Testimonios – segunda entrega


Por Enrique Conde

QUINTA PARTE

TESTIMONIOS



A continuación,
veamos algunos testimonios.

De Adriana mamá de Gerardo de Renacer Canelones

El 16 de julio de 1996, Adriana mamá de Gerardo, asistió a la inauguración de “Renacer Canelones” y en un encuentro posterior, en “Renacer Mercedes” dijo:

La experiencia que tuve yo, la terrible experiencia que tuve, fue tremenda. Durante 13 meses, solamente, salía de mi casa para ir a la cooperativa médica y ver al médico para que me ayudara con alguna pastilla y después al cementerio; incluso cuando mi mamá cumplió 80 años, fui de mañana ligerito a darle un beso, tratando que nadie me viera, porque de tarde no podía ir ¡cómo iba a ir si hacía cuatro meses que había partido mi hijo!

Ese tiempo fue horrible para mi marido, quien ya había empezado con una enfermedad terminal y también para mi hija, que era la que estaba casi todo el día conmigo en casa; ella salía a su trabajo y cuando volvía siempre me encontraba llorando.

Si llovía, Gerardo estaba en la oscuridad y era muy triste para mí y si salía el sol, en los días que lo inundaba todo de luz, Gerardo también estaba en la oscuridad.

Así estuve más de un año y un día llegó mi marido del trabajo, se me apersona y me dice: “¡ah! no, esto no puede ser, ya va más de un año y tú siempre llorando”…

Fue un gran sacudón para mí y entonces pensé no puedo seguir así, por mi familia; mi hija también llegaba de trabajar, ella es maestra de niños con capacidad diferente, ese trabajo tan especial de los maestros y llegaba a mi casa con los problemas de la escuela y de sus niños y me encontraba a mí, su madre, no tirada en la cama, pero toda descuidada, así no más, despeinada; yo sólo me duchaba y ahí estaba yo, que no quería saber nada de la vida, porque se había ido Gerardo; él era tan bueno… éramos tan felices… tenía unos ojos tan lindos… le gustaba tanto el asado… le gustaba todo lo que hacía… yo me sentía muy triste.

A todo esto llega a Canelones el grupo Renacer.

Una mamá me avisó y cuando llegamos encontramos a padres de Renacer Montevideo, papás de Florida y nosotros todos temblorosos, pensábamos: ¿qué será el grupo Renacer? ¿cómo será? ¿qué nos pueden decir?

Hoy, creo que luego de la partida de mi hijo, lo mejor que me ha pasado en la vida, fue haber ido al grupo Renacer, porque ahí me hicieron ver muchas cosas que yo no quería ver, me enseñaron muchas cosas que yo no sabía y empecé a andar por un camino que, seguramente, mi hijo lo ha iluminado, tratando cada día de ser mejor persona y tratar de ayudar, confirmando lo que dice el pensamiento frankiano: “Aquel que se levanta por encima de su propio dolor, para ayudar a un ser que sufre, trasciende como ser humano”.

Yo lo comprobé, ahora yo soy otra persona, llevando siempre en mí, en mi corazón, el recuerdo de Gerardo, ahora veo las cosas lindas y los recuerdos lindos que me dejó él, todo eso lo he logrado gracias al mensaje de Renacer.

Trato, siempre, de dar al ser que sufre, lo que está a mi alance, así sea una palabra de aliento, así sea darle el brazo a un anciano que no puede cruzar la calle o cuando, a veces, llega a casa alguien pidiendo algo, entregarle algo, cosas pequeñas, que para uno son grandes, hechas en homenaje al hijo que partió.

Y gracias a esos homenajes, yo me siento bien, me siento una buena persona y siempre estoy pensando qué puedo hacer por ese padre que viene al grupo.

Es una vida digna, que se lleva porque yo sé que de donde él esté está contento porque ve a la mamá útil y no una madre que no sirve para nada como era antes de Renacer.

Mi hijo perdió la vida en un accidente y yo, siempre que puedo, trato de dar mensajes para preservar de los accidentes, así cuando veo a una joven madre empujando un cochecito con su bebé por la calle y no por la vereda, me paro y le digo “subí a la vereda, no sabes el tesoro que llevas ahí en ese cochecito”.

Son cosas que a mí me hacen mucho bien y así es mi vida ahora, tratando de ayudar a quien puedo; sé que Gerardo me está acompañando, está en todo momento junto a mí, espiritualmente, porque físicamente ya sabemos que no los tenemos, que no los vamos a tener y me da fuerza para muchas cosas, pues he pasado momentos muy difíciles en mi vida, como fue la partida de mi esposo después de cuarenta años de haber formado un hogar… bueno… la vida sigue… la vida sigue y ellos nos dan fuerza, ellos nos iluminan en el camino a seguir.

Ahora los días de sol para mí son maravillosos, como el día de hoy y los días de lluvia me encantan, veo la vida de otra manera, no porque haya perdido un hijo tenemos que encerrarnos, llenarnos de angustia, ser todo llanto, yo viví así y no se lo aconsejo a ninguno de ustedes, por favor, no lo hagan traten de hacer algo, de salir, de hacer alguna tarea, acercarse a la familia y a los amigos.

