En libertad como quería Enriquito


En libertad como quería Enriquito        

Por Enrique Conde.   

Al cumplir un mes de su partida, nuevamente, quise estar todo el día en soledad; nuevamente solo, con la presencia de Ana en mi corazón.

Entonces repasé lo que había logrado hasta el momento y descubrí que me había olvidado de darle permiso a Ana, a quien la retenía con mis lágrimas en soledad.

Recordé las palabras de Gustavo: “Nicolás, hasta aquí llegamos juntos, yo hubiera querido que vos me acompañaras toda mi vida, pero vos has tomado otro camino; yo te doy permiso y mi bendición para esta nueva vida que vas a comenzar” y lo dejé… y a partir de esa noche yo dormí muy bien.” “Yo le di permiso y me hizo mucho bien, es algo que les recomiendo que hagan.”

Entonces le dije: “Ana, yo quería que me acompañaras toda mi vida, no sólo hasta que la muerte nos separe, sigue tu camino, en libertad como quería Enriquito, sé libre de mis lágrimas, aún de aquellas vertidas en soledad.”

Experimenté la dulce nostalgia de habernos amado y la esperanza de que juntos renovaremos la promesa de amor hasta los últimos días de nuestra existencia en el cosmos.

Desde ese día, una sensación de paz inundó todo mi ser y hoy, aunque se me quiebre la voz, me resultan imposibles el llanto, aún en soledad.

Cuando se lo conté a mi confidente, nuestra hija Anita, me dijo recordar ese pasaje del Mensaje de Renacer.

Luego, a los pocos días, cuando le comenté que me sentía en paz después de haber dejado libre de mi llanto a Ana, ella me dijo “yo también” y leí en la serenidad de sus ojos la emoción de haberlo logrado.

Entonces, me vino a la memoria la charla realizada en Renacer Congreso en 2006 cuando Alicia comentó lo siguiente: “Me gustaría comentarles un hecho que es un ejemplo de los nuevos caminos que se ofrecen y de las posibilidades abiertas a todos nosotros, contenidas en el mensaje de vida que uno trata de trasmitir.

Cuando hoy entramos aquí, conversando con una pareja joven, nos comentaron que habían estado en una situación de dolor por la pérdida de un hermano de ella y estaban tristes cuando nos escucharon en septiembre de 1996 y que, luego de escuchar este mensaje de amor, de esperanza y de vida, les dio tantas ganas de vivir que tuvieron una hija, que esa noche la concibieron y lo comprobaron.

De repente, se contagiaron del mensaje de vida y, como parte de la vida, se dieron cuenta que podían y tenían derecho, también ellos, a vivir su vida y a tener sus hijos, abrazando la vida con todo la que ella ofrece, con todo su dolor y toda su belleza.”

Esa mamá que había perdido a su hermano es la mamá de nuestra nieta Lorena.

Pero la relación de nuestra hija Anita con Renacer no empieza ni termina ahí, ella cumple el mismo día que Gustavo Berti, una casualidad y fue concebida, según nuestros datos, el 20 de mayo de 1963, coincidente con la fecha de partida de Nicolás, el hijo de Alicia y Gustavo, exactamente, 25 años después.

He confirmado, en carne propia, lo dicho en cuanto a que uno aprende en Renacer a seguir viviendo una vida plena de sentido, no importa lo que ocurra.

Voy a extrañar a Ana..

La extraño tanto, pues en casa éramos tres Ana, Ulises y Yo, por lo cual el lugar está sembrado de sus recuerdos, a cada instante hay un motivo para notar su ausencia física, entonces, trato de afirmar mi fe de que ella está con Enriquito, como dice Gustavo cuando afirma:

“Nosotros decimos que nuestros hijos están en otra dimensión, alguien podrá no creerlo, es como nosotros creemos que están y el día que uno muera vamos a pasar a la misma dimensión.”

Hoy cuando me asaltan los pensamientos de verla en los 38 días de su internación, inmediatamente, borro esos pensamientos sabiendo que voló junto a Enriquito.

Se ha cimentado en mí este concepto, gracias los escritos, entre otros, de: Raymond A. Moody, Víctor Frankl, Elisabeth Kubler Ross, Elisabeth Lukas, Daisaku Ikeda, Charles de Foucauld, Deepak Chopra o Brian Weiss.

Cuando sucedió lo inevitable, Ana cumplió con su juramento, tantas veces expresado, de trasmitir, de por vida, el legado de su hijo, ayudando a otros padres a través del Mensaje de Renacer.

Ojalá cunda el ejemplo de Ana en su empeño de trasmitir el legado de nuestros hijos, procurando ayudar, sin renuncios, a los padres a través del Mensaje de Renacer que, como ella lo ha demostrado, ES POSIBLE

También es posible que alguien pueda sacar alguna conclusión de esta experiencia que le sirva para la propia vida, que es el propósito de haberla dado a conocer.

Ahora, me toca hacer lo mismo, con el peso de su ausencia física.

Pronto estaré en el grupo para, cumplir, de la misma manera que lo hizo Ana o “la dulce Ana” como yo le decía, con el legado que nos dejó Enriquito, que ahora también es el legado de ella, por el cual, cada uno nos comprometimos a estar en Renacer hasta que la vida nos impida hacerlo.

Seguramente, se me quebrará la voz y alguna lágrima humedecerá mis mejillas, pero en su memoria tengo que estar allí, ya no lloro desesperadamente y a veces a gritos de dolor, como cuando estaba internada, tampoco de rabia como el primer día, tampoco en soledad, como lo hice durante el primer mes, sin embargo, cuando me encuentro con alguien que la quería, la estimaba o simpatizaba con ella o cuando pienso en su frustrado sueño de longevidad para no “abandonar” a Ulises, pese al gran dolor que le causaría verlo partir, se me quiebra la voz y una furtiva lágrima se desliza por mis mejilla por aquel extraño y dulce amor vivido con ella durante sesenta años a partir del día que le dije: “Quiero decirle algo que usted ya sabe…”

Anuncios

Un pensamiento en “En libertad como quería Enriquito”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s