El aspecto cultural de la tarea . La historia de Renacer.


En octubre (1996) estaba programado en Mendoza el Cuarto Encuentro Nacional y Segundo Latinoamericano de los grupos.

¡Allá vamos! Era el dicho de los grupos cada vez que había un encuentro. Esto generaba un proyecto de vida para los padres, aún para los más recientes. Había que preparar el viaje, llevar escritos producidos por los padres para repartir entre los asistentes. Otros preparaban suvenires para regalar. Era motivo de gran alegría encontrarnos nuevamente, unirnos en un abrazo que parecía no tener fin mientras saltábamos abrazados girando sobre nuestros pies.

Viajamos a Mendoza un día de lluvia torrencial en un ómnibus que se llovía entero y no había donde refugiarse. Allí nos encontramos con el resto de los padres de Río Cuarto y como era costumbre compartimos los mates con bizcochitos y tortas que ellos llevaban. Hay que reconocer que si hubo algo que nunca faltó en las reuniones de los grupos fue la comida, no así las bebidas alcohólicas.

Nos habíamos juntado en el patio de la Universidad Nacional de Mendoza en innumerables rondas de mate y charla y era, para todos los padres, un continuo deambular por las rondas abrazándose con conocidos, conociendo padres nuevos y sacando miles de fotos; reinaba un ambiente de alegría y camaradería. Antes de la era de las cámaras digitales nos reíamos y decíamos que las reuniones deberían ser auspiciadas por las empresas que fabricaban películas fotográficas. La verdad es que nunca recibimos auspicios que no fuesen virtuales, lo que tampoco nos molestaba pues sosteníamos que esta tarea debía ser llevada a cabo con el esfuerzo de cada uno de los padres; nos parecía que recibir dineros de la política nos obligaría a devolver favores y eso nos parecía absolutamente inmoral. A lo largo de los años Renacer ha recibido numerosos reconocimientos pero solo del ámbito de la cultura, en contadísimas ocasiones algún intendente, como aconteció en Chacabuco apareció para decir algunas palabras antes de una reunión o de la inauguración de una plazoleta y de enviar notas declarando el evento de interés municipal.

A medida que viajábamos a más lugares comenzamos a notar como una constante la presencia de un coro o grupo musical local, o a algún escritor que dedicaba una poesía a Renacer precediendo nuestra charla. Esto nos hizo ver, por un lado el respeto y aprecio de la comunidad al grupo de su lugar y por otro nos fue mostrando la íntima relación entre la cultura y la labor de Renacer al transformar una tragedia personal en un triunfo del espíritu humano. Esta realidad permaneció en nuestro pensamiento hasta que años después pudimos elaborar un ensayo en que mostrábamos a los grupos Renacer como participes de una verdadera revolución cultural.

Alicia Scneider. Gustavo Berti.

cartel de nicolas

Anuncios

Un pensamiento en “El aspecto cultural de la tarea . La historia de Renacer.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s