Barcelona . La historia de Renacer.


Barcelona fue el primer grupo en formarse en Europa. Un grupo de padres comenzó a reunirse a instancias de Juan Vladimir, cuya mujer había perdido un hijo que él había criado como suyo desde muy niño. De nacionalidad uruguaya, en uno de sus viajes a Uruguay conoció la existencia de Renacer y se conectó con José a través de la página Web de Renacer y viajo a Tucumán para asesorarse sobre los fundamentos y metodología del grupo y decidió comenzar con la tarea en Barcelona. Mantuvo con nosotros correspondencia vía correo electrónico recibiendo nuestro material. Juan es una persona muy espiritual y prontamente tomó los aspectos más elevados del mensaje. En uno de sus viajes pudimos encontrarnos y conversar largamente en Buenos Aires y entablar una amistad que aún hoy perdura a través del tiempo y la distancia.

En agosto del año 2000 teníamos que viajar a Alemania a un congreso médico al que Gustavo asistiría y decidimos preguntarle a Juan si les gustaría que pasáramos unos días en Barcelona y aprovecháramos para dar una charla al grupo y compartir con ellos la manera en que trabajábamos. No fue tarea simple conseguir la aprobación cuando se enteraron que éramos argentinos. Evidentemente algún compatriota no se había portado del todo bien en otros aspectos y existía un cierto recelo al no conocernos. Solo después que supieran que Gustavo era Neurocirujano y recibieran copias de nuestra bibliografía sobre Renacer publicada en Jornales europeos accedieron a nuestra visita.

Desde Berlín volamos a Barcelona a fines del verano y fuimos recibidos por Juan Vladimir y su esposa Rosa quienes nos atendieron maravillosamente. Pasamos en Barcelona siete días, en la ciudad vieja, dentro de la antigua muralla romana de más de dos mil años de antigüedad. Compartimos reuniones sociales, hablamos de los fundamentos de Renacer, conocimos a muchos padres del grupo con quienes intercambiamos experiencias y a padres de otros lugares de España

que se habían acercado para el Encuentro que habían organizado con motivo de nuestra visita. Había en todos ellos un ansia de conocer, de querer salir del infierno en que vivían, frente a lo cual nosotros solo podíamos responder dando lo mejor de nuestro conocimiento y capacidad sin retaceo alguno. También nos llevaron a conocer esa bellísima ciudad, disfrutamos las tapas en sus restaurantes y antes del encuentro programado pudimos pasar tres días de playa en un pequeño pueblo sobre la Costa Brava, Tosa de Mar, donde fuimos con dos matrimonios argentinos, integrantes de Renacer Río Cuarto y Buenos Aires, Susana y Pedro y Zulma y Ricardo respectivamente. Juntos pasamos tres días hermosos.

De regreso a Barcelona, ya para el encuentro, se unió a nosotros seis otro matrimonio de San Francisco, Córdoba, integrante del grupo Renacer de esa ciudad, Cuca y Víctor, quienes estaban de paseo por San Sebastián y tenían que elegir entre viajar a Roma o a Barcelona para el Encuentro, finalmente eligiendo éste, lo que les llevó catorce horas de viaje en ómnibus, de modo que fuimos cuatro matrimonios de argentinos que nos encontramos en Barcelona, arribando desde distinto puntos cardinales para ayudar al grupo Renacer en dicha ciudad. Esto da una idea de la pasión y el compromiso con que muchos de nosotros tomábamos la misión de ayudar a otros padres. Vale acotar que cada uno de nosotros costeó de su bolsillo el viaje y la estadía.

El Encuentro tuvo lugar un sábado en un hotel. Luego de la presentación hecha por padres de Barcelona llegó nuestro turno. Resultó curioso oír hablar del grupo con acento español y al mismo tiempo tomar conciencia que Renacer había cruzado el océano. La audiencia era difícil, gente de ceño fruncido, poco dados a la sonrisa y mucho menos a una risa franca como la que comúnmente despierta Alicia en la introducción de su charla, pero eventualmente todo salió bien como era ya costumbre. Durante el almuerzo, en el mismo salón se armaron cuatro largas mesas, de manera que cada matrimonio argentino se sentó en una de ellas y siguieron compartiendo sus experiencias con el resto de los comensales. Fue una reunión muy positiva, tanto para los españoles como lo fue para nosotros el ver cuán profundamente compartíamos el mensaje y cuán fácil nos resultaba compartir, en el mismo tenor, la experiencia de ayudar a padres de otro país. Luego hablaron los seis padres que nos acompañaban, cada uno dando su visión de lo que era perder un hijo y asistir a Renacer. Todos mostraron una expresión

de paz y una actitud de coraje frente a la adversidad. Luego padres de España nos confiaron que les había sorprendido, gratamente, la presencia de tantos matrimonios que sorteaban juntos la adversidad. Tres años más tarde habríamos de reunirnos con algunos de ellos en el festejo de los 15 años de vida en Huerta Grande, Córdoba.

Alicia Schneider. Gustavo Berti.

gustavo solo

Un pensamiento en “Barcelona . La historia de Renacer.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s