Estamos viviendo en un mundo violento al cual no hemos logrado cambiar para el lado del amor.


Alicia Schneider y Gustavo Berti en el Encuentro Internacional 8º Aniversario de Renacer Lanús y Jornada de consolidación de la Esencia de Renacer, 10 de septiembre de 2016.

Transcripción: Silvia Dobler (Renacer Esperanza), Nora Castro (Renacer Lanús), Cristina Cumella (Renacer Villegas).


Antes de entrar, inclusive, hubo algo, una charla que tuvimos, esas tantas charlas, que se tienen un poco arrinconaditos contra alguna pared, con algún papá, alguna mamá que; y me contó esta mamá que, a ver si me acuerdo bien el nombre, Vanesa y el papá, por favor pónganse de pie, solo para que los vean, Vanesa me contaba, que su hijo fue asesinado, cuántos hijos han sido asesinados, cuántos hijos desgraciadamente, en el mundo violento que estamos viviendo y al cual todavía no hemos podido y no hemos logrado cambiar para el lado del amor, que es lo que nosotros deseamos y queremos, Vanesa me dijo que ella perdonó al asesino de su hijo, no solo que lo perdonó, para lo que sería, su propia paz interior, ella perdonó, porque sabía que ese jovencito, también lo necesitaba y porque también lo necesitaba la familia, la mamá de este jovencito, ese joven le pidió perdón a su vez a esta mamá, y Vanesa dice: “Yo realmente sentí que me saque un peso tan grande de encima”, era como si hubiera sido expiada, lavada de cualquier negatividad, (estoy interpretando las palabras de Vanesa).

Y nosotros hemos puesto muchas veces, en nuestro muro de Facebook, hemos hablado, del perdón. Cuántos de nosotros nos sentiríamos mucho mejor y viviríamos mucho mejor, si pudiéramos perdonar. Esa es una de las asignaturas pendientes que ustedes, porque también estuve hablando con otros papás que todavía están ahí, se encuentran un poquito enganchados en esto. Un papá me contaba que él, inclusive buscaba al asesino de su hijo para matarlo, porque claro, la justicia en la tierra es difícil, si es que alguna vez se da, si llega. Y si alguna vez llega la sentencia “nunca me va a conformar”. Por lo tanto, eso que yo hoy escuche, de este papá, también me dijo: “Ya me saque ese peso de encima, yo también ya perdoné” y yo dije: “Que maravilla”.

Anuncios

Un pensamiento en “Estamos viviendo en un mundo violento al cual no hemos logrado cambiar para el lado del amor.”

  1. Es realmente así. El amor, la compasión y el servicio a los demás hacen de la muerte de nuestros hijos lo que llamo “la conciencia del sentido de la vida”. El camino es arduo y con sucesivas caídas, que acontecen no importa el tiempo que haya pasado desde que murieron. Pero nos permite el reencuentro con ellos de una manera profunda, más allá de todo lo tangible. Y el dolor se transforma en celebración.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s