El cielo es nuestro límite.


Cuando un hijo muere: de la desesperanza al sentido.
Alicia Schneider y Gustavo Berti.
Santiado de Chile.
13 de Noviembre 2011.

Transcripción:
(Karina Auil, Sara Orellano. Adriana Coca.)

Alicia: (Mira a todo el público) Quería mirarlos un poquito, ya los estuve viendo, estuve hablando con muchos de ustedes y también nos abrazamos con muchos de ustedes, sino con todos,. . . alguien se llevó por delante la puerta, alguien quiere entrar, por favor ¿lo dejamos entrar?

Qué alegría encontrarnos, apaguen esos celulares que se me va toda la alegría. Es realmente una alegría inmensa, una alegría del corazón, de esa dimensión elevada y superior que todos tenemos en nuestro ser, que es la dimensión espiritual, el encontrarnos. Nunca creímos que íbamos a encontrar una nueva manera de amar, después que tuvimos a nuestros hijos, y sin embargo luego que ellos parten, luego que ellos mueren, nosotros sentimos, al descubrir a los padres, al abrazarnos y al entregarnos en un abrazo con un padre, nos damos cuenta, y esto lo he dicho muchas veces, pero es tan real, nos damos cuenta que descubrimos una nueva forma de amar, que es a otro ser sufriente, a un ser que necesita y desea salir de ese momento de dolor intenso y de tragedia. Esperen que voy a acomodar esto que me molesta (saca el soporte del micrófono).

Ustedes me habrán visto y muchos me dijeron:

¿Cómo podes bailar?

Pero mirá, pero que lindo que puedas bailar, y sin embargo yo me di cuenta cuando entré aquí al salón, cuando empecé a conocer a todos, a encontrarme con todos, a abrazarnos con todos, que en realidad el ambiente que se vive es un ambiente de alegría. Ustedes,

¿qué opinan?

– Siiiii (contesta el público tímidamente).

– A mí me contestan con convencimiento; ¿verdad que sí, que es un ambiente de alegría?

– Siiiiii (contesta el público enérgicamente) –

Bueno, ese es el ambiente que debe haber en una reunión de Renacer, ajá, ¿se dan cuenta? Si somos capaces de tener esa sonrisa y esa predisposición para el amor y el abrazo, para el compartir que tenemos hoy aquí todos, y hoy aquí hay papás muy nuevitos; esa es la atmósfera y ese es el ambiente que debe prevalecer en una reunión de Renacer.

Esta mañana en el primer encuentro, en el primer abrazo, estuvimos todos aquí presentes cuando, muy cálidamente, Susana nos contaba acerca de esa etapa de duelo; y bueno, eso es lo que nosotros llamamos los primeros tiempos, que son esos primeros tiempos en los que tratamos de entender lo que nos pasó, y que sin duda es tan doloroso y tan difícil, pero nosotros vamos más allá, nosotros vamos mucho más allá, porque para el crecimiento interior de un papá, de una mamá, de un ser humano, especialmente después de una tragedia, de una experiencia límite como esta que nos ha tocado vivir, el cielo es nuestro límite.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s