Un encuentro inesperado . La historia de Renacer.


A mediados de octubre de ese año se llevó a cabo el Congreso Argentino de Neurocirugía en Huerta Grande, una hermosa localidad en el valle de Punilla muy cercana a La Falda. Con la primavera habían comenzado a crecer las hojas en los árboles y el clima agradable nos predispuso a asistir y de paso tomarnos unos días de descanso. Llegamos un día antes, cerca del mediodía y luego de dejar nuestras valijas fuimos al comedor. Era este enorme, con capacidad para más de 600 comensales y en una larga mesa estaban sentados los únicos 5 presentes. Como nos dio vergüenza sentarnos solos en ese inmenso salón nos acercamos a la mesa ocupada y nos sentamos con ellos.

Eran integrantes del equipo de sonido y dos traductoras oficiales del Congreso. Mientras compartíamos entre nosotros algunas cosas del grupo, Norma, una de las traductoras, nos mira y nos pregunta si estábamos hablando de Logoterapia y ante nuestra respuesta afirmativa nos comenta que ella era la traductora oficial de

Viktor Frankl, quien debía dar una conferencia en Buenos Aires el próximo noviembre. ¡Una vez más la vida nos había colocado en un lugar especial! Este encuentro habría de tener consecuencias inesperadas para nuestra tarea. Compartimos con Norma aspectos de nuestro trabajo y ella se comprometió a avisarnos la fecha de la conferencia de Viktor Frankl.

Ya transcurrido pocos días del Congreso recibimos una llamada de Norma avisándonos que la conferencia se llevaría a cabo dos días después. Allí fuimos; salimos esa misma tarde en auto rumbo a Buenos Aires. En el camino la policía nos detuvo en Colón, Venado Tuerto por viajar con carnet de conductor vencido, y en Capitán Sarmiento el oficial a cargo, sentado en un auto a la vera de la ruta nos cobró 50 pesos y nos dio un salvoconducto válido por 48 horas… firmado en una hoja de cuaderno espiral con letra ilegible y sin sello alguno.

La conferencia de Frankl era en el Aula Magna de la Facultad de Medicina y estaba repleta de gente; muchos tuvieron que sentarse en los escalones de acceso. Esperábamos con gran ansiedad ¿Cómo sería este hombre que había pasado tres años en campos de concentración nazis para terminar siendo liberado en Auschwitz? Pensábamos que debería ser de gran porte y fortaleza para haber soportado tanto sufrimiento y trabajos forzados, pero grande fue nuestra sorpresa cuando, precedido por un silencio tan espeso que parecía que hubiera sido posible cortarlo con tijeras, ingresa este hombre bajito, de porte menudo.

Comportarse con dignidad aún en la peor de las tragedias

Aún recordamos las palabras con las que abrió su disertación, parecían dirigidas exclusivamente a nosotros: “Señoras y señores, cuando bajé del tren que me conducía a Auschwitz, donde sobrevivía uno de cada 29 prisioneros me dije a mí mismo en la medida en que no tengo la certeza que he morir aquí me he de comportar como si tuviese la certeza que he de sobrevivir” ¡El mensaje de Renacer en palabras de Viktor Frankl!

Terminada la conferencia Norma busco a Alicia y la llevó con Frankl y le dijo lo que nosotros estábamos haciendo; Alicia le agradeció a lo que Frankl contestó “Entonces el agradecido debo ser yo pues ustedes fundamentan la Logoterapia”

Luego Norma nos presentó a varios miembros de la Sociedad Argentina de Logoterapia, lo que condujo, indirectamente a la expansión de Renacer fuera de la provincia de Córdoba. Fueron dos días inolvidables y su recuerdo aún perdura. En esos momentos tuvimos la primera confirmación viniendo de fuentes ajenas a nosotros de que la tarea era valiosa, lo que nos dio la fortaleza necesaria para continuar con lo que vendría.

De regreso en Río Cuarto teníamos ya encima las Primeras Jornadas de Psicoterapia Existencial y logoterapia de Río Cuarto organizadas por Renacer y con el auspicio del Colegio Médico y la Universidad Nacional de Río Cuarto, que se llevaron a cabo los días 2 y 3 de octubre con participación de profesionales de Buenos Aires y la ciudad. En esta ocasión presentamos formalmente la labor del grupo encuadrada en un ambiente profesional. Estábamos ya decididamente resueltos a introducir la tarea en la sociedad y de hacerlo desde una plataforma avalada por las ciencias medicas y con fundamentos antropológicos y filosóficos convalidados por la Logoterapia de Viktor Frankl y, lo que era aun más importante, la sociedad lo estaba aceptando. Por otra parte estábamos ya llevando el mensaje del valor de la ayuda mutua para sufrimientos otros que la muerte de hijos. Lejos quedaban los cuestionamientos iniciales de algunos psicólogos que dudaban del valor de la ayuda mutua para el hombre sufriente y de aquellos que una vez nos tildaran de locos.

Así concluyó 1990, preñado de futuros acontecimientos.

Alicia Schneider-Dr. Gustavo Berti.

SI A LA VIDA

Anuncios

Un pensamiento en “Un encuentro inesperado . La historia de Renacer.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s