La intención del Grupo Renacer


Por Juan Francolino, Papá de Luciana, Grupo Renacer.

English translate.

           Hace unas semanas una mamá que concurre al Grupo Lanús asistió a una consulta médica. El profesional, luego de hacer las indagaciones correspondientes toma conocimiento de que la paciente tiene una hija muerta y que por ello concurre al Grupo Renacer. Ante la situación planteada el médico comenzó a dar opiniones diciendo que los grupos no servían para nada y que no había nada para hacer y que debía tomar medicamentos psicotrópicos.  Esto en grandes rasgos y sin detenernos en los detalles de la conversación, que no fueron en términos compasivos. Afortunadamente la mamá, mas allá del enojo por la situación vivida tiene muy claro los motivos por los que concurre a Renacer.

           Esta situación nos permite observar qué es lo que sucede cuando una disciplina invade un área que no es su ámbito de acción. De acuerdo a la visión de Viktor Frankl el hombre es un ser bio-psico-socio-espiritual. Dentro de esta concepción, la medicina en sus diferentes especialidades tendrá su campo de acción cuidando la salud física; especialidades como la psicología y la psiquiatría tienen su campo de acción en los cuidados de la salud mental, la religión se ocupará de cuidar la salud del alma y los aspectos sociales por diversas conformaciones grupales. El Grupo Renacer trabaja con aspectos existenciales y vivenciales que se pueden inscribir dentro de las dimensiones sociales y espirituales.[1]

           Viktor Frankl expresa que en una relación de médico y paciente, el profesional no debe hablar o dar consejos sobre temas vinculados a la religión o a Dios, sí lo puede hacer en una relación entre creyentes. [2]  El médico que atendió a esa mamá no debía hablarle como lo hizo en su relación de medico y paciente dado que se puso a opinar de temas que no conocía ni entendía como los de una crisis existencial que se vive luego de la muerte de un hijo y que puede tener consecuencias en los diferentes aspectos de la persona.

           Entonces, por ejemplo, si una persona está aquejada por un fuerte dolor de muelas que no le permite dormir su estado anímico estará muy afectado. A pesar de que pueda estar angustiado a causa del dolor, la solución a su problema no se la dará la psicología, ni la religión, ni un grupo de ayuda mutua sino que es un tema que debe ser resuelto por la medicina dental. El odontólogo va a actuar con la intención de curar su dentadura y al hacerlo desaparecerá el dolor, como consecuencia el humor del paciente mejorará. Una mejora en el aspecto físico trae como consecuencia una mejora en el aspecto psíquico. Cada disciplina se moverá con una intención y como consecuencia podrá tener mejoras en aspectos de las otras dimensiones mencionadas.[3] El ejemplo anterior es básico y es muy obvia la diferencia, pero hay casos en que los límites entre los campos son muy sutiles. Muchas veces, las personas religiosas, al ir a un templo a orar o a hablar con el sacerdote mejora su relación con Dios y como consecuencia se sienten mucho mejor anímicamente.

El Grupo Renacer trabaja en el campo de las vivencias; no de las creencias, no de la biología, no de la psicología. Nos movemos dentro de las experiencias compartidas con el objeto de encontrar un sentido a la vida luego de la muerte de un hijo. Renacer no invade espacios que no le son propios y la prueba de ello es que hay madres y padres que concurren a médicos,  psiquiatras, psicólogos, a su templo religioso, a grupos que buscan reivindicaciones y además concurren al Grupo Renacer. El Grupo Renacer ofrece algo diferente a los demás espacios y es muy respetuoso de todos ellos.

           Del mismo modo que el Grupo Renacer no ocupa áreas que no son de su competencia, debemos cuidar que  no sea  invadido por temas que son de otras áreas. No incorporamos liturgias religiosas porque es un grupo ecuménico dado que a Renacer concurren  madres y padres de cualquier religión y quienes no profesan culto alguno; no es un grupo de terapia porque esta conformado por pares y no hay terapeutas. El Grupo Renacer no actúa como psicoterapeuta y obviamente, tampoco ejerce la medicina.

            El Grupo Renacer es generoso y respetuoso; es nuestro trabajo preservarlo para que su tarea superadora y distintiva siga ampliándose para que más madres y padres en la situación límite que enfrentan ante la muerte de un hijo puedan encontrar su propio camino, pudiendo elegir en libertad ser mejores personas; en donde el amor, la compasión y la solidaridad permitirá darle un día mejor a muchas personas.


[1] En el Grupo Renacer trabajamos con los aspectos espirituales que no deben confundirse con los aspectos religiosos. Ver: Schneider A., Berti G.; “El papel de la espiritualidad en la ayuda mutua”, Disponible en: https://gruporenacer.wordpress.com/2013/09/25/el-papel-de-la-espiritualidad-en-la-ayuda-mutua-2/

[2] Frankl V., “La presencia ignorada de Dios. Psicoterapia y religión”,  Editorial Herder, Barcelona, 1977

[3] Frankl V., “La presencia ignorada de Dios. Psicoterapia y religión”,  Editorial Herder, Barcelona, 1977


English translate.

Anuncios

Un comentario en “La intención del Grupo Renacer”

  1. pobre, el médico, si penso de esa manera, no se da cuenta del daño que esta causando, porque como se dice en el artículo, no tiene ni las pálida idea de lo que es perder un hijo, son personas frías, que solo piensan con el cerebro, y no tienen en cuenta que tambien tenemos corazón, hata que les pase a ellos, entonces si que van a acompañarnos en este camino tan dificil. Delia mamá de JESSICA

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s