¿Por qué estamos en Renacer?


 “Buceando en nuestro aljibe” – Reflexiones de Enrique y Ana Doris Conde sobre Renacer


    “Renacer es para todos, no todos son para Renacer”, este concepto tantas veces expresado, da pie a una reflexión para quienes estamos en Renacer, hoy, impregnados de gratitud hacia sus iniciadores, por el bien recibido, y siempre con el recuerdo a nuestra dulce y querida Ana, compartimos nuestro pensamiento, tratando de respondernos la pregunta ¿por qué estamos en Renacer?

      Seguramente, que habrá incidido en cada uno, el anhelo de un cambio, no de un cambio material sino de una transformación interior, el deseo de que las cosas no sigan siendo como eran inmediatamente después de la pérdida de un ser tan querido.

      Puede ser producto de una intuición en cuyo caso, no es necesario que nos hagamos la pregunta, pues la respuesta puede resultar inexpresable, en el sentido dado a la intuición por el filósofo Bergson para quien “intuición es la empatía a través de la cual nos transportamos dentro de lo más íntimo del otro para coincidir con lo que es único y por lo tanto inexpresable.”

     Hay estados interiores para los que no existen las palabras.

     También puede ser inexpresable el sentir “esperanza” y ver que las cosas no son solo como “parecen ser”, presintiendo que en ese “parecer ser” no se agota todo lo que esas cosas son, ante lo cual, uno puede estar convencido que un ser tan querido no puede irse de nuestra vida y dejarnos como legado solo dolor.

     O ser el producto de la fe, no aferrándose al “ver para creer” de Santo Tomás, como lo dijo la mamá Susana en Huerta Grande 2008: “Yo me manejaba antes, con el concepto, si no lo veo no lo creo, era una frase que a veces me repetía.”

     Tenía que “ver para creer”, y ahora, viendo el trabajo que hizo en sus años en Renacer, nos dijo “¡cuánto hube de creer, para que hoy pudiera vivir mi realidad actual en Renacer ¡”

     También puede ser obra de una serie de circunstancias concatenadas entre sí, por las que se dé como resultado, encontrar en Renacer aquello que estábamos buscando.

     En todos los casos es muy importante el concepto de los grados de significación, de acuerdo con los cuales una cosa dada puede tener diferente significado o  grados de  importancia, para diferentes personas, dependiendo no sólo del nivel cultural, social o intelectual, sino, por sobre todo, del estado de conciencia a través del cual el acto de percepción se lleva a cabo ya sea de  fe, esperanza, intuición, búsqueda etc.

     Esto tiene extrema importancia en los grupos Renacer, en los cuales los padres entran con una crisis existencial tan abrupta y violenta, con estados de conciencia tan alterados y confusos que dificultan aún el “simple vivir” en la realidad cotidiana, la que parece tan lejana y ajena, como si estuviese siendo observada desde afuera en una perspectiva atemporal como  dice Elisabeth Kûbler Ross “el mundo parece detenerse, no sentimos ningún interés por lo que ocurre a nuestro alrededor. Lo que queremos es que el tiempo retroceda”.

     Es evidente que el grupo tiene diferente significado para aquellos padres que llegan en estados de conciencia alterados, que para los que han alcanzado algún grado de paz interior.

     De cualquier manera, tenemos la posibilidad de elegir lo que queremos ser, y eso no solamente es un desafío, sino que es una aventura, como Renacer fue una aventura.

     A través del mensaje de Renacer podemos captar que la conmoción existencial producida en nuestras vidas por la partida de nuestro hijo, o hermano, es la puerta de acceso a la espiritualidad, es decir, que a través de un cambio existencial el hombre, si lo desea, si es corajudo, si continúa en este viaje, puede tener acceso a la dimensión espiritual, cuyo resultado es estar en la verdad.

     El altruismo inserto en la esencia de Renacer, es la forma de llevarlo a la práctica, para quienes lo intuimos como la esencia de nuestra presencia en la tierra, constituyéndose, en el mejor homenaje que le podemos hacer  a los seres queridos que han partido prematuramente.

     Es la vida la que nos pone en este camino.

.                                                                   Viernes 27 de febrero de 2015

Con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana, eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises.

De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

“Por la esencia de Renacer”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s