¿ HAY ALGO PEOR QUE PÈRDER UN HIJO ?


 

¿ HAY ALGO PEOR QUE PÈRDER UN HIJO ?

 

Cuando nos reunimos con papás nuevos, les preguntamos si creen que hay alguna cosa peor que perder un hijo, pero no nos referimos a perder más hijos.
Nosotros les decimos que sí, que hay algo peor que perder un hijo y es perderlo y morirse con él.
Eso es peor, porque el mensaje que una persona que toma ese camino de morirse afectivamente por el resto de su vida, es que ese hijo vino al mundo para, finalmente, arruinarle la vida.
A ese hijo lo hemos transformado con nuestra actitud, en nuestro verdugo y ese es un mensaje que, hasta ahora, en los años que llevamos de trabajo en Renacer, no hemos encontrado a ningún padre que quiera darlo.
Eso es lo que refleja ese mensaje.
Para muchos padres, la muerte de un hijo es el camino que conduce a su destrucción.
¿Debemos utilizar el tiempo para elaborar emociones y sentimientos y quedarnos en la persona psicológica, o debemos prestar más atención a la indescriptible capacidad del hombre para oponerse y enfrentarse a esos sentimientos y emociones y acceder así a la persona espiritual?
¿Perdemos un hijo y nos vamos a conformar con que nos consuelen, para que se nos vaya ese dolor o vamos a empezar a recorrer el verdadero camino de humanización?
Podemos poner en actividad las potencias dormidas.
Podemos rescatar el recuerdo de nuestros hijos con amor y no con dolor. ¡Qué hermoso poder recordar a nuestros hijos con amor y no con dolor!

 

 

alicia_huerta_grande_2003

Anuncios

2 comentarios en “¿ HAY ALGO PEOR QUE PÈRDER UN HIJO ?”

  1. Ciertamente no es fácil hablar de manera simplista de la muerte de un hijo…Como si fuera opción permanecer vivo o no, después de vivir lo en carne propia, pues es en la devastación de nuestro ser es donde radica la fuerza y la resistencia al dolor, como así mismo la conexión con ese ser superior, que es Dios, es el sentido que le demos a la vida,, nuestro amor es la relación que tenemos con el hijo amado, esa nunca muere, los lazos invisibles están sujetos con el amor que sale de lo profundo de nuestro ser, es mas que nuestra experiencia de cuerpos juntos… es el amor siendo. El saber que el amor existe es lo que nunca morirá, es lo que nos seguirá uniendo, nos humaniza cada día y nos enseña la tolerancia y la empatía por tantos padres en devastación que decidieron morir junto a sus hijos y viven sin vivir. Sin saber a donde dirigir ese amor que permanece, que los sigue llenando de vacío y de dolor.

    Me gusta

  2. Que fácil pareciese hablar de la perdida de un hijo, pero es tan distinto cuando se a vivido la prueba en carne propia!…. depende de tantos factores como: si era varón o mujer, único hijo, edad, casado circunstancias de la partida, no es lo mismo enfermedad, accidente, suicidio o u asesinato!!!… si no es primera vez que nos ocurre (hay padres que lo han vivido mas de una vez) e incluso hablar dentro del primer año de duelo o hablar después de algunos años….
    Y creo, que SI cuando nuestro hijo muere, en ese momento también NOSOTROS MORIMOS! … Hay que partir de la base que es antinatural, nadie nos enseña entre las lecciones a estar preparados…. Después de muchos días perdidos (CADA PERSONA EN SU TIEMPO) en el abismo absoluto de oscuridad, empezamos a renacer cada amanecer, con un motivo distinto, de supervivencia de la naturaleza , aunque arrastrándose sin sentido, hasta que de a poco podemos ver de nuevo los colores maravillosos del arcoíris y de la vida misma.
    Creo firmemente que siempre recordaremos al hijo que partió con un infinito amor que trasciende tiempos y fronteras, pero no podemos evitar sentir dolor frente a la ausencia física que perdurara en el tiempo, por aquel hijo que salió de nuestras entrañas, ya que somos humanos, existió un apego o lazo único con quien le dimos la vida, en el transcurso que estuvimos juntos mientras crece y ese lazo no se rompe de ninguna manera, queda atado a ese cordón umbilical invisible, a los mil recuerdos, que permanecen gravados a fuego en nuestra memoria y en nuestra piel, hasta que nos encontremos en ese abrazo eterno, cuando nos toque ir al viaje eterno.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s