Trascendencia y transformación interior


       Presentación de padres de la provincia de Entre Ríos, en el Encuentro por el vigésimo noveno aniversario de Renacer, Huerta Grande, Córdoba, Argentina; el  día 2 de diciembre de 2017.

Marina, Patricia, Rodrigo, Mariela, Claudia Chamorro, Susana y Pancho.

 Renacer Nogoyá

Trascendencia en lugar de elaboración del duelo:

¿Porque la muerte de un hijo no implica elaborar un duelo sino trascender?

 Porque si fuera elaborar un duelo sería atravesar distintas etapas, en cambio si hablamos de trascender, hablamos de un acontecimiento nuevo que tiene que ser atravesado en todas las situaciones o circunstancias de la vida.

No sólo es un nuevo acontecimiento sino que también nos cambia nuestro ser.

El dolor por la muerte de un hijo, nos hace diferentes en todos los ámbitos que enfrentamos día a día,  el social, el laboral, la familia, los amigos, nos  cambia la escala de valores que venimos cultivando desde el inicio de nuestra vida.

Si habláramos de elaborar un duelo, tendríamos un resultado, en cambio, la muerte de un hijo se lleva a todos lados, sin importar donde estés, adónde vayas ni con quién vayas.

Su presencia no nos deja, es aprender a vivir, empezar de nuevo, haciendo que su ausencia se encuentre presente, y haciendo recordar que esa personita que ya no está,  existe, existió y existirá por el resto de nuestras vidas.-

Mariela.

 

 Nuestro pequeño gran aporte para Trascender.

“No puede ser feliz un Ser cuyo espíritu está lleno de angustia, ni puede dejar de ser desgraciado alguien cuyo cuerpo esté afectado por el dolor”

Cosma Raimondi de Cremona (1498)

El dolor, asociado en casi todas las culturas, al sufrimiento, al pesar, a la aflicción, al llanto, a la congoja, a la culpa, a la angustia, a la pena y sobre todo a la Muerte es un componente esencial a la Naturaleza Humana.

EL AMOR VERDADERO TRASCIENDE A LA MUERTE.

Cuando Ayudamos a otro, honramos a nuestro hijo muerto, al compartir con otro que sufre llenamos nuestra propia vida.

“y en secreto,  decirte que la vida misma me indica el camino a seguir para que sea un poquito más fácil seguir viviendo”  Tiempo de vivir.

Claudia Chamorro. Susana y Pancho.

 

TRASCENDENCIA

Cuando hablamos del duelo no hablamos de un proceso porque el proceso es algo que se inicia y de ahí van apareciendo otros fenómenos. La muerte de un hijo es una situación, un acontecimiento al cual debemos encontrarle nuevos nombres.

Pensando en un acontecimiento, algo me acontece, algo me pasa y a partir de ahí debemos desarrollar nuestra vida. Tenemos que desarrollar una nueva existencialidad.

Por qué una nueva existencialidad? Porque está por encima del dolor, es integral, comprende a la totalidad de la vida. Seguramente es el acontecimiento más difícil de nuestras vidas y nos abarca todo: familia, amigos, trabajo, barrio, actividades sociales, gustos, costumbres. Este acontecimiento también nos lleva a conocer nuevas personas, nuevos modos de relacionarnos, de conectarnos  con nosotros mismos y con el otro. Sabemos que no es tarea fácil vivir la propia vida, más difícil aún es vivirla luego de la muerte de un hijo.

Sería muy “fácil” decir que la vida es difícil vivirla porque se murió nuestro hijo, sería muy fácil culpar a ese hijo que partió de todo lo que nos sucede. La muerte de nuestro hijo no debe ser la excusa perfecta para abandonarnos……..

Desde el grupo Renacer debemos mostrarles a esos papás que se quedan elaborando el duelo priorizado las emociones y los sentimientos que hay algo que trasciende todo eso. Hay nuevos mundos por explorar por transformar a partir de nosotros.

El dolor no se elabora, el dolor se trasciende, se busca un sentido a esta tragedia que nos tocó vivir.

 

En Renacer no se habla de resiliencia porque este concepto desde la visión de la Física y la Psicología se concibe para los materiales o los sujetos con capacidad de volver a la normalidad o superarse luego del daño o la adversidad a la que fue sometido.

Nosotros sabemos que cuando muere un hijo jamás volvemos a ser las personas que fuimos. No seremos nunca más seres iguales porque la vida se ha invertido, a partir de ese momento somos otra persona distinta.

Después de un trabajo personal, humilde, aceptando la realidad y ayudando a quién lo necesite vemos al mundo diferente. “El sufrimiento hace al hombre lúcido y al mundo transparente.

Luego de esta crisis llegan tiempos de calma, nosotros los padres que hemos enfrentado la muerte de un hijo sorprendemos y nos sorprendemos de enfrentar la vida con una sonrisa.

En Renacer hablamos de nuestra transformación interior.

Marina, Patricia y Rodrigo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s