Encendamos una antorcha…


Enrique Conde

La vida ha puesto en nuestras manos una antorcha que ha iluminado nuestro camino, para poder salir de la oscura noche en que habíamos caído luego de la pérdida de ese ser que había anunciado su llegada, llenándonos de una dulce espera, que luego se convirtió en la crisis más grande que puede sufrir un ser humano, como es la pérdida de un hijo.

Esa antorcha que ha iluminado nuestra vida, tiene un nombre. “El mensaje de Renacer” que ha transformado esa crisis existencial, en una dulce nostalgia, producto del amor, un amor incondicional, al hijo que partió, que hoy podemos hacer extensivo a todos los seres humanos sumidos en el sufrimiento, cualquiera sea su causa.

La luz de Renacer nació de la intuición anidada en el corazón de dos seres entrañables que ha recorrido villas, pueblos, ciudades, provincias, estados, países y continentes, como un grito revolucionario, que hoy busca iluminar el camino por el cual el sufrimiento humano encuentre la paz, atributo supremo del espíritu humano, a través del amor implícito en la Ayuda Mutua.

Es tan revolucionario como aquel grito de Libertad, Igualdad y Fraternidad, que sacudió al mundo.

No es el primer intento que en la humanidad, se haya buscado idéntico propósito, lo hizo Siddharta Gautama, que, proclamó que no le siguieran a él sino a sus enseñanzas, sin embargo le erigieron estatuas y templos en su veneración o más recientemente Jesucristo que proclamó el amor sin condición y han usado las armas para defender su prédica y llenaron de angustia con el infierno y el pecado mortal.

Renacer es un movimiento cultural… una verdadera revolución cultural, basada en el amor, que apunta muy alto, porque el amor es lo que la impulsa e inspira y lo que va marcando el camino, que lo va llevando a esa estrella hacia la cual nos dirigimos, una luz que ilumina cada acto de amor.

Renacer no necesita de permisos…de tutelaje…de dinero…es sólo el amor que se vierte a manos llenas a la vida y a todo quien lo necesite, porque ya no solo es a otros padres, sino también a todo el que sufre, cualquiera sea la causa.

Habla de solidaridad, de compasión y a cuantas otras formas, que el ser humano puede abrirse a dar.

La capacidad increíble del amor que cada uno posee, la que se descubre, al levantarse por encima de las cenizas, en alas indómitas del espíritu, inspirados por el amor que nos hace capaces de dar hasta la vida y sentir que no va a alcanzar la propia vida para dar, dar y dar.

Somos todos iguales, todos hermanos, y nos sentimos libres, como el grupo de franceses que cambió la historia con su lema: Libertad-Igualdad-Fraternidad.

¿Qué tiene Renacer de diferente a ese lema? ¿acaso nosotros no aplicamos ese lema?

Han pasado 150 años y Renacer viene a reafirmar los valores de la Revolución Francesa.

Renacer es una Revolución, que rompe con lo repetitivo, genera su propio espacio, un movimiento vivo que ha traspasado los límites de la reunión grupal.

Se puede ver o considerar a Renacer como un movimiento, de nuevos hombres y pensadores libres y comprometidos con valores éticos y morales.

Éste es el desafío de Renacer hoy.

¡Encendamos la antorcha! porque, si iluminamos el camino de otros, estaremos iluminado nuestro propio camino.

Viernes 28 de abril de 2017

Eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris y Ulises con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana junto a Enriquito.

De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

“Por la Esencia de Renacer”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s