Primera definición de Renacer …la historia continua…


   Por entonces habíamos esbozado por escrito, para darles a los asistentes al primer encuentro, la definición y objetivos de Renacer. Esto había sido requerido por todos los grupos que se formaron durante ese año.

  Lo definimos como un grupo de autoayuda para individuos que comparten una experiencia dolorosa de vida: la pérdida de un hijo y se reúnen con el propósito de enfrentar su dolor, aprender de él, encontrando un sentido en la tragedia, brindando luego lo aprendido a todo padre que viva una experiencia similar, cumpliendo así el ciclo de ayuda mutua y la premisa fundamental de Renacer “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a un hermano que sufre trasciende como ser humano” (Viktor Frankl). Esta labor se apoya firmemente en la logoactitud, en cuanto ésta nos aporta respuestas al acuciante interrogante de ¿Qué hacer con mi vida de aquí en más? Y ¿qué sentido tiene mi vida ahora? También se ponía énfasis en el aprendizaje para ayudar mejor; se mencionaba la no adherencia a religión, secta, partido político, organización o causa alguna y se destacaba la labor preventiva del grupo y su inserción en la comunidad.

   Al mismo tiempo redactamos un escrito definiendo las fases que se cumplían en una reunión. Describimos la catarsis como fase inicial, en la que los padres podían, o no, compartir sus vivencias —negativas en estos momentos—; la que era continuada por una fase de esclarecimiento, en la que los relatos de los padres más antiguos, más fortalecidos aportaban nuevas perspectivas para esta realidad y permitían a los recién llegados o los más nuevos mirarse en múltiples espejos, no solo vivenciales sino temporales. La última fase, de plan de vida, se daba en medio de una estrecha interrelación de todos los presentes y en ella se comenzaba a considerar la vida de aquí en más, dejando de trabajar con lo que nos había pasado y para priorizar aquello que podríamos hacer con lo que nos había pasado. A partir de mil novecientos noventa y seis cambiaríamos los nombres de estas tres instancias por los de fase tradicional, de análisis existencial y de trascendencia respectivamente.

   Los años siguientes demostrarían que la mayoría de los grupos se quedarían trabajando solamente con la primera fase, de catarsis que pasó a ser de elaboración de emociones y sentimientos y tomo un sesgo definitivamente psicologista centrado en el proceso de duelo, contra el que debimos trabajar fuertemente durante años para mostrar que no era aquello para lo que Renacer había sido creado.

   Ese año, en un encuentro en La Plata afirmábamos que el sufrimiento no debe ser visto como una enfermedad, sino como una condición existencial del ser humano. El grupo debe ayudar a sus integrantes a trascender el pasado que ya no puede ser modificado, a enfrentar las posibilidades que aún les ofrece la vida, a encontrar las opciones con sentido , a abrirse camino, “el único camino con sentido que esa condición existencial les plantea: el camino final de la humanización”

   A partir de este momento comenzábamos a ver a la tarea como un imperativo ético, visión que se afirmaría en los años por venir, aunque dejaríamos de hablar de ética para hacerlo de moral: Renacer sería un compromiso moral de quienes participaban de los grupos.

Alica Schneider.Dr. Gustavo Berti.

historia de Renacer

Un pensamiento en “Primera definición de Renacer …la historia continua…”

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s