Renacer es una revolución cultural


Enrique Conde

Por Enrique Conde


(Una nueva filosofía de la vida)

 

          El mensaje de Renacer nació de la intuición anidada en el corazón de dos seres entrañables, que ha recorrido villas, pueblos, ciudades, provincias, estados, países y continentes, como un grito revolucionario, que hoy busca iluminar el camino por el cual el sufrimiento humano encuentre la paz, atributo supremo del espíritu humano, a través del amor implícito en la Ayuda Mutua.

          Se originó por una decisión moral, al descubrir que la vida y las cosas no necesariamente deben ser como se las ve que son y en ese “no, necesariamente, deben ser como se las ve que son”, pueden ser mejores.

          Por su origen intuitivo y la cristalinidad de sus principios, fundamento de su esencia, debidamente comprobados en una experiencia que cumplirá 30 años el 5 de diciembre de 2018, estos principios son aplicables a todo grupo de Ayuda Mutua, que se origine por la necesidad de resolver las situaciones provocadas por el sufrimiento humano, que acompaña, por diversas causas, al mero hecho de habitar en este planeta.

          Lo particular del sufrimiento reside en su carácter ineludible y por ser un fenómeno humano común a todos, sin distinción alguna.

         El sufrimiento humano, fue descrito, hace más de 3.000 años, por Siddharta Gautama,  quien habla del sufrimiento como aspecto inevitable de la existencia humana.

          Son infinitas las maneras de sufrir, por las que se puede recurrir a la creación de nuevos grupos de Ayuda Mutua, pues, como lo establece Víctor Frankl: “El hombre que se levanta por encima de su propio dolor, para ayudar a un hermano que sufre, trasciende como ser humano”.

         Víctor Frankl ha agregado el sustento filosófico necesario para lograr el consenso general, partiendo de seres humanos capaces de “sentirse libres, responsables e incondicionados”.

         Afirma Víctor Frankl que al hombre se le puede arrebatar todo en la vida menos la última de las libertades individuales que es “la actitud con que enfrentará lo que le toca vivir, pues no somos víctimas del destino o de aquello que la vida nos presenta sin consultarnos, pues nos da a todos igual oportunidad de responder y es, precisamente, a través de las diversas respuestas que damos a lo largo de nuestra vida, que vamos modelando nuestra propia identidad.

        A su  vez, al tomar conciencia de esto, también nos damos cuenta de la importancia de utilizar responsablemente nuestra libertad de elección.

        ¿Y cuál es una elección con sentido?

        Es aquella elección que sea buena para mí, buena para los que me rodean y buena para la vida.

        A su vez la intuición nos muestra el camino, y nos dice que aún en los momentos difíciles, de sufrimiento inevitable, aquéllos en que creemos perder la fe y la esperanza-, existe la posibilidad de transformación interior.

        Según Víctor Frankl, el hombre no es lo que recibe de la vida, sino lo que da a la vida y lo puede dar a través de:

              1) Los valores afectivos, en el encuentro generoso con el otro.

               2) Los valores de creación, en tareas realizadas con amor, sólo porque deben ser realizadas, sin pensar en recompensa alguna.

               3) Los valores de actitud, pues frente a lo que no se puede cambiar, aún puedo cambiar mi actitud, no importa lo difícil que pueda parecer, de ahí se emerge fuerte y clarividente.

         La ayuda mutua ha demostrado, fehacientemente el poder de transformación del ser humano, aun ante las crisis existenciales más agudas que pueda sufrir cualquier ser humano, de lo cual los grupos Renacer son una evidencia palpable.

         El grupo existencial Renacer de padres que enfrentan la muerte de  hijos, confrontó al modelo imperante hasta ese momento, de acuerdo con el cual la única alternativa que existía para un padre que perdía un hijo era atravesar “el proceso de duelo” y si necesitaba acompañamiento en ese proceso, debía recurrir a quienes, tradicionalmente, habían “tutelado” dicho proceso, es decir, los especialistas en las ciencias de la psiquis y los representantes de las diversas religiones.

