Los padres de Renacer somos más que valientes


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Severo, papá de Alvarito por Renacer Tacuarembó

Soy el papá de Álvaro vine con mi señora Ana y un grupo de amigos venidos de Tacuarembó.

Quería decirles que ya se ha dicho todo lo que es Renacer, nosotros va a hacer 11 años que perdimos a Alvarito y hemos estado trabajando como las hormigas, incansablemente, porque Renacer, nos ha dado el apoyo que otra gente no ha podido hacerlo, ni siquiera, con todo respeto, ninguna religión, en los momentos más difíciles de nuestra vida, lo tuvimos en este grupo.

En Tacuarembó hemos luchado desde la iniciación, hasta la fecha con muchas dificultades tuvimos dificultades, decían que éramos brujos, que éramos espiritistas y otras cosas más y la verdad es que a pesar de ser un grupo chico es un grupo fuerte.

Felizmente conocimos a padres de Renacer, e iniciamos nuestra tarea de apoyar a todas aquellas personas que pasaron por nuestra misma experiencia, experiencia muy dura y alguien dijo que los padres de Renacer somos más que valientes, somos mucho más que valientes, porque aún perdiendo lo que más amamos, luchamos y apoyamos a otros padres.

Lamentablemente nosotros somos seres muy frágiles y siendo una cosa antinatural, no podemos evitar que nuestros hijos partan primero que nosotros, pero eso, a la vez, nos deja muchas enseñanzas.

Aquel que no ha perdido un hijo no sabe del dolor de perder un hijo y nosotros ya pasamos por ese camino tan terrible, yo siempre digo que nos cayó una bomba y entonces, como que morimos un poco y después renacimos con nuevos bríos y nuevas esperanzas y eso se lo debemos al Mensaje de Renacer.

Nosotros en Tacuarembó, con Ana y un grupo de amigos, hemos estado luchado con un grupo bastante importante, que luego se fue diluyendo, porque mucha gente se siente bien y se retira y nosotros decidimos el camino más difícil pero entendemos que es el camino más digno en homenaje a Alvarito y a todos los Alvaritos que hoy están acá que son los hijos de todos ustedes.

Yo siempre digo que para nosotros Alvarito siempre fue muy importante, fue lo más importante como son todos nuestros hijos, pero cuando me refiero a Renacer y a los papás de Renacer siempre los llamo nuestros hermanos en el amor.

Renacer es una misión; es una misión de hondo sentido humanístico en este mundo tan globalizado, tan deshumanizado que haya quienes trabajando en ese aspecto es de enorme importancia y yo tengo la esperanza de que el mundo va a cambiar.

Podemos ser mejores o peores personas; hay personas que no aprenden nada, hay otros como todos nuestros queridos hermanos de Renacer, hermanos del corazón, hermanos del alma, que aprenden mucho.

Si una cosa nos enseñó Renacer, es que sólo el amor nos puede salvar en un mundo complicado, que se va deshumanizando, nosotros, quienes pertenecemos a los grupos Renacer, estamos demostrando que se pueden hacer cosas por la gente, que no hay nada más hermoso que ayudar al semejante que es una tarea muy poco comprendida por mucha gente, pero estamos seguros que el futuro será del amor, de la comprensión y de la gente de bien, porque estoy seguro que las familias se van a unir, la gente va a salir adelante, pero sólo mediante la comprensión, el perdón, el olvido de las cosas feas que nos ofrece el mundo, poniendo el acento en las cosas positivas, porque a pesar de lo que nos pasó a nosotros, hay muchas cosas importantes para hacer y hay mucha gente que nos necesita: la comunidad, nuestra familia, nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros amigos.

Se puede hacer mucho por la gente, pero tenemos que dejar el egoísmo para el costado; nosotros en Renacer aprendimos eso, aprendimos que se puede crecer, hay quienes dicen yo siempre fui una buena persona, pero siempre se puede ser mejor y la forma más sencilla de ser mejor para los que creen en Dios, como yo, que hay muchos, la mejor forma de hacerle un homenaje a Dios y a los hijos que hoy no están físicamente con nosotros es haciendo las cosas bien, colaborando con aquel que nos solicita ayuda, dándole una mano a nuestros semejantes necesitados de cariño, de un abrazo, de un apretón de manos, no necesariamente de dinero, porque en este mundo se mira todo por el dinero, hay cosas mucho más importante que el dinero y esas cosas son el apoyo espiritual, la amistad, todas estas cosas, que son los grandes valores que hacen al ser humano, si no, no tendríamos diferencias con otros seres vivos de la naturaleza.

A nosotros nos distingue, justamente, el amor, la racionalidad y la inteligencia y tenemos que hacer uso también de eso que es tan importante.

En este mundo hay mucho egoísmo, pero hay también mucha gente buena como nosotros y mucha gente guapa como ustedes, como nosotros, que hemos decidido levantar la frente y seguir viviendo con dignidad en homenaje a nuestros hijos, a nuestra familia y a nuestros amigos, en eso estamos; venimos de Tacuarembó, que es una ciudad chica pero muy linda y estamos agradecidos a todos y siempre estamos a la orden de todas aquellas personas que nos necesiten y especialmente si son papás de Renacer.

Lamentablemente siempre ocurren cosas y muchos padres se arriman a nosotros, pues nuestra casa está las 24 horas abierta para toda aquella persona que necesite de nuestro apoyo, de nuestro abrazo fraterno y de nuestra experiencia, porque nosotros no enseñamos, sino que el grupo Renacer lo que hace es un apoyo espiritual, que muchas veces ni se encuentra ni siquiera en la familia, pues la gente no sabe.

Nosotros con mi señora hemos jurado que hasta el último suspiro de nuestra vida, pertenecer, apoyar y seguir adelante con el grupo Renacer.

El grupo Renacer, felizmente creado por Gustavo y Alicia, queridísimos compañeros, queridísimos hermanos argentinos, para nosotros es un inmenso placer participar con ustedes que están siempre, aunque no físicamente, están siempre junto a nosotros en el corazón y los recordamos enormemente y estamos profundamente agradecidos.

Quiero agradecer especialmente al grupo Congreso, esos queridos amigos de Montevideo, y a la gente de San José, ciudad que no conocíamos, ciudad de gente muy linda, estamos muy agradecidos, no sentimos muy cómodos y muy felices de compartir con ustedes estos momentos tan gratos, momentos que si no fuera por Renacer no hubieran sido posible vivirlos.

Quiero agradecer nuevamente a todos, me siento muy feliz de estar junto a ustedes.

Muchas gracias.

 

Anuncios

2 comentarios en “Los padres de Renacer somos más que valientes”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s