Cuando en vez de pensar en nosotros mismos, pensamos en el otro, estamos esbozando un camino hacia la felicidad, pues la mayor felicidad, es la paz interna y la serenidad que se obtienen cuando vemos que otro ser humano empieza a despertar y salir de los escalones de angustia y de pesar, para ir transitando los escalones del servicio sintiéndose un verdadero ser humano a lo que nos convoca nuestra naturaleza espiritual.
Alicia Gustavo Berti.

Envía ; Luis Mario. Papá de Néstor.

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s