         Emmanuel Kant, define al tutelaje como la incapacidad del hombre para hacer uso de la razón sin la dirección de otro, lo que afecta la libertad intrínseca de cada ser humano, esencia de su naturaleza como tal.

         Cuando se vive una situación límite, acontece que la propia existencia se da vuelta, se produce un cambio totalmente radical, ya no somos los mismos.

         El sufrimiento intenso  lleva a una situación de aislamiento en el que  desaparece el mundo que rodea al ser sufriente y le hace desaparecer no sólo su significado, sino el mundo mismo, en una situación capaz de hacerle experimentar la nada en su plenitud y hacer desaparecer también toda visión previa del mundo.

         Es a partir de ahí, que se presenta “la” oportunidad de toda una vida; en la que se abre  la posibilidad de una nueva visión  y con ella un cambio radical en el “hoy” del ser.

         En palabras de Heidegger se hace presente la posibilidad de pensar lo no pensado, como un proceso de creación auténtico, yendo más allá de un mero desocultar algo que ha permanecido oculto, sino ir más allá de los límites,  vislumbrando un nuevo mundo, generado a partir de esa revolución interior.

        Cultura, por definición  es la capacidad de hacer cosas y ver la vida en forma distinta a como se ven hoy, es hacer el futuro distinto a como fue el pasado, despertando la capacidad para crear y hacer cosas  a partir de conceptos nuevos.

        El mensaje de Renacer está destinado, precisamente,  a cambiar conceptos tradicionales.

        Es necesario un cambio cultural, es necesario que, una vez por todas, digamos: creemos o no creemos y si no estamos seguros, escuchemos a otras personas y pensemos que se pueda cambiar, quizás el mensaje que podamos dar es que en las situaciones límites el hombre tiene que dar.

        Tiene que dar de su fe, tiene dar de su esperanza, tiene que dar de su coraje y tiene que dar de su compromiso incondicional con la vida, antes que esperar recibir.

        Así lo hizo Susana de Renacer Río Cuarto, que en el encuentro en Huerta Grande en setiembre de 2008 dijo:

         “Yo me manejaba antes con “si no lo veo no lo creo”, era una frase que a veces me repetía, tenía que ver para creer, y ahora, viendo el trabajo que se hizo en estos veinte años ¡cuánto hubo que creer para que hoy podamos ver esta realidad de la transformación que se opera con el mensaje de Renacer!”

          En el último aniversario de Renacer Lanús  Alicia se refirió al tema señalando que somos pensadores libres y comprometidos, con valores éticos y morales, que elegimos libremente desde esa nueva condición de seres nuevos, diferentes a lo que éramos antes, entonces es como  menciona Gustavo, citando un pensamiento de Husserl, integrando “un movimiento cultural, una colectividad humana, que vive y crea en la plenitud de su fuerza” por lo cual nos adherimos, al gran desafío de vivir esos nuevos valores que rigen y regirán nuestras vidas a partir de esa nueva persona que somos.

         Vayan pensando en Renacer, como una comunidad de seres humanos que viven y crean en la plenitud de sus fuerzas, cuando los impulsa la fe, en sí mismos, con esa misma fuerza que los está inspirando a tener fe en eso  que están haciendo, así nacen los nuevos movimientos, que no se contentan con vivir y lo que vive,  lo hacen de cara a una grandeza que vislumbra y encuentran satisfacción en lograrlo, en traer esos valores auténticos a la vida y esos valores son cada vez más altos, más elevados.

         Ser, cada uno de nosotros, miembros dignos de esa colectividad de mujeres y de hombres que están cambiando las cosas, que están haciendo una nueva cultura.

         Ser miembros de esta colectividad humana y  trabajar junto con otros a favor de una cultura de un orden más elevado, contribuir a sus más sublimes valores, he aquí la dicha de quienes practican la virtud que los eleva por sobre sus preocupaciones y los lleva por sobre sus desgracias individuales, para convertirse en un movimiento…

          Un modelo de  igualdad  que tiende a considerar  a todos  hermanos, todos iguales,  cada uno, una  gota  de  una  misma  lluvia que va a caer al mismo mar.

