RENACER, SOLIDARIDAD, ALTRUISMO Y SERVICIO


“El ayudar es como despertar esa melodía única e irrepetible que cada uno de nosotros tiene dentro de su corazón y que a veces en el diario trajinar la olvidamos”.

Hay que hacer algo por ese hijo, para que ese hijo y la memoria de ese hijo perdure en el tiempo, luego Gustavo les va a hablar sobre un concepto muy lindo y muy nuevo que ha acuñado acerca de la memoria de nuestros hijos, entonces ahí, Idalina se dio cuenta que Renacer le daba la oportunidad de hacer algo perdurable, maravilloso a través de esta obra y esta tarea de servicio, de solidaridad y de altruismo.

Porque con cada papá al que le extendemos la mano y se la tomamos y le vemos el rostro, y que entre las lágrimas logra sonreír, podemos decir: mi hijo está cada vez más vivo en mí, y ¡qué lindo es!

Cada persona que sonríe o que sufre un poquito menos porque nosotros nos acercamos y le extendimos la mano y le regalamos una sonrisa y ellos nos regalan una sonrisa a nosotros, eso es sentir a nuestros hijos vivos.

Y ¡qué alegría! porque, entonces, sabemos que estamos haciendo algo perdurable por ellos.
Pero también nos recuperan esos maravillosos hijos que nos quedan, para aquellos que tenemos la bendición de tenerlos, porque los que quedan, tienen que soportar la partida del hermano y a veces el dolor de los padres los hace ciegos a sus necesidades.
Hoy escuchamos a los hermanos aquí y es una lección y fue una lección y será siempre para todos una lección.

Pienso que Renacer es contribuir a que el recuerdo de nuestros hijos siga vivo, vivo en nuestra memoria y en la memoria de toda persona a la que alguna vez nos acercamos en homenaje a nuestro hijo y que a la vez va a ser, de a poco, el homenaje a todos los hijos de todos nosotros.

Renacer también es un poco como… y esto lo saco de Elisabeth Lukas, quien lo escuchó de un estudiante que estaba en África ayudando a chicos muy pobres, a chicos con hambre, esa realidad que para nosotros es tan ajena, y sin embargo, existe; ese estudiante estaba en África y dijo hablando del ayudar: “El ayudar es como despertar esa melodía única e irrepetible que cada uno de nosotros tiene dentro de su corazón y que a veces en el diario trajinar la olvidamos”.

A veces nos dejamos llevar por el dolor y esa melodía interior de nuestro corazón permanece adormecida.

Renacer, es el ámbito, el lugar, las personas, el mensaje que cobija, que protege, que ama, que acuna a los padres y les hace recordar esa melodía única e irrepetible que sólo cada uno de nuestros corazones puede entonar, con la que hemos nacido, la que Dios o la vida puso en nosotros al nacer y Renacer hace que despertemos de ese dolor despertemos de esa angustia, despertemos de los rencores, despertemos de las emociones que nos hacen daño, para escuchar, nuevamente, la melodía de nuestro corazón, única e irrepetible, donde residen nuestros valores, los valores espirituales, aquellos que son los verdaderos, los fundamentos de nosotros como seres humanos, esos valores que también a veces relegamos en el diario vivir y cuando nos toca vivir esta conmoción existencial de perder uno o más hijos, o al único hijo, la vida ahora nos desafía, entonces, nos olvidamos un poco de esa nuestra melodía, pero está allí,tenemos que saber y aprender a despertarla y a escucharla nuevamente.

Y, así, vivir en sintonía con esa melodía, pues esa melodía, es el fluir con la vida, es el aceptar lo que venga de la vida.

Berti Alicia Gustavo.

trabajo grupal

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s