Como ve la sociedad al Grupo Renacer


Por Juan Francolino, papá de Luciana, Grupo Renacer.


 

Hace unos días, el Grupo Renacer que funciona en la localidad de Avellaneda Provincia de Buenos Aires, celebró su décimo octavo Aniversario, si bien somos muchos los que consideramos que Renacer es un grupo abierto y pueden participar familiares y amigos, no es habitual escuchar la palabra de los amigos en los encuentros; en el mencionado encuentro habló Viviana, amiga de un matrimonio que concurre al grupo.

Esta exposición nos hizo notar cual es la visión que tiene de nosotros la gente que no participa de los grupos y la responsabilidad que nos cabe al ser referentes sociales.

Hace unos años el filosofo y escritor argentino Tomás Abraham, al hablar sobre una psicología de la autoestima y una psicología de la guerra en su libro “La empresa de vivir”1 abordó temas con los que trabajamos y menciona al Grupo Renacer en los siguientes terminos:

“¿Pueden los psicólogos y los expertos de la paz, los cultores y los especialistas de la autoestima, enfrentar estas dolencias?

¿Comprenderlas? Algunos de ellos acuden a la literatura de Viktor Frankl, porque su logoterapia se sostiene entre otras cosas en su experiencia de los campos. Su terapia del futuro, del sentido, su interrogación que no apunta al desmenuzamiento del dolor sino a su posibilidad de inscripción en un proyecto de vida, puede ser utilizada para abrir un nuevo espacio en una zona en la que ya no hay nada. Quién sabe, quizás su reflexión sirva a muchos mientras la logoterapia no sea un recetario para sectas de la dicha. Dice Frankl: cuando uno se enfrenta con una situación inevitable, insoslayable, siempre que uno tiene que enfrentarse a un destino que es imposible cambiar, por ejemplo, una enfermedad incurable, un cáncer que no puede operarse, precisamente entonces se le presenta la oportunidad de realizar el valor supremo, de cumplir el sentido más profundo, el del sentimiento.

Sólo un Fausto de corporación puede creer que existe una ciencia que pueda recetarle al hombre que hacer con su extremo dolor. La ideología de la salud ofrece tantas garantías como las religiones de la salvación. El aspecto interesante de lo que se llama ayuda mutua es que combina una transmisión de conocimientos y una experiencia compartida. Pero el puente que se tiende entre el que sufre y el que ayuda debe inventarse nuevamente. Si no es así, se convierte en otra forma de la manipulación de masas.

Los testimonios de las victimas de la psicología de la guerra marcan una zona que la medicina de la felicidad no puede invadir. De nada sirve el ritual de la autoestima, ni el poder superior, a los que vieron –como dice Levi- el rostro de la Gorgona. Los miembros del Grupo Renacer han tocado una zona de dolor a la que el aleccionamiento de la psicología triunfalista no tiene acceso. Han develado una zona desde la que es posible observar las gesticulaciones megaterapéuticas. Quiero decir que la sociedad terapéutica y su medicina de la felicidad no ofrecen un código para descifrar las conductas en las situaciones limite. Por el contrario, la psicología de la guerra tiene la función crítica de despojar de su legitimidad al saber de la sociedad terapéutica.

La zona límite es la que pone a prueba a la ética, al peso de su palabra. Y esta palabra es también silencio.”

 

Este tipo de expresiones tanto de familiares, amigos y personas ligadas a la formación social y cultural nos dice que estamos haciendo un trabajo trascendental y nos da una gran responsabilidad para seguir trabajando con amor.


 

1Abraham Tomás, “La empresa de vivir”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2000

Anuncios

8 comentarios en “Como ve la sociedad al Grupo Renacer”

  1. En Rio Cuarto han concurrido estudiantes de Psicopedagogía para hacer sus tesis, también han asistido estudiantes secundarios con el mismo fin. Participan como oyentes y al final de la reunión se les solicita una opinión sobre la misma. Esto forma parte de la tarea didáctica de Renacer hacia la comunidad.En nuestra experiencia ha sido muy provechosa para ambos, los oyentes y los padres

    Me gusta

  2. te agradezco tu respuesta, Juan!! y coincido plenamente con tus apreciaciones… sucede que en el grupo al cual concurro (Renacer Bahia Blanca), hace poco se contactó conmigo una maestra domiciliaria pidiendo asistir a las reuniones, ya que trabaja con muchos chiquitos con enfermedades terminales, y debe más de una vez elaborar duelos, y contener a padres… Cuando asistió a una reunión (invitada por mí), un papá se encargó de marcarle que el Grupo es “sólo para padres que han perdido hij@s”
    adhiero a tu concepto sobre la escencia del Grupo!!
    un beso y gracias por responderme!!

    Me gusta

    1. Hace un tiempo me llamaron de una escuela domiciliaria con la misma problematica que te plantea esta maestra. Hable con las maestras ofreciendoles apoyo y algunos conceptos de los que aprendimos en Renacer.

      Con respecto a los papás que se oponen, quizá no entendieron el mensaje de Renacer que es un mensaje de amor y el egoísmo no puede entenderse como amor.

      Me gusta

  3. hola!
    hago una consulta, ya que se me presentó una duda… pueden participar de las reuniones gente que no sean padres que han perdido hijos…?
    desde ya gracias por su tiempo!!

    Me gusta

    1. Hola Norma,

      El Grupo del cual participo, Lanús, es abierto, participan hermanos, abuelos, tios, parejas y amigos e incluso personas que hayan sufrido otro tipo de perdidas y es sumamente enriquecedor.

      Te cuento algunas situaciones que nos han pasado:

      A una mamá la trajó al grupo la amiga de la hija que murió y ambas participaban de las reuniones.

      Hemos tenido una señora que estaba embarazada y había muerto su esposo.

      El el grupo que funciona en Claypole, la primera persona que llegó fue un muchacho que había muerto su madre.

      En la última reunión en Lanús había una tía, una amiga y la pareja de una mamá que no es el padre de la hija muerta,

      Nosotros vamos al grupo a dar amor, ese amor inagotable por nuestros hijos y ese amor lo volcamos para aliviar el sufrimiento de otra persona que esta frente a mí, no importa el motivo de su sufrimiento, solo importa que tenemos para darles herramientas para que esten mejor.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s