LOS QUE NO ESTUVIERON


Hoy deseo hablar sobre el apartamiento de nuestras vidas, luego del terrible golpe de perder un hij@ ,de la mayoría de las personas con las cuales tuvimos algún tipo de vinculación.
Luego de acontecida la tragedia casi todos, digo casi porque algunos se mantuvieron firmes al nuestro lado de la mejor forma que pudieron.


En medio de tanta insoportable existencia desear contención, abrazos, charlas ,y ver el entorno vacío, como si hubiese pasado un tornado, que aparentemente lo provocó el devastador terremoto que sacudió nuestras vidas y las cambió radicalmente para siempre.
Necesitaba comprender esta actitud y busqué información sobre el tema. Además consulté con otros padres con los cuales nos une la misma tragedia.
Las conclusiones a las cuales pude llegar en esencia son las siguientes:
Los “demás” se apartan quizás porque no saben que decir o tienen miedo a algún tipo de “contagio”,es notorio y hasta irrisorio que te ven venir y se cambian de vereda.
Sin el más mínimo deseo ni intención de criticarlos lo expongo porque es algo típico, creo, de la naturaleza humana.
Y más allá de todo hoy me siento entero y con gran agradecimiento a todos LOS QUE NO ESTUVIERON.
Porqué agradecido?. Porque tuve que en soledad decidir seguir viviendo, la siquiatría y la religión no alcanzan o no pueden abarcar con explicaciones válidas una pérdida semejante.
Sin embargo hay una luz en semejante oscuridad, en mi caso y en el de muchos fue, es y será el Grupo Renacer.
A modo de ejemplificar lo dicho y hacerlo más claro y rico, deseo concluir con el fragmento de un cuento cuyo autor desconozco:
COMPARTIENDO LA LUZ
Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:
“… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada . Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así compartiendo la llama con todos la caverna se iluminó”.Uno de los discípulos preguntó a Hu-Song:
¿Qué nos enseña, maestro, este relato?
Y Hu-Song contestó : Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.

ENVIA : NESTOR FORNERON.

Anuncios

2 comentarios en “LOS QUE NO ESTUVIERON”

  1. yo no diría que la gente se aleja por temor al contagio, creo que lo hacen porque no lo pasaron y no saben mas que decir en ese largo camino del duelo, también porque no entienden que acompañar inmediatamente no es suficiente, lo mas difícil ocurre después, y ya no quedan muchos a nuestro lado.Eso es en todos los casos, ante cualquier pérdida.Está muy bién resaltarlo, sin rencor y para que sirva de aprendizaje para los que quieren acompañar y no saben como.Los padres no están preparados para perder un hijo, como así no está preparado el entorno de la familia.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s