A mi querido Benjamín…


Me abandono en este amor,
aunque muera de miedo,
aunque la frialdad de tu ausencia
me hable en silencio.
Me arriesgo a todo o nada
porque la nada ya la tengo
y todo es vivir con el alma en el cielo,
pisando muy firme este frió suelo.
Me deslizo entre nubes,
busco tu voz en este aturdido juego,
te intento hablar al oído para ver si duermes,
te intento hablar al oído y ya no te tengo.
Debo aprender a abrazarte con el alma,
porque mis brazos son torpes,
podrían lastimar tus alas,
podrían detener tu vuelo.
Quisiera ser tan etéreo
como lo sos desde aquel momento,
quisiera no tener este cuerpo
para no tener que sentirte tan lejos.
Quisiera pero no puedo,
a mi me tocó esperar
y mientras crezco te espero.
No corras tan fuerte entre las nubes,
no ves que no comprendo y tengo miedo
me olvido que tu cuerpo es pura alma.
Vos que ya comprendes todos los misterios
sabrás entender que los padres
a veces cuidamos en exceso
no es fácil ser padre en esta tierra
y menos cuando nuestros hijos juegan
entre arco iris , allá en el cielo.
No es fácil, aceptar que te hayas ido
sin dejarme acurrucarte en mi pecho,
sin poder mirarte a los ojos
y asegurarme de que oigas que te quiero,
que así como antes de conocerte te amé
lo seguiré haciendo mientras espero
ese maravilloso día que la fortaleza
de nuestro amor se funda en un abrazo eterno
que de cuerpo a nuestras almas
y que compense todo este tiempo…

Te amo!!

Mamá.  ( enviado por Alejandra Monardez, mamá de Benjamín,

San juan, República Argentina.

 

bemjamin

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s