Grupos de ayuda mutua, registro de una jornada inolvidable


Por Cristina Cumella, Renacer Villegas.


El sábado 1° de Julio tuve la oportunidad de volver a participar en las 7° Jornadas de Consolidación de la Esencia de Grupos Renacer, llenándome el alma junto a mis hermanos de Renacer que mi hijo Tomy me dejó.  También pude dar gracias a la generosidad de Aníbal, Juan y Ricardo de permitirme brindar un pequeño aporte sobre los Grupos de Ayuda Mutua. Les dejo a todos un gran abrazo y un pequeño registro de este hermoso día.


Grupos Renacer: un grupo de ayuda mutua sostenido solo por el amor de nuestros hijos.
Los grupos de Ayuda Mutua permiten a los miembros de un grupo salir gradualmente del laberinto del dolor y reconstruir el mosaico de la vida a través de la fuerza que sale del grupo (¿qué más fuerza que el amor incondicional de un hijo?), este lugar privilegiado donde la soledad se transforma en solidaridad.


El concepto de Ayuda Mutua ofrece el contexto no solo para ayudarse a sí mismo, sino también para ayudarse recíprocamente a enfrentar y superar las crisis de la vida.


El grupo estimula el potencial individual y activa los múltiples recursos de sus miembros para el bien común.


Podemos destacar cuatro objetivos que los caracterizan:

  •  El apoyo emotivo. El grupo se vuelve un lugar en el cual los participantes pueden dar voz a su propio dolor, a sus miedos y esperanzas, a la historia de sus propias decepciones, derrotas y progresos. El poder expresar sus sentimientos y el sentirse comprendido, constituyen la base sobre la cual se construye la confianza y la experiencia de mutua ayuda.
  • El apoyo social. La vivencia de un problema doloroso puede generar soledad, aislamiento, desconfianza. La soledad contribuye de vez en cuando, a engendrar problemas y produce actitudes de victimismo, de desconfianza en el prójimo o de baja autoestima.
    La presencia de otras personas que comparten un sufrimiento similar, crea vínculos de solidaridad, abre espacios de esperanza, mejora la propia habilidad comunicativa e interpersonal, favorece un clima de positividad y apoyo que ayuda a volver a vivir y a proyectarse hacia el futuro.
  •  La información y la educación recíproca. El grupo no es sólo una especie de confesionario que acoge la tribulación de la propia humanidad herida, es también una escuela donde cada uno es, al mismo tiempo , maestro y discípulo.
    Maestro de cuanto se ha madurado e interiorizado a la luz de la propia experiencia, discípulo de cuanto se aprende escuchando y observando a los demás.
  • Del encuentro con otras personas se pueden aprender modalidades muy constructivas para afrontar los problemas, descubrir vías inexploradas o imitar el ejemplo de quienes han resuelto positivamente sus mismos dilemas
     Potenciar la propia capacidad para afrontar y resolver los problemas de la vida. El grupo es un ancla a la cual aferrarse en los momentos de dificultad o cuando se tiene la sensación de estar perdidos y sin brújula
    APORTES SANANTES DE LOS GRUPOS DE AYUDA MUTUA
    Los objetivos mencionados abarcan la esfera psico-social, mental y espiritual de la persona. En la medida que se realizan hay beneficios para los participantes:
     La toma de conciencia de que hay otras personas con problemas y sentimientos similares a los propios
     La comunicación horizontal (entre pares) más que vertical (ayudante-ayudado)
     La caída de las defensas o barreras psicológicas
     El desarrollo de relaciones significativas y de nuevas amistades
     La oportunidad de intercambiar con otros sobre distintas maneras de enfrentarse a las pérdidas
     El aprendizaje de nuevas estrategias útiles a las soluciones de los problemas
     La creciente capacidad de adaptarse a los cambios
     El desarrollo de habilidades personales e interpersonales para fortalecer la propia autoestima.

 

En este sentido Alicia Schneider y Gustavo Berti expresan:

En Renacer lo más importante es la presencia del otro. ¿Cuál es el requisito indispensable para que exista un grupo de ayuda mutua? La presencia del otro, otra personal, no la mía.
Por lo que lo tengo que valorar, respetar, cuidar la presencia del otro.
Se debe comenzar por aprender nuevas formas de comunicación que partan de lo mejor de cada uno hacia lo mejor del otro y lo mejor de cada uno es el amor por nuestros hijos, por la vida, por Dios o por uno mismo.
Es entonces, a través de ese amor por el hermano que sufre y que está frente a mí, que podemos darnos cuenta, que, en homenaje a nuestros hijos, hemos comenzado a reemplazar el sentimiento de dolor y desesperación por un sentimiento de AMOR.

Frases de la 7ª jornada


Por Pilar Tavarone, Renacer Córdoba Centro.


Algunas frases sueltas recogidas en la Jornada maravillosa:
– Nadie tiene que pedir permiso para formar un grupo en su lugar de residencia, sólo se pide que sea respetado el mensaje en su Esencia y Fundamentos.


– El lugar de reunión que sea, en lo posible, por siempre. Que el grupo funcione bajo cualquier circunstancia, ya sea feriado, llueva o salga el sol. Siempre habrá alguien que nos necesita en ese momento.


– Sin estructuras legales, sólo las necesarias para un buen funcionamiento con continuidad. Sin manejo de dinero, en Renacer no hace falta.


– Coordinadores o moderadores de las reuniones que se vayan rotando esa función.


– Fomentar los encuentros grupales y participación de todos.


– Potenciar a los papás nuevos e incentivarlos a trabajar con el mensaje de Renacer.


– Somos referentes sociales. La sociedad nos ve de manera distinta. Esto nos llama a tomar esta misión con responsabilidad.
– No fomentar la catarsis, no beneficia a nadie. 


– Mostrar a los padres nuevos que al aceptar la tragedia y dejar atrás el hecho doloroso se le abren nuevas posibilidades para una vida en honor a esos hijos.


– Articular modos para que el papá nuevo pueda canalizar toda su angustia y dolor en un encuentro previo a la reunión, de forma amorosa, mostrándoles las opciones que este mensaje les brinda.
– Mantener una actitud serena y firme, sin olvidar los gestos amorosos.


– Renacer es un mensaje, nosotros sus mensajeros. Nadie debe apropiarse o hacerlo suyo.


– Capacitarse para poder llevar adelante este proyecto que está cercano a cumplir ¡30 años!