REFLEXIONES SOBRE EL LIBRO “DONDE LA PALABRA CALLA”.


Un amigo o un familiar nuestro pueden llegar a publicar un libro, y en ese caso nos sentiríamos felices por su logro… Si se trata de poesía gozaremos de su inspiración, si es una novela nos sorprenderemos con su imaginación; si es un trabajo científico o profesional, apreciaremos sus conocimientos… Sin embargo, muy difícilmente esas páginas reflejen cabalmente lo que sentimos o experimentamos en lo personal
En cambio, cuando leemos DONDE LA PALABRA CALLA, nos damos cuenta de que, más allá de detalles personales muy puntuales, es un fiel reflejo de lo que hubiésemos podido escribir cualquiera de nosotros luego de la muerte de un hijo… Nuestro morir y nuestro renacer están volcados en esas páginas, con la genuina veracidad del dolor y del amor sin medida…
Todo su contenido nos identifica, nos contiene y estimula, nos ayuda a transitar etapas de auténtico conocimiento, desde el lugar de otros que vivieron y viven lo mismo que nosotros. Particularmente me hizo muy bien reconocer que, a través de este libro, llegué a comprender los alcances de un concepto que a priori no me resultaba de fácil entendimiento: LA AUTOTRASCEDENCIA, el estar orientado hacia algo o alguien que no es uno mismo : una tarea que cumplir, una misión que llevar a cabo, alguien a quien amar… En la página 119, en el apartado que refiere al análisis de la trascendencia, se enumeran varios puntos, y en el segundo de ellos leemos: “…el ser humano puede ilusionarse y creer que no es auto trascendente, hacer como si no lo fuese, negar esta cualidad. Esto lleva a la desesperación o angustia y produce un anclaje en el sufrimiento que puede ser interminable…” Precisamente me detengo en este párrafo, porque reconozco haber notado lo mal que vive la gente que, centrada sólo en lo que les pasa, se vuelve indiferente y egoísta, tan ensimismada en sus problemas que, aun pudiendo hacerlo, jamás dispone de un poco de tiempo para colaborar con alguna institución, campaña solidaria o seres necesitados de ayuda, que no siempre es dinero…Y a veces ese malvivir se percibe en su mirada opaca y su apatía, en su malhumor y conversaciones monótonas, en sus quejas por dolencias que no siempre son reales… Ahora me doy cuenta de que ésa es la clase de personas que niegan la auto trascendencia y se quedaron ancladas en sí mismas, en sus dificultades o conflictos ya sean actuales o pasados, en su mundo chato que les evita complicaciones pero que también les niega el sentir la inmensa alegría que produce la entrega…Es como si la falta de compromiso con los demás los hiciera víctimas de sus propias reglas. En cambio, por fortuna, también conozco casos de quienes, a pesar de enfrentar serias enfermedades o limitaciones de salud, siguieron en el camino del servicio y se curaron o aliviaron de un modo asombroso. Sin duda por eso, en Renacer, la ayuda mutua y el saber que no soy nada sin el otro, son los pilares de nuestra recuperación.
Por supuesto son muchas más las conclusiones positivas y los pensamientos superadores que generó en mí la lectura de este libro. Por eso agradezco a Berti Alicia Gustavo que hayan coronado tantos años de trabajo y dedicación al grupo con la publicación de este valioso material, y vale decir que coincido ampliamente con las palabras de Enrique Conde, quien en su “Buceando en el Aljibe”, dentro del artículo “Es posible convertir en triunfo una tragedia” expresa: “…Sólo resta buscar la manera de que este libro, como base para los próximos cincuenta, cien y más años de Renacer, esté en todas las bibliotecas de todas las ciudades, pueblos y villas del mundo y obviamente en todos los grupos Renacer, no como una especulación teórica, sino como una experiencia vivida por quienes se enfrentaron a la crisis existencial más grande a que puede ser sometido un ser humano, como es la pérdida de un hijo…”.
Finalmente, quiero decir que me parece una obra brillante.- Y que, al igual una lámpara, el valor de su luz no radica en el brillo en sí mismo, sino en la preciosa cualidad de mostrarnos el camino a seguir.

Nidia Ferrero, mamá de Ariel, de Renacer Sunchales 05-10-15

libro

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s