Testimonios – Quinta entrega


Por Enrique Conde

QUINTA PARTE

TESTIMONIOS

De Juan Ramón de Renacer Pando.

Nosotros somos de Renacer Pando, mi nombre es Juan Ramón, María Antonia, mi esposa, y nuestros hijos Natalia, que es la mayor, Fabiana y Gonzalo que fue el que nos trajo acá.

Hoy, cuando llegamos, la gente de la televisión nos preguntó ¿qué veníamos a hacer? ¿qué veníamos a dar?

Hace seis años que venimos a Renacer y yo escucho las expresiones de lo qué es Renacer y las escucho desde la primera reunión y les quiero decir que hace cuestión de un año y pico, en el grupo Renacer Congreso, dije que había cosas, que recién, entonces, lograba comprender.

Es así que lográbamos entender, porque con el tiempo transcurrido, la vida nos ha ido ayudando a superar una cantidad de cosas y Renacer nos ha dado sobre todo espejos donde mirarnos.

Entonces, cuando nos pasó la pérdida de Gonzalo, lo primero que buscamos fue ¿qué hicieron los papás a quienes les pasó lo mismo antes que a nosotros?, Cómo superaron esto, cómo lograron encaminar sus vidas y una cosa que nos quedó muy claro, desde que empezamos en Renacer, es que tal como veíamos a los padres que nos habían recibido, es como queríamos estar nosotros.

El camino es lento, es largo, no es sencillo, nadie les va a mentir que es sencillo, tenemos que tomar la decisión de seguir adelante; siempre decimos, que como pareja, nosotros hemos logrado renacer de nuevo y el fruto de Renacer está caminando ahí.

Siempre digo, que nadie está más lejos de pensar de tener un hijo, que cuando se ha perdido uno.

Renacer nos enseñó, que Fabiana, es una nueva vida, no es un parche, no es una solución, no es una ficha nueva, para poner en el tablero, donde faltaba una vida, ella es otra vida.

Nuestras hijas tienen una ventaja, para ellas la muerte, no es un tema tabú, que no existe; existe y está ahí, en nuestra casa, ella se nos hizo presente y nos robó uno de los integrantes, pero también, gracias a Renacer, hay una parte de la sociedad que ha cambiado su perspectiva sobre la muerte, hay gente a la que se puede hablar.

Durante mucho tiempo, si tú hablabas de un hijo que habías perdido, primero te esquivaban, trataban de cruzar la vereda para el frente, porque de esto no se puede hablar, pero después de tanto machacar en un lado y en otro, hemos logrado que la sociedad nos escuche.

Primero,, hemos logrado en nuestro núcleo familiar, que si nombramos a nuestro hijo, no nos cambien el tema; o si vamos a una reunión de trabajo y nos preguntan cuántos hijos tenemos, decimos tres, que uno no esté presente físicamente, no quiere decir que nosotros no tengamos ese hijo, de lo contrario, nuestro hijo hubiera sido material de descarte, que el día que partió físicamente, el día que lo enterramos dejó de existir, no; nuestro hijo existió, estuvo con nosotros muy poco, el nuestro no llegó a estar tres años.

Hay quienes estuvieron más de cuarenta o cincuenta años y también es poco, porque nosotros teníamos la perspectiva de que esa vida iba a ser más larga, pero no era así, esa era la película de la vida que nos habíamos hecho nosotros, alguien vino y pegó el tijeretazo y nos mostró que la vida que tenía para vivir era esa.

En Renacer aprendimos a descubrir, que en los menos de tres años de vida que tuvo nuestro hijo, vivió toda su vida y nos dejó muchísimo, muchísimo, sí, muchísimo.

Lo que nosotros venimos hoy a trasmitirles, es la idea positiva de que se puede, que se puede estar de pie, que se puede ser una persona entera, que no, necesariamente, un padre que pierde un hijo es un pobre diablo, un paria, somos personas completas, útiles a nuestra sociedad, capaces de mantener nuestra familia y sobre todo, ser responsables de nuestros otros hijos.

