Sobre el lago, el duelo y la resiliencia


Holas mamás y papás hoy me levanté con mucho dolor de cintura y para alegrar el día decidí escribir un cuento corto y compartirlo con ustedes, espero lo disfruten, va con todo cariño.

1- El lago

Seguro que este título da para pensar que quien lo escribe puede no estar muy bien de la cabeza, en fin, ustedes han de juzgar. Cuando Renacer recién nacía era un bebé que había que cuidar, alimentar, protegerlo de caídas y tropezones y como sucede con todo niño hoy, había que evitar que lo raptaran y se lo apropiaran quienes no debían. Era necesario protegerlo de injerencias nocivas que pretendían llevar al joven por caminos peligrosos. Con el tiempo quienes lo rodeaban fueron protegiéndolo de malas influencias pero llegó un momento en que el ahora adolescente se independizo y se hizo de muchos grupos de amigos en distintos lugares y países puesto que era muy solidario, lo que hizo que también fuese algo ingenuo y abriera las puertas de su corazón a todos, incluyendo a seres que se acercaron con intereses otros que compartir su solidaridad.

Para ese entonces el adolescente, ya adulto, era conocido en muchos lugares y su nombre había alcanzado cierta notoriedad y su imagen y su nombre eran usados por muchos amigos verdaderos para continuar su labor de manera siempre gratuita. Un día, algunos integrantes comprendieron que no todos cinchaban para el mismo lado y se dieron cuenta que el adulto, de muchos cuerpos, era como un lago en que muchas personas iban, con gran esfuerzo y dedicación a sembrar alevinos para que siempre hubiera peces, para alegría de estas y de las próximas generaciones pero también había otros que solo iban a pescar, tiraban el anzuelo y subrepticiamente trataban de lucrar con el esfuerzo de tantos otros.

Este cuento no tiene final pues esta situación ha de perpetuarse por mucho tiempo hasta que la mayoría de quienes cultivan laboriosamente para todos se den cuenta que no se debe dejar entrar a los pescadores oportunistas en ese lago.

2- El duelo y la resiliencia

El lago que les he descrito resultó ser tan agradable, tan apetecible, que muchos que se acercaron fueron tirando carnadas que variaron con el tiempo y los cambios en las cañas de pescar.

Primero quisieron seducir a los peces que iban quedando, tratando de enseñarles, inicialmente muy cerca del lago mismo, casi mojándose en sus aguas cristalinas, a elaborar la tristeza y el dolor, el duelo en fin, que sentían los padres de los mismos pececillos que habían desparecido, pero con el tiempo la mayoría de quienes permanecían en el lago se dieron cuenta que eso no solucionaba su dolor y decidieron unirse a otros lagos en los que quienes sufrían se ayudaban unos a otros a encontrar sentido en sus pérdidas.

Pasado un tiempo otros pescadores se acercaron y les dijeron a los peces que ellos les enseñarían a darse cuenta que eran fuertes como el metal, cuyo color plateado compartian, y que jamás se quebrarían, que no serían corroídos por las aguas del lago y que eso sería suficiente para que dejaran de sufrir.

En todos los casos los pescadores en algún momento dijeron que muchos peces necesitaban algo de ayuda adicional ya sea para elaborar su duelo o para salir verdaderamente fuertes como el metal, y que para ello debían mudarse temporalmente a otros lagos (de los pescadores), donde su problema sería resuelto mejor y en un agua más confortable, todo por un pequeño e insignificante precio que se justificaría por esa mejor atención. Y así seguirá la historia hasta que todos los seres que habitan los lagos decidan que esos lagos merecen ser protegidos de pescadores oportunistas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s