MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS CORDOBESAS


Mil novecientos noventa y uno fue el año en que Renacer cruzó las fronteras de la provincia. Cuando miramos hacia atrás y recordamos las primeras charlas que dimos nos reímos de la inocencia de algunas de las cosas que decíamos, pero nos movía una fe inquebrantable en la tarea y el sentido incondicional de la vida, avalada por los resultados a la vista en los padres que habían asistido a las

reuniones y esa fe hacía que no nos arrepintiésemos de los errores que pudiéramos haber cometido y que aprendiéramos de los mismos.

Estábamos haciendo historia y era muy difícil, sino imposible, comprenderla en toda su magnitud al mismo tiempo. Todos estos errores fueron corrigiéndose con la experiencia, como era dable de esperar.

La tarea se multiplicaba. Recibíamos padres nuevos de diversas localidades, además de nuestra ciudad. Familiares nos hacían llegar datos de padres de diversos puntos de provincias cercanas para que los llamáramos o escribiéramos invitándolos a nuestras reuniones. Estas ya eran el primer y tercer lunes del mes para evitar confusiones en los meses con 5 lunes. El grupo estaba firme y fuera de Río Cuarto quedaba solo el grupo de Moldes. El de Villa Mercedes dejó de funcionar al poco tiempo que nosotros dejáramos de ir. Se había estancado en el aspecto testimonial y cuando no quedo testimonio alguno por compartir se disolvió. A esto contribuyó la presencia de lo que más tarde denominamos “largueros” los que una vez que comenzaban a hablar no terminaban nunca y contaban hasta lo que compraban en el almacén.

Pero también estas experiencias nos eran útiles, las aprovechábamos para mostrarles a los padres lo que ocurría cuando alguno de ellos se extendía en demasía, quitándole el tiempo a otros padres y, más importante todavía, les hacíamos ver que cuando se funcionaba solamente en el nivel testimonial, el de los lamentos continuos, los caminos se agotaban al poco tiempo, por lo que era indispensable trabajar en el nivel existencial, es decir tratando de evaluar las posibilidades de cada uno a realizar en esta nueva etapa de nuestras vidas. Cuando se lograba trabajar en esta dimensión las posibilidades de una reunión eran infinitas lo que, además de evitar el tedio de las repeticiones, permitía a quienes se acercaban por primera vez darse cuenta que la vida, al menos para muchos padres, no termina con la muerte de un hijo, que se abren nuevos horizontes y que es posible hallar sentido aún en lo que parece la más absurda de todas las tragedias.

Este es un momento oportuno para mencionar que en Río Cuarto desde el inicio nos reunimos en el mismo grupo los padres más veteranos con los más nuevos y aquellos que llegaban por primera vez. Ya era una costumbre recibir a los “primerizos” con un abrazo, lo que despertaba emociones mixtas; algunos

mencionaban el amor con el que eran recibidos y veían la reunión en esa tónica, mientras que otros se enderezaban y retiraban ligeramente el cuerpo ante los brazos abiertos para terminar siendo vencidos por tantas evidencias de afecto.

El hecho de reunirnos todos juntos servía múltiples propósitos: por un lado los más antiguos podían ver en los rostros con frecuencia desencajados de dolor la forma en que ellos habían llegado al grupo, podían ver reflejado en los más nuevos un fragmento de su pasado, a la par que estos al ver rostros serenos y ocasionales sonrisas vislumbraban lo que les podía esperar, dándoles así una esperanza que no necesitaba de palabras. Esta manera de funcionar se validaría al inicio del año 1992 cuando en Buenos Aires comenzaron con lo que llamaron grupos de “bienvenida”, en los que ingresaban solo los padres que recién se acercaban, con la coordinación de un padre más veterano, lo que dio lugar a que prontamente estos se transformaran en grupos de lamentos colectivos.

Alicia Schneider. Dr. Gustavo Berti.

cartel de nicolas

Anuncios

Un pensamiento en “MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS CORDOBESAS”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s