De una “dulce espera” a una “dulce nostalgia”    


Enrique Conde
Enrique Conde

               Se nos ha dicho en una entrevista televisiva: “Creo que lo más triste cuando se pierde un hijo es la pérdida total de la fe, el caer en ese pozo y decir: no creo más en nada y no quiero más nada… ¡se pierden todas las esperanzas!.”

           Nuestros hijos son esperanza, son esperanza desde el momento que son concebidos, por eso decimos “la dulce espera”,  ¡qué esperanza tan grande!

           Son esperanza de que tengan buena salud, luego esperamos su primer “ajó”, estamos esperando oír su primer “papá”, su primer “mamá”, estamos esperando que den sus primeros pasos, su gateo, siempre, siempre estamos esperando…

           Cuando van a la Escuela, cuando van al Liceo y aún siendo grandes nosotros, como padres, también alimentamos esperanzas de que tengan un hogar feliz, que tengan buenos hijos, que tengan un buen ambiente en la familia, que tengan un buen ambiente en el trabajo, que progresen, es decir, los hijos son: ¡ESPERANZA!

           Empero, un aciago día, la vida nos enfrenta a que esa esperanza se quiebra.

           El mensaje de Renacer lo que hace es restituir esa esperanza, porque      Renacer es, precisamente, un mensaje de esperanza,  una esperanza distinta, una esperanza más sublime…

          Cualquiera sea lo que nosotros creamos respecto a donde vamos a ir luego de nuestra muerte, cualquiera sea ese lugar, en función de las creencias que cada uno tenga, unos pueden creer una cosa, otros creer otra, por ser católicos, evangelistas, ateos, agnósticos, judíos o lo que fuere, a ese lugar que cada uno piensa que algún día llegará, después de la propia muerte, en ese lugar están nuestros hijos.

           Nuestros hijos no están en el pasado, no están en aquel día fatídico que sufrieron el accidente, no están en aquel día en que una enfermedad los llevó, o en el día que los llevó un crimen o su propia decisión, no, no están ahí, están en el lugar a donde nosotros creemos que vamos a ir el día que partamos… entonces, están en nuestro futuro…

           El mensaje de Renacer genera una esperanza, la esperanza de que nuestros hijos estén en otra dimensión, que no se extinguen y en esa dimensión es que nosotros los alojamos en nuestro corazón, y allí los sentimos.

           El mensaje de Renacer nos da fuerza, nos da vitalidad y ganas de seguir viviendo.

          Hemos escuchado a madres y a padres que han dicho: “yo me quería morir cuando murió nuestro hijo y ahora yo quiero seguir viviendo para poder homenajearlo, porque mi vida es lo único que tengo para poder homenajearlo”.

           El verdadero homenaje para nuestros hijos es hacer el bien todos los días, a toda hora del día, de mañana, de tarde, de noche, permanentemente.

           Si nos hacemos el propósito de hacer el bien en homenaje a nuestros hijos, tampoco vamos a hacer mal a nadie y entonces seremos más humanos, más solidarios, más productivos, dejando de ser aquellos seres que caminan dando lástima, inútiles para la sociedad, inútiles para la familia, para pasar a ser seres dignos para uno mismo, para los otros hijos, para el esposo o la esposa, para la familia, para los parientes, para los amigos y para la comunidad

          El mensaje de Renacer nos ha demostrado que se puede vivir una vida feliz después de aceptar que ese hecho es un hecho del pasado inmodificable y de aceptar que lo único que podemos cambiar es nuestra propia actitud, y no los hechos del pasado.

          Podemos dejar de vivir en el pasado y dejar renacer esa esperanza que se había quebrado el día que ellos partieron, entonces, vuelve a surgir una nueva esperanza.

          Aquel día perdimos nuestra paz interna, se produjo una conmoción interna de todo nuestro ser y por el camino que nos muestra el mensaje de Renacer es posible recomponer aquella paz perdida y finalmente podemos decir que de la misma manera que nuestros hijos fueron, en su momento, causa de “la dulce espera” hoy son generadores de “una dulce nostalgia”.

          Que este pensamiento presida la mesa familiar en las próximas celebraciones, es lo que enseña el mensaje de Renacer, aunque sea ésta la primera vez  que levantemos una copa en homenaje a los hijos que partieron prematuramente.

Viernes 18  de diciembre de 2015


           Eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises, con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana.

                                         De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

                                                    “Por la Esencia de Renacer”

Anuncios

Un pensamiento en “  De una “dulce espera” a una “dulce nostalgia”    ”

  1. que lindo “UNA DULCE NOSTALGIA”, ciertamente llegar a esa conclusion es un camino muy dificil, pero no imposible,.. ya han pasadp cai tres año que mi princesa partio y me dejo sumidad en una profunda tristeza que no tenia idea cuanto duraria, hoy en dia pienso en esos primeros momentos que me mantenian todo el dia confundida y deprimida, sin saber que hacer, sin tener idea algunq que seria de mi; solo vivia xq respiraba, pero mi corazon y mi mente no entendian nada de nada, solo me dejaba llevar con el transcurso de las horas, era un tormento, solo DIOS me dio esa paz que queria recobrar, me enconmende al SAGRADO CORAZON DE JESUS, y oh!!!! el me devolvio esa paz en el espiritu, de pronto han pasado casi 3 años, y ahora las cosas se esclarecido, en ese interit no me he perdido ninguno de los articulos que este lindo grupo ha publicado, los que me han refortalecido, xq me identifico con los padres que como nosotros han perdido un hijo, y tomaron conciencia de que la vida continua y que debemos aprender ha que podemos volcar ese amor acumulado por nuestros hijos en ayudar a otras personas que nos necesitan GRACIAS A TODOS POR SUS APORTES Y POR COMPARTIR SU EXPERIENCIA EN ESTE GRUPO… QUE RESCATAN ALMAS PARA QUE ENCUENTREN SU CAMINO… MIL GRACIAS!!!.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s