Hablando sobre duelo.


Por Juan Francolino, papá de Luciana, Grupo Renacer


 En alguna oportunidad he escuchado decir a algunas personas que en Renacer se negaba el duelo; sin embargo, Alicia Schneider y Gustavo Berti -iniciadores del grupo-, han expresado muchas veces que “Renacer nació como una alternativa al duelo”. Cuando se habla de una alternativa, la misma es a algo que existe, por lo tanto no hay ningún tipo de negación.

Vamos a hablar brevemente sobre duelo. El duelo está referido en diferentes obras de Sigmund Freud; Carlos Paz hace una sinopsis del tema, y del libro “Duelo y melancolía” (1917) toma la siguiente definición:

“es la reacción frente a la pérdida de una persona amada, o de una abstracción que haga sus veces, como la patria, la libertad, un ideal, etc.”1

 Y entre esas abstracciones está la perdida de la salud, campo en el que se desenvolvió la psiquiatra de origen suizo Elisabeth Kübler Ross, quien dedicó una parte de su carrera a trabajar con pacientes en estado terminal y pudo observar situaciones comunes que se daban entre las personas que estaban en los momentos finales de sus vidas y las definió como las “etapas del duelo” las cuales fueron descriptas en el libro “Sobre la muerte y los moribundos”2

 El abordaje hecho por Kübler Ross, no solo sirvió para describir estas etapas sino las situaciones de abandono y aislamiento en las que eran dejadas las personas que se enfrentaban a la muerte, considerando que para los médicos hablar de muerte era hablar de fracaso 3. También pudo observar experiencias cercanas a la muerte, y al describirlas sus colegas se refirieron a ella despectivamente en términos tales como, “La doctora de los muertos se volvió loca”. En la película “All that jazz”4 se hace mención del trabajo de Kübler Ross, a través de la personificación de un humorista, que expresa “esta chica Kübler Ross que habla de la muerte sin haberse muerto ella misma” y hace una representación burlona de las etapas del duelo.

 El trabajo de Kübler Ross, no se limitó a la observación y descripción sino que acompañó y ayudó a las personas moribundas para tener un mejor calidad de vida y poder tener una muerte digna. Además creó un centro para atender a personas enfermas de SIDA, cuando apenas se conocía la enfermedad y era muy grande el rechazo a los enfermos que la padecían. El trabajo realizado no solo consistió en ayuda clínica sino en apoyo, contención, acompañamiento, en definitiva, en dar amor. Un monje le dijo:

“- Cuando está sentada junto a enfermos y niños moribundos, concentrada en ellos durante horas, está en una de las formas superiores de meditación.”

En los libros de Kübler Ross no hay una propuesta para transitar un “Proceso del duelo”, los ejemplos que dio con su obra fueron de tipo “espiritual” 5.

 Las personas transitan las etapas del duelo, incluso sin conocer su existencia; como se dijo, fueron definidas por la observación de las mismas.

 En el caso de la muerte de un hijo hay que superar barreras culturales que dicen que “los hijos entierran a los padres” y barreras de tipo psicológico como las que dicen que “el duelo por la muerte de un hijo termina con la propia muerte”, en otras palabras que es un duelo perpetuo.

 No podemos estar de acuerdo con estas consideraciones y es por eso que Renacer propone un trabajo alternativo a la elaboración de emociones y duelos, porque no es un grupo guiado por un terapeuta y tampoco un grupo de terapia dirigido por legos con el objeto de resolver duelos individuales, el trabajo de Renacer se sitúa en las dimensiones espiritual y existencial, en otras palabras en los campos de las vivencias y la ayuda mutua. Los iniciadores de Renacer, Alicia Schneider y Gustavo Berti sostienen:

“… Renacer es eso, nada más que un mensaje; un mensaje que viene de nuestros hijos, fluye a través nuestro y se dirige a la vida. Un mensaje que los mensajeros deben entregar con coraje, con entereza, con la frente en alto y, por sobre todas las cosas, con dignidad.”

Pero ese mensaje no es de sufrimiento, de nuestro sufrimiento, no es un lamento doloroso, no es un transitar las etapas del duelo, no es un lidiar con las culpas, con la frustración, con la desesperanza, con el odio, ¡no, no es eso! y repetimos: es el mensaje de nuestros hijos, es un mensaje de amor, un mensaje que en pocas palabras nos dice que fuerte como la muerte es el amor, un amor incondicional que no necesita de la presencia del ser amado para habitar nuestro corazón, crecer y expandirse a la vida.” 6


1Paz Carlos,”Los procesos de duelo y el desarrollo humano”. Contenido en el volumen colectivo de la A.P.M.: Psicoanálisis. Diez conferencias de divulgación cultural. Editorial Promolibro. Valencia, 1993.  Pgs. 145-169).

