A PESAR DE TÍ, ESTÁS AQUÍ CON VIDA…


Fragmento: ” Sé lo que sientes”. De los iniciadores de Renacer

Tus días son un gran signo de pregunta: ¿ y ahora qué ?. La incertidumbre frente a lo desconocido te hace sentir extremadamente vulnerable, sin defensas. Jamás experimentaste una sensación tan atemorizante. Quizás sientas que no debes vivir, que no es natural cuando tu hijo ha muerto.
La vida parece una empresa imposible. Tu mente no tiene descanso. Pensamientos extraños, profundamente perturbadores se suceden vertiginosamente en tu cabeza. Puedes llegar a preguntarte si estás perdiendo la razón.
Puede resultarte muy penoso despertar por las mañanas de las tantas noches sin sueño y enfrentarse cada vez más a la brutal realidad de su ausencia.
Un lugar vacío en la mesa familiar, una cama, una cuna, quizás aún con la forma de su cuerpo, entre las sábanas ( que , quizás permanecen intactas, porque no llegaron a cobijar su cuerpo). El olor de su piel en la ropa, sus juguetes, su música, sus cosas ( o aquello que con tantas ilusiones habías preparado para su llegada ). Pero por encima de todo, un lugar vacío en tus brazos, en tu vida, que sólo él puede ocupar.
Quizás tengas otros hijos y eso te genera culpa, porque sientes que nada puedes hacer por ellos. El dolor parece ser único habitante de tu ser : notas un vació de amor. Quizá no te creas capaz de soportar este sufrimiento y sientas deseos de morir también. No te asustes, no te sientas culpable, no te desalientes, no desesperes, es natural sentir así…. Por un tiempo…A pesar de ti, estás aquí con vida.

Schneider. A. Dr. Berti. G. ” donde la palabra calla” Editorial Grijalbo. Buenos Aires .2015.

libro

Anuncios

Un pensamiento en “A PESAR DE TÍ, ESTÁS AQUÍ CON VIDA…”

  1. Todas y cada una de estas palabras , las hago mías, porque así sentimos los que hemos perdido físicamente un hijo, porque aunque con el paso del tiempo sé que es feliz en otra dimensión y que ve y escucha todo lo que hacemos, no alcanza, queremos tocarlos, escucharlos, besarlos como antes, la vida continúa aunque no queramos, y aunque el dolor sigue en pié he logrado transformarlo en amor, para que no se adueñe de mi, en amor ayudando a otros como yo que pasan por ésta increíble realidad, por esta impotencia y éste vacío interminable. Gracias

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s