Renacer es el otro, salgo de mi dolor y trasciendo.


Renacer es una intuición moral de dos personas que se dieron  cuenta que no era necesario que los padres debían morir primero. Ser moral es dar al otro más de lo que uno espera de él, sin importarme lo que yo reciba de ese papá, es el deseo de que esos papás sufran menos de lo que sufrimos nosotros cuando perdimos a nuestros hijos.

Preguntarse:

¿Por qué?

Es absurdo. Preguntarse preguntas sin respuesta es cosa de necios y lo menos que tenemos que hacer como padres es la necedad.

En cambio preguntarse:

¿Para qué?

Representa la libertad de cada padre para tomar su decisión de continuar.

No entramos a este grupo por mérito propio, entramos porque perdimos un hijo.

Si yo quiero ser mejor que otro papá es como decir que mi hijo era mejor que otro.

La muerte de un hijo me da libertad y una falta de miedo que antes no teníamos. Una vida en libertad y sin miedo no tiene precio y eso nos lo otorgaron nuestros hijos con su muerte.

¿Qué significa vivir después de perder un hijo? Es como sacarse un guante de goma, todo lo que esta adentro queda afuera y todo lo que estaba afuera queda adentro.

Ya no somos las mismas personas entonces, ¿qué personas vamos a ser? Toda la vida se da vueltas y me veo obligado a elegir y esa es la libertad que tenemos.

Por eso hablamos de transformación porque los conceptos de libertad y moral se oponen al concepto de duelo o elaboración del duelo.

Renacer es el otro, cuando llega otro papá lo tengo que proteger, tengo que dejar de lado mi dolor para que ese papá este mejor. Así le doy sentido a mi propio dolor y así la desesperación va desapareciendo. El resultado se da por vía inversa.

El dolor se transforma en una “Dulce nostalgia” porque ese dolor lo atravesamos, lo vivimos, lo enfrentamos, lo padecimos.

Alicia y Gustavo Berti.

.esperanza_thumb.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “Renacer es el otro, salgo de mi dolor y trasciendo.”

  1. Todo lo que generosamente han compartido es infinitamente HERMOSO!! gracias… hoy hace 10 meses que delincuentes asesinaron a mi hijo a mi amadísimo hijo, el consuelo no existe, pero cada una de las cartas leídas son caricias para todo este sufrimiento atroz. gracias…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s