Otra vez la television nacional. Seminario para padres nuevos. La historia de Renacer.


En setiembre participamos nuevamente en un almuerzo de Mirtha Legrand acompañados de padres de Mar del Plata y Tucumán. En esta ocasión fuimos preparados, sabíamos que habría muchos llamados por lo que anunciamos un seminario para padres nuevos que se llevaría a cabo en Río Cuarto en diciembre. Durante el programa se pudo transmitir un mensaje de coraje y entereza ante la adversidad, así como la manera de trabajar en los grupos con la Logoterapia de Frankl

Mientras se desarrollaba el programa, los padres de nuestro grupo no daban abasto para atender los llamados telefónicos desde múltiples lugares de Argentina y algunos de Uruguay, a raíz de los que se suscitaron algunas circunstancias jocosas: Néstor se había sentado en su cama para recostarse y sacado una pierna del pantalón cuando su teléfono comenzó a sonar; hora y media después no había logrado sacar la otra pierna. Anécdotas similares ocurrieron con otros padres.

Todo esto generaba más trabajo para los integrantes del grupo de Río Cuarto pero al mismo tiempo acrecentaba el sentimiento de tener una verdadera misión en sus vidas, un valioso por qué levantarse todos los días.

En las conversaciones en nuestro grupo les hacíamos ver a los padres más recientes que esta noción de tener una misión en la vida era imposible de lograr mediante un análisis y elaboración de nuestros sentimientos, que solamente al levantarnos por encima de nuestro dolor para ayudar al hermano que sufre, al trascendernos hacia el otro, en ese mismo instante nuestra vida adquiría sentido y valor como misión. Esta lucha para esclarecer la fuerte tendencia al reduccionismo con los problemas mencionados continúa aun hoy, aunque a una escala mucho más reducida.

La aparición de nuevos grupos motivaba que nuestra presencia fuera requerida de múltiples lugares lo que nos llevó a viajar a distintas ciudades de Argentina, en muchas ocasiones acompañados por padres de nuestro grupo. Mientras más padres eran capaces de transmitir el mensaje mayor era la impresión de que todos podían encontrar la tan anhelada paz interior.

Alicia Schneider. Gustavo Berti.

cacho

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s