Esperanza 2016. Aportes de dos madres de Renacer.


 

Esperanza – 2016

Hace años atrás, cuando era impensable que suceda lo que sucedió, teníamos una vida en la cual la muerte de un hijo era impensable, le sucedia a otros, no a nosotros, teníamos nuestras familias, casas, tal vez autos o vacaciones…teníamos una felicidad que con la perdida de nuestro hijo ya nunca seria real.-

Buscamos respuestas a preguntas sin respuesta mucho tiempo, hasta que se nos abrió una ventanadonde un rayo de luz llamado RENACER nos mostro un nuevo camino, duro, difícil pero posible, una relación de pares sin diferencias, con un común denominador que fue la perdida de uno o mas hijos y la tremenda catástrofe que fue comenzar esta nueva forma de vivir sin ellos .-

Al principio parecía imposible , impensable,un bloqueo oscuro nublo tanto nuestra visión como nuestra razón, ya nada importaba, ni otros hijos, ni padres, ni hermanos, ni amigos, solo esa pesadilla recurrente de esos últimos antes de su partida.

El grupo nos mostro que no éramos los únicos, que otros padres estaban pasando lo mismo que nosotros, que entre ellos no había excusas ni sueños, solo la cruda realidad de que debíamos seguir viviendo sin ellos, que no volverían y que debíamos ponernos en pie tanto por ese hijo que partio, como por los que teníamos la suerte de tener otros hijos, por nuestros padres, hermanos , amigos , aun por nosotros mismos.-

Asumir que lo que paso le sucedió a EL O ELLA y que debíamos seguir viviendo y hacerlo bien fue una dura tarea. Asumir que la vida que termino no era la nuestra también fue una lucha constante entre el quiero y el debo hacer, demostrado que es posible por todos nuestros pares que reflejaban que el tiempo bien elaborado rendia sus frutos, que se podía estar mejor, volviendo a ser personas útiles no solo a la sociedad sino referentes de otros padres que recién iniciaban este duro camino.-

El grupo no solo nos enseño el camino a seguir sino que nos hizo personas sensibles y piadosas, mas solidarias, mas compasivas, en mi opinión sin haber sido malas personas antes, hoy mejores personas.-

Nos demostró además que gracias a la horizontalidad con que se manejaba el grupo, no había lugar para egos sin sentido, frente a la muerte somos todos iguales, no importa ni condición social, ni económica, ni credo, ni raza, nos encontramos desnudos frente a una única verdad que no podemos modificar, somos padres que enfrentamos la muerte de nuestros hijos y que vamos a ofrendar por esos hijos tan amados, solo lo mejor de nuestros , de nuestros sentimientos, de nuestras vidas.-

El seguir viviendo se transforma en un homenaje constante tanto a los que partieron como a los que aun nos acompañan de este lado de la vida y esa es solo mi decisión, mi responsabilidad, es única e intransferible.

Como decido vivir a partir de lo que paso también, por eso los grupos presenciales son tan importantes, porque nos reflejan tanto lo bueno como lo malo, lo lindo como lo feo, lo positivo como lo negativo, es el resultado real y cabal de nuestras decisiones además de que ese abrazo con que nos recibimos sale del alma, del querer que ese papa nuevo sufra un poquito menos, por eso es tan contenedor .

Por mas que hoy el mundo virtual nos invada, ese abrazo único, ese mirarnos a los ojos para preguntarnos como estamos es invaluable y crea lazos unicos entre personas que jamas se habían conocido y hoy consideramos como hermanos –amigos.-

Experimentar la muerte de un hijo deja a los padres y a la familia afectados profundamente. Porque la muerte de un hijo es como una bomba atómica que destroza todo lo que se encuentra a nuestro alrededor. El gran desafío que se nos plantea es reincorporarnos al mundo a partir de una nueva identidad, de un nuevo conocimiento de nosotros mismos, en el cual no esta incluido nuestro hijo, lo que no significa que vayamos a olvidarlo. Construír una nueva relación significa reconocer que ese hijo ya no esta vivo y que nosotros seguimos viviendo. Es proceso es lento y doloroso, pero es posible volver a la vida, volver a amar y volver a sonreír. A pesar del sufrimiento, los padres podemos encontrar un sentido, no sólo a la muerte de nuestros hijos sino un nuevo significado frente a la vida. La aceptación (comprensión de que ya no esta físicamente) de la muerte de nuestros hijos es un fin alcanzable, una meta posible. El propósito de la vida se recupera. El dolor disminuye. De ahí que de una desgracia tan irreversible podemos RENACER con más amor y comprensión de la que teníamos antes.

1- Renacer nos muestra un horizonte pleno de esperanza

2- Renacer habla de una vida plena de esperanza

3- Tenemos que encontrar razones valiosas para continuar

4- Si estamos de este lado de la vida es porque ella aún espera mucho de nosotros

5- Renacer nos llama a modificar nuestra existencia

6- Yo decido hasta donde sufrir y cual es mi manera de hacerlo

7- Renacer es un mensaje que viene de nuestos hijos, hace escala en nosotros y

regresa a la vida

8- Renacer es una revolución cultural, no un grupo de duelo

9- No me quedo sufriendo por lo que perdí, TRANSFORMO MI VIDA

10- Nuestros hijos que partieron nos llaman a transformarnos

11- Hay que rescatar a ese Hijo del dolor y recordarlo con Amor

12- Que esa marca que nos dejó nuestro hijo no sea de dolor, sea de Amor

Alicia Paoletti – Alicia ToniattoRenacer Santa Fé.

espera 4

Anuncios

2 pensamientos en “Esperanza 2016. Aportes de dos madres de Renacer.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s