2Kübler Ross, E., “Sobre la muerte y los moribundos”, Editorial Grijalbo, Barcelona, 2003

3Kübler Ross, E.; “La rueda de la vida”, Editorial Zeta, Barcelona, 2006

4 Internet Movie Database, All That Jazz (1979), Disponible en: http://www.imdb.com/title/tt0078754/

5En el Grupo Renacer trabajamos con los aspectos espirituales que no deben confundirse con los aspectos religiosos.Ver: Schneider A., Berti G.; “El papel de la espiritualidad en la ayuda mutua”, Disponible en: https://gruporenacer.wordpress.com/2013/09/25/el-papel-de-la-espiritualidad-en-la-ayuda-mutua-2/

6Schneider A., Berti G., “Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo”, Villa General Belgrano – Cordoba, 2010, Disponible en: https://gruporenacer.wordpress.com/2010/04/15/renacer-no-debe-terminar-siendo-un-grupo-de-duelo/

Anuncios

9 pensamientos en “Hablando sobre duelo.”

  1. es muy dificil comprender lo que se esta hablando cuando uno recien llega a renacer y esta en carne viva, yo no lo entendía, no podia creer que papas que estaban pasando por lo mismo que yo estaban riendo, y hablaban como si nada,me costo mucho entender, pero a medidas que fue transcurriendo el tiempo entendí algunos papas que prefieren seguir viviendo y recordar a su hijo con mucho amor,y no torturarse con la amargura constante de esa pérdida, yo hace dos años que perdi a mi hija y reconozco que no lloro desconsoladamente todo el dia como lo hacia al pricipio, pero ya la vida no es la misma para mi, todo me da lo mismo y no puedo ir a lugares donde se divierten porque me pregunto, como se nota que no pasan por lo mismo,cuando hay mucha gente riendo me molesta y me duele, por dios no quiero que se interprete que quiero que les pase lo mismo, pero a mi me hace mal, todo me da igual, ya no me arreglo,engordé 30 kilos, siempre estoy con la misma ropa la lavo y me la pongo tengo dos o tres mudas y no me importa, me baño porque tengo que estar limpia, aseo la casa porque lo tengo que hacer,sonrio ante los demas porque ellos no entienden mi dolor, ya no hablo de mi hija con nadie porque, siempre lo mismo….dejala con dios, ella esta muy bien…dejala ir…todas esas estupideses,para ellos ya esta ella murio, y listo el problema, es como que dijeran ,dejame de inchar ya esta, se murió a otro tema…. lo único bueno que saco de mi y eso me lo enseño Renacer…que cuando una mamá esta desesperada y pide ayuda por face, la ayudo con todo mi corazón pensando positivamente, aunque en mi interior yo no lo crea…yo entiendo lo que quiere decir Renacer, pero es muy dificil aplicarlo, por lo menos para mi. Un abrazo, Delia mamá de JESSICA

    Me gusta

    1. La respuesta está en el servicio. El servicio es el amor en acción.

      Cuando se ayuda a alguien que necesita nuestra ayuda, se trasciende y las puertas se abren y entra la luz.

      Si una habitación permanece a oscuras por 20 años, no se necesitan otros 20 años para que se ilumine, solo basta con abrir las ventanas para que entre el sol o llevar una lámpara.

      Al abrir el corazón a los demás se ilumina nuestro ser.

      Nadie vuelve a ser el mismo luego de la muerte de un hijo. Puede ser peor o mejor, es nuestra elección y en ella está el homenaje que hacemos a nuestro hijo que murió.

      Me gusta

    2. si, lo se Juan, intento todos los dias recordar a mi hija con mucho amor, lo intento con todas mis fuerzas, se que con ustedes, a mi lado cuando los nececito lo voy a lograr, muchas gracias por sus sabias palabras.Delia mamá de JESSICA

      Me gusta

  2. yo siento después de la muerte de mi hijo hace 2 anos .haberme muerto con el ,mas a los ocho meses fallece mi esposo de 42 anos de estar juntos por un accidente de incendio en mi domicilio donde pierdo todo. solo me queda mi hija de 36 anos y mis nietos dos de mi hija y dos de mi hijo . igual con algo de flia me sigo sintiendo muerta . YA jamas volverá a ser nada como fue ni siquiera el tiempo creo que me ayudara ., porque cada vez se me hace mas fuerte todas estas partidas. la de un hijo no tiene vencimiento agradesco el apoyo que tuve de los padres del grupo renacer. perdón pero no me alcanzo
    besos donde quieran que estén mis amores dormidos por siempre. mi madre, mi hijo y mi querido esposo los amo por siempre

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s