver a llamar nos enteramos que el siguiente martes había una reunión de padres a la que podíamos asistir y el 30 de octubre de 1995, cuando ya habían pasado más de dos años de la pérdida de nuestro hijo, asistimos, por primer vez, a una reunión de Renacer.

Anuncios

Un pensamiento en “El salto a la libertad”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s