El camino a la dulce nostalgia


Enrique Conde
Enrique Conde

         De acuerdo al Mensaje de Renacer, cada padre tiene la libertad respecto a pensar a donde iría luego de su propia muerte, en esa dimensión, están los hijos que han  partido prematuramente.

          Nuestros hijos no están en el pasado, como muchas veces nuestras mentes los presentan, no están en aquel día fatídico que sufrieron el accidente, no están en aquel día en que una enfermedad los llevó, o en el día que los llevó un crimen o su propia decisión, no, no están ahí, están en aquel lugar a donde nosotros creemos que vamos a ir el día que partamos… ellos están en nuestro futuro…

          El mensaje de Renacer genera una esperanza, la esperanza de que nuestros hijos están en otra dimensión, que no se extinguen y en esa dimensión es que nosotros debemos alojarlos en nuestro corazón, y allí sentirlos.

          El mensaje de Renacer también nos da fuerza, nos da vitalidad y ganas de seguir viviendo.

          Hemos escuchado a madres y a padres que han dicho “yo me quería morir cuando murió nuestro hijo y ahora yo quiero seguir viviendo para poder homenajearlo, porque mi vida es lo único que tengo para poder homenajearlo”.

          El verdadero homenaje para nuestros hijos es hacer el bien todos los días, a toda hora del día, de mañana, de tarde, de noche, permanentemente.

          Si nos hacemos el propósito de hacer el bien en homenaje a nuestros hijos, no vamos a hacer mal a nadie y entonces seremos más humanos, más solidarios, más productivos, dejando de ser aquellos seres que caminan por la calle dando lástima, inútiles para la sociedad, inútiles para su familia, para pasar a ser seres dignos para uno mismo, para los otros hijos, para el esposo o la esposa, para la familia, para los parientes, para los amigos y para la comunidad.

          El mensaje de Renacer nos ha demostrado que se puede vivir una vida feliz después de aceptar que ese hecho es un hecho del pasado inmodificable y de aceptar que lo único que podemos cambiar es nuestra propia actitud, y no los hechos del pasado.

          Podemos dejar de vivir en el pasado y dejar renacer esa esperanza que se había quebrado el día que  ellos partieron, ahora vuelve a surgir.

          Aquel día perdimos nuestra paz interna, se produjo una conmoción interna de todo nuestro ser y hoy por el camino que nos muestra el mensaje de Renacer, ha sido posible recomponer aquella paz perdida y finalmente podemos decir que de la misma manera que nuestros hijos, los que pasaron como estrellas fugaces por nuestras vidas, quienes al concebirlos, fueron causa de “una dulce espera”, hoy son la causa de “una dulce nostalgia”.

 

Viernes 24 de febrero de 2017


             Eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana junto a Enriquito.

 

De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

“Por la Esencia de Renacer”

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s