Dejemos que entre en nuestro corazón todo el amor que no podemos dar al hijo


Alicia Schneider.
Encuentro Buenos Aires 2011
Avellaneda, Buenos Aires, Argentina
14 de mayo de 2011

Dejemos que entre en nuestro corazón todo el amor que no podemos dar al hijo

Cuando Nicolás partió, cuando Nicolás murió, yo nunca pensé que iba a ser capaz de vivir tantos años sin él, no se me había ocurrido, tampoco se le había ocurrido a Gustavo ni a nuestra hija Luciana. Luciana un día nos dijo algo que nos dejó pensando: “No puede ser mami, ustedes tenían una vida antes que naciera Nicolás, pero cuando yo llegué a la vida, Nicolás ya estaba” Nos dejó pensando pues en verdad para ella la vida sin Nicolás era inconcebible, él ya estaba, era su hermano mayor, entonces el mensaje lo captamos muy rápido, nosotros teníamos que hacer algo con esto que nos había pasado, porque una cosa es los que nos pasa y otra muy distinta es

¿qué hacemos con esto que nos pasa?

Nos dimos cuenta, también, que aquí no había un proceso de duelo que hubiéramos que seguir, porque si vamos a hablar de duelo es como que vamos a hacer un duelo toda la vida y eso no es así. Nosotros estamos convencidos que en cuanto abrimos nuestro corazón, cuando abrimos nuestra cabeza y dejamos que entre en nuestro corazón todo el amor que no pudimos dar a Nicolás personalmente, se lo podemos dar a cuanto ser que sufre que se cruce en nuestro camino, que no se nos van a cruzar por casualidad.

Anuncios

Un pensamiento en “Dejemos que entre en nuestro corazón todo el amor que no podemos dar al hijo”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s