Tenemos que poner mucho, pero mucho de nosotros, concurrir al grupo y verán que se puede salir adelante, se sale del sufrimiento.

La cicatriz la vamos a tener siempre, pero se puede vivir con la frente bien alta, ser mejor persona y así homenajear a nuestros hijos con nuestra propia vida.

Muchas gracias.”

Reflexión

Ante esta experiencia, ¿Se puede dudar del poder de transformación del Mensaje de Renacer?

A su vez, cabe señalar, que la iniciación deRenacer Canelones”, estuvo rodeada de “casualidades”, para que la mamá de Gerardo, hubiera estado, justo el 16 julio, en la inauguración de Renacer Canelones, en lo que tuvieron algo que ver, Ana y Víctor, a saber:

Tiempo antes, una noche mientras Ana y Víctor esperaban, cerca de las 24 horas, en la antesala de Radio Montecarlo, para hablar del Mensaje de Renacer, en la audición “El tren de la noche”, orientada por Gustavo de los Santos, llegó un señor preguntando por “De los Santos”, pues quería información sobre un grupo “Renacer”, que él había conocido, cierta vez, en Florida, a lo cual, Ana y Víctor, le dijeron que ellos eran integrantes de Renacer en Montevideo.

Entonces el señor se presentó como el doctor José Riva, médico psiquiatra del Hospital de Canelones, que había advertido que había muchos padres y madres que iban a su consultorio, por haber perdido hijos y habiendo conociendo la experiencia de “Renacer Florida”, propuso a las autoridades del Hospital de Canelones, crear un grupo Renacer, que podía funcionar en el local del Hogar de Ancianos, dependiente del Hospital de Canelones.

A partir de entonces, todo se encaminó, para iniciar “Renacer Canelones”.

Adriana, que luego de 13 meses, se había dado cuenta que debía cambiar de actitud, se decía, ¿pero cómo? ¿qué tengo que hacer? y… dice: “A todo esto, llega a Canelones el grupo Renacer”.

¡Cuántas casualidades hubieron de producirse!

Recordemos lo dicho por Milan Kundera sobre las casualidades en La Insoportable Levedad del Ser”

“Un acontecimiento es tanto más significativo y privi­legiado cuantas más casualidades sean necesarias para pro­ducirlo.

Sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros, como un mensaje.

Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días, es mudo.

Sólo la casualidad nos habla, es posible echarle en cara al hombre el estar ciego, en su vida cotidiana, con respecto a tales casualidades y dejar así que su vida pierda la dimensión de la belleza.”

Elisabeth Kubler Ross, sintetiza su experiencia de décadas en el campo de la tanatología en unas simples, claras y hermosas palabras: “La vida llama a los hijos al mundo, por un breve momento, con una misión específica: la de transformadores espirituales de sus padres.”

Depart Chopra, en “La Curación Quiántica”, comentando el descubrimiento del Doctor Simontom, pregunta ¿Podríamos excluir, completamente, el espíritu, en la conexión mente-cuerpo, aunque fuera el único caso”.

Al respecto, Chopra comenta:

En 1971, el doctor Carl Simonton, radiólogo de la Universidad de Texas, conoció a un hombre de sesenta y un años de edad, que tenía cáncer de garganta. Su enfermedad había avanzado mucho y el paciente apenas podía tragar y su peso disminuyó a menos de cuarenta y cinco kilogramos.”

El Dr. Simonton sugirió que el hombre reforzara su radioterapia mediante el empleo de la visualización mental. Se le enseñó al paciente a visualizar su cáncer, tan vívidamente como fuera posible; a continuación se le pidió que empleara cualquier imagen mental que él quisiera para visualizar su sistema inmune en el momento en que los glóbulos blancos atacaban con éxito a las células cancerosas y las expulsaban de su cuerpo, dejando sólo células sanas tras de sí.

El hombre dijo que visualizaba sus células inmunes como una ventisca de partículas blancas que cubrían al tumor como la nieve que entierra una roca negra. El Dr. Simonton le pidió que fuera a su casa y repitiera su visualización a intervalos regulares durante el día. El hombre estuvo de acuerdo y poco después el tumor comenzó a disminuir y en unas cuantas semanas la disminución era incuestionable y respondió a la radiación casi sin efectos secundarios; dos meses después, el tumor había desaparecido completamente.”

El paciente le dijo luego al Dr. Simonton que la artritis de sus piernas le impedían ir a pescar al arroyo con tanta frecuencia como él le gustaba.

Una vez curado el cáncer ¿por qué no intentar visualizar la artritis para que también desapareciera? Y a las pocas semanas, eso fue lo que exactamente sucedió.

Durante los seis años siguientes en que se mantuvo en observación, el paciente en cuestión siguió libre de cáncer y de artritis.”

Concluye Depart Chopra:

Aun si el paciente del doctor Simonton fuera único en su género, no podríamos excluir completamente el espíritu en la conexión mente-cuerpo.”

También en el caso de Adriana, ¿podríamos excluir el espíritu en la conexión mente cuerpo, referente al poder de transformación implícito, en el Mensaje de Renacer, aunque fuera el único caso?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s