¿Es posible convertir en triunfo una tragedia?


Enrique Conde
Enrique Conde

La historia de Renacer es la historia de un cambio posible conseguido por miles de personas de múltiples comunidades, cimentado en un nuevo y sólido fundamento filosófico antropológico y una moral, de la responsabilidad y de la libertad, sustentado en la dimensión  espiritual, atributo específicamente humano.

             El trabajo en Renacer está profundamente influenciado por la obra de Víctor Frankl, pues en su obra, se encuentran los fundamentos antropológicos y filosóficos necesarios para llevar adelante esta tarea.

             Según Víctor Frankl, el hombre pese a los condicionamientos físicos y psicológicos, es antes que nada, un ser espiritual capaz de levantarse por encima de sus condicionamientos físicos, en las alas indómitas del espíritu y responder en libertad  responsablemente.

             Ser libre no significa libre de los propios condicionamientos físicos y psíquicos, sino libres para enfrentarse a ellos y asumir una actitud positiva.

             La vida tiene un sentido incondicionado, en oposición a los modelos que toman al hombre condicionado como ser bio-psíquico.

            Este sentido incondicionado no se pierde en circunstancia alguna, ni aun cuando el hombre se enfrente con la tríada trágica de su existencia, como son el sufrimiento, la culpa y la muerte.

             En definitiva, lo que el hombre ansía, no es riqueza o poder o aun felicidad, sino ser capaz de encontrar una razón para vivir, capaz de encontrar sentido, no sólo a su destino, sino también a las posibilidades que esperan ser realizadas por él.

             Frankl insiste en que el hombre no llega a ser tal, hasta que no se olvida de sí mismo, ya sea para allegarse a alguien a quien amar, a una tarea que cumplir o a un sufrimiento al que encontrarle sentido y sostiene que la esencia del hombre es la auto-trascendencia.

             En la medida en que un ser humano, en vez de contemplarse a sí mismo, reflexionando sobre sí mismo, desea ponerse al servicio de una causa superior a él o amar a otra persona, se encuentra con la autotrascendencia que es una cualidad esencial de la existencia humana.

             Ser hombre significa estar orientado a algo o a alguien que no es él mismo.

             La autorrealización se produce como resultado de la realización de valores, no la realización de cualquier posibilidad, sino de aquella que sea la correcta, no se trata, pues, de hacer lo que se puede, sino lo que se debe.

             Vemos así que se va gestando un modelo que comienza por apoyarse en aquellas partes más nobles del ser humano, su dignidad y las realidades del mundo más elevadas, es decir, los valores a los que el hombre como ser libre se siente atraído, para encontrar sentido en su existencia.

             Es un abordaje desde lo espiritual, en oposición a los modelos que toman al hombre como ser bio-psíquico, condicionado y empujado por sus instintos, dejando de lado una de las tres dimensiones del ser humano, nada menos que la dimensión espiritual.

             No se trata, dice el mensaje de Renacer, de un sentido abstracto, se refiere al sentido concreto que la vida tiene para cada uno de nosotros, como seres únicos e irrepetibles que somos, se refiere al sentido que cada uno de nosotros debe encontrar en su vida.

             Cuando el objetivo es, como lo es en Renacer, el de encontrar sentido a una tragedia, por la pérdida de un hijo,  cuando se le encuentra el sentido, lo más maravilloso es que nuestros hijos no se van en vano, es que su partida no es estéril, es que este sufrimiento es germen, es tierra fértil en el corazón, para que crezcan nuevas raíces, es plantar un nuevo árbol cuyas ramas lleguen al cielo y así, convertir en triunfo una tragedia.

                En el libro de Alicia y Gustavo Berti “Donde la palabra calla”, se encuentra el camino de una revolución cultural no sólo para quienes hemos tenido el privilegio de conocer el Mensaje de Renacer, sino también un aporte para quienes viviendo en el agitado mar de la vida, buscan la luz de la estrella que ilumine su camino de superación humana, como muestra la ilustración de la tapa.

            Es un ejemplo de cómo encontrarle un sentido a la vida, “Únicamente el que ha estado adentro sabe lo que pasó”, dice Víctor Frankl en “El hombre en busca de sentido.”

             Sólo resta buscar la manera de que este libro, como base para los próximos cincuenta, cien y más años de Renacer, esté en todas las bibliotecas de todas las ciudades, pueblos y villas del mundo y obviamente en todos los grupos Renacer, no como una especulación teórica, sino como una experiencia vivida por quienes se enfrentaron a la crisis existencial más grande a que puede ser sometido un ser humano, como es la pérdida de un hijo.

                                                   Viernes  25 de septiembre  de 2015

             Eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana.

                              De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

                                                “Por la Esencia de Renacer”

 

Anuncios

2 pensamientos en “¿Es posible convertir en triunfo una tragedia?”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s