          Afuera podemos ser distintos pero, acá adentro somos todos iguales; todos hermanos, y si ustedes se acuerdan, fíjense, hace 150 años, más o menos, en 1879, un grupo de franceses cambió la historia con un lema: Libertad-Igualdad-Fraternidad. ¿Qué tenemos nosotros de diferente a ese lema? ¿No tenemos acaso ese lema entre nosotros?

          ¿Acaso no somos libres de elegir la actitud con que enfrentamos lo que nos toca vivir? ¿No somos iguales? ¿Y no somos fraternos y nos queremos entre nosotros?

          Han pasado 150 años y este movimiento, viene hoy a reafirmar los valores de la Revolución Francesa.

          Renacer es un movimiento, y los movimientos tienen esa característica, rompen con lo repetitivo, generan su propio espacio y tienden hacia la  igualdad.

          Hay otro aspecto y es que los movimientos se mueven, están vivos, y este movimiento lo está mostrando ustedes a través de la actividad solidaria que ha traspasado los límites de la reunión grupal.

          A Renacer lo hemos visto, en su devenir evolutivo, de distintas  maneras: ya como grupo de autoayuda, ya como grupo de ayuda mutua entre las partes, ya como una revolución cultural.

          Nosotros somos organizados, actuamos mancomunadamente, no tenemos estructura, no tenemos personería jurídica, no tenemos autoridades, no otorgamos poderes, pero estamos organizados.

          Este modelo de gestión ha llegado a toda Sudamérica, a gran parte de América Central, México y España.

          No podemos negar que el modelo ha sido exitoso y debemos ser conscientes, porque lo que estamos haciendo es muy importante y estas tareas de capacitación van a capacitarnos para que seamos más comprometidos.

          Nosotros vinimos a Buenos Aires hace 24 años, en aquella época hablábamos de poner una notita en el espejo cuando me cepillaba los dientes, recordándome cosas que tenía que hacer.

          Miren el cambio que hemos hecho, la evolución, la transformación que los grupos han logrado y han aceptado.

          Esto que estamos diciendo es porque ustedes lo han aceptado, sino no podríamos decirlo.

          Nos   aventuramos  a  pensar  esto como un movimiento, este es el gran desafío del Renacer por venir.

          Estos múltiples actos solidarios en diferentes lugares, este movimiento está saliendo, haciendo el esfuerzo por salir, como rayos de sol que van apareciendo unos por un lado, otros por otro lado.

          Eso es lo que está mostrando, es incipiente, pero en algún momento Renacer va a explotar, no sé cuándo, pero será para los grupos una aventura y un desafío.

          Renacer es un movimiento cultural… una verdadera revolución cultural, basada en el amor, que apunta muy alto, porque el amor es lo que la impulsa e  inspira y lo que va marcando el camino, que lo va llevando a esa estrella hacia la cual nos dirigimos, una luz que ilumina cada acto de amor.

          Habla de solidaridad, de compasión y de cuantas otras formas, que el ser humano puede abrirse  a dar.

          La capacidad increíble del amor que cada uno posee,  la que se descubre, al levantarse por encima de las cenizas, en alas indómitas del espíritu, inspirados por el amor que nos hace capaces de dar hasta la vida y sentir que no va a alcanzar la propia vida para dar, dar y dar.

          Renacer no necesita de permisos…de tutelaje…de dinero…es sólo el amor que se vierte a manos llenas a la vida y a todo quien lo necesite, porque ya no solo es para otros padres, sino también para todo el que sufre, cualquiera sea la causa.

                                                                           Viernes 30 de junio de 2017


           Eiségesis del mensaje de Renacer por Enrique, Ana Doris  y Ulises con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana junto a Enriquito.

De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

“Por la Esencia de Renacer”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s