“Por la Esencia de Renacer”


RENACER ES UNA PLATAFORMA DE DESPEGUE

             En el largo camino a que nos enfrentó la vida como padre o hermana del ser querido que dejó este mundo, encontramos hace 19 años el mensaje de Renacer.

Desde entonces aprendimos muchas cosas, que constituyen la esencia de Renacer,  no sospechadas cuando transitábamos la oscura noche del dolor, que hoy nos impulsan a compartir lo recibido del Mensaje de Renacer, impregnados de gratitud hacia sus iniciadores y el recuerdo a nuestra dulce y querida Ana.

Al perder un hijo, se produce un ensimismamiento donde desaparece el mundo que nos rodea, experimentando  la nada absoluta; hemos cambiado y ya no somos las mismas personas.

Es un cambio que sólo puede ser comprendido por nuestros pares en la tragedia, pues ¿Quién puede imaginar que alguien hasta ayer activo y lúcido pueda caer, en un instante en un estado que puede describirse tal como lo hace  Elizabeth Kûbler Ross en “LA MUERTE Y LOS NIÑOS” cuando dice:

Tras la muerte de un niño, (la muerte de un hijo decimos nosotros) el mundo parece detenerse, no sentimos ningún interés por lo que ocurre a nuestro alrededor. Mecánicamente sacamos a pasear el perro, ponemos el abrigo al crío y lo despedimos cuando se va al colegio; preparamos la cafetera totalmente absortos y contestamos aturdidos al teléfono.

          Lo que queremos es que el tiempo retroceda

En Renacer podemos llegar a comprender, que los “por qué” no tienen sentido, preguntándonos, en su lugar, “parar qué”.

La pregunta ¿para qué? nos obliga a hacer un esfuerzo más intelectual que sensible para encontrar el sentido a esa expresión ¿para qué?

¿Acaso la idea de ese ¿para qué? era la de que había intervenido alguien determinante de nuestro destino?  que es lo que se piensa cuando se dice “para qué me envió Dios esto”.

No, ese no es el sentido del ¿para qué? de Reancer, que, quizás, pudiera ser aceptado por quien profesa la fe en un ser superior de quien dependieran todas nuestras circunstancias, situación, que por cierto no abarca a todos los seres humanos, aunque ello, en última instancia, fuera así.

Entonces, ¿qué sentido tiene ese “¿para que?” de Renacer?

Cuando nos damos cuenta que no somos las mismas personas, que algo en nosotros ha cambiado y no quisiéramos seguir viviendo de la manera que lo estábamos haciendo, algo tenemos que hacer.

Siguiendo a Víctor Frankl, podemos entender el ¿para qué? como una invitación a asumir una nueva actitud frente a lo que nos ha pasado, pues, como él dice: ”Al hombre se le puede arrebatar todo en la vida, menos la última de las libertades individuales: la actitud con que enfrentará lo que le toca vivir.”

Así el “¿para qué?” cobra ahora el significado de que se puede asumir una nueva actitud.

Que no será dejarse arrastrar como una hoja en la tormenta, sino levantarse fuerte como un árbol que se dobla pero no se rompe.

Renacer es una plataforma; una plataforma de despegue espiritual, una plataforma donde apoyarnos para crecer y ser personas distintas, y poder asumir una actitud positiva, en base al poder de transformación del ser humano, sintetizado en las palabras de Elisabeth Kùbler Ross cuando afirma que “los hijos vienen al mundo,  por un breve momento con una misión específica: la de transformadores espirituales de sus padres”, expresión que define, en su esencia, el “para qué” del mensaje de Renacer.

El poder de transformación pese a ser inherente al ser humano, muchas veces yace dormido, sin embargo es la forma más segura de arrancarnos del círculo de dolor, de culpa, de bronca y tantas emociones negativas y dañinas de los primeros tiempos y aún de años vividos sin encontrar la paz.

En el encuentro por los veinticinco años de Renacer un padre contó que durante un año concurrió a Renacer solo para acompañar a su esposa y que cuando ya hacía un año de concurrir a Renacer sin hablar ni intervenir en nada, escuchó decir “hay algo peor que perder un hijo y es perderlo y morirse con él, haciéndolo su verdugo” y  esto lo hizo cambiar de actitud, porque no quería hacer de su hijo su verdugo.

Renacer ayuda a ver o intuir la luz del sentido, más allá de las lágrimas, asumiendo la responsabilidad por lo que nos toca vivir, tomando las riendas de nuestra vida.

Esa es la plataforma desde donde Renacer nos lanza a la ardua conquista de una paz interior que llega solamente al encontrarle sentido a esta conmoción existencial.

Viernes 28 de noviembre de 2014

Con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana, eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises

De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

“Por la Esencia de Renacer”

Anuncios

2 comentarios en ““Por la Esencia de Renacer””

  1. Excelente,maravilloso, artículo “RENACER ES UNA PLATAFORMA DE DESPEGUE”.Luego de la lectura puedo concluir que al explorar nuestro propio ser mudamos sufrimiento en oportunidad; encontramos caminos hacia profundas transformaciones; respuestas en lo más hondo de nuestra alma y convertimos el dolor –a través del amor- en servicio.

    Marta Inés mamá de Julieta – Renacer Tucumán

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s