Siempre aparece el tema, al perder un chico, que alguien le dice al hermano, tú eres ahora, el que tiene que sostener a papá y a mamá, grave error, si los que elegimos ser padres somos nosotros.

Sabíamos que cuando esperábamos un hijo, quienes éramos los responsables de guiar a ese hijo, educar a ese hijo, éramos nosotros.

Si cuando un hijo se va, nosotros dejáramos de tener esa responsabilidad de padres, para con los otros hijos, la partida de ese hijo nos terminó matando a nosotros, y no es así, nosotros hemos entendido que nuestra vida tiene una utilidad ¿sí? la utilidad, como decía Víctor, es el homenaje que le vamos a brindar día a día a nuestro hijo.

Yo lo digo siempre, yo pedí encarecidamente, en la puerta de emergencia, que me cambiaran la vida de mi hijo por la mía, nadie me lo concedió, en cambio en Renacer me demostraron que yo podía igual ofertar mi vida, por la de mi hijo y ofertarla en el sentido de poderla vivir y vivirla dignamente.

Ser alguien que hoy puede estar hablando con ustedes, que puedo hablar de mi hijo y no estoy llorando, porque no es el sentido de mi vida, seguir llorando sobre la tumba de mi hijo, no.

El sentido de mi vida es seguir caminando en homenaje a mi hijo y dentro de la cantidad de cosas que hemos aprendido en este tiempo, hemos hecho una teoría personal de todos esos porqué que tenemos cuando perdemos un hijo, nosotros, en forma personal, los dos creemos que si hay alguna respuesta a todos esos porqué, la vamos a encontrar el día que nos encontremos con Gonzalo, entonces vivimos nuestra vida encaminados a que nuestro hijo se tomó el ómnibus que iba primero y nosotros nos vamos a tomar el que viene.

Entonces, nosotros logramos entender que la vida no es un calvario, la vida tiene sus momentos de dolor y momentos de tristeza, pero que uno puede seguir sonriendo, puede seguir viviendo momentos gratos, puede seguir yendo a las fiestas del colegio de tu hijo y sonreír con tu hijo, hacerle la fiesta de cumpleaños a tu hijo, levantar una copa en una fiesta, pero siempre con la presencia de tu hijo, ese hijo que perdiste lo llevas tú y depende de lo que tú hagas; tu hijo va a ser lo que reflejes en él y no tiene mayor sentido seguir escarbando.

A mí me costó mucho tiempo entender que la partida de mi hijo es un hecho histórico, muchas veces decía Ana María que nos cuesta mucho llevar lo que pensamos en la cabeza al corazón; cuesta, no es nada sencillo, pero si nosotros logramos ver a los papás que hoy estamos acá, gente que es íntegra, entera, que puede dar un testimonio de vida después de la partida del hijo, esa es la idea de Renacer; el Mensaje de Renacer es nuestra vida después de la partida de nuestros hijos, no es lo que hicimos antes, es lo que hacemos después.

Nuestra idea de acompañarlos hoy es tratar de darles testimonio de lo que ha sido nuestra vida, decirles que estamos a la orden para lo que necesiten, les auguramos que no vengan a una ni a dos ni a tres reuniones, sino que se den el tiempo suficiente para entender el mensaje.

Nosotros ni siquiera somos de la ciudad de Pando, nosotros estamos en Sauce y vamos de Sauce a Pando y cuando empezamos a ir a las reuniones, viajábamos de Sauce a Montevideo, ustedes tienen la oportunidad de tener las reuniones cerca de casa, eso facilita mucho, ayuda mucho, ayuda al traslado, a tener, de pronto, un vecino que aparte de ser vecinos son compañeros en Renacer, los ayuda el tema de la comunicación, entre medio de las reuniones si están mal tener a alguien con quien conversar.

Finalmente les comentamos que un día revolviendo papeles encontramos unas reflexiones entre ellas un diálogo entre dos personas y las dos personas dicen que si les concedieran un deseo, cuál deseo les gustaría cumplir y una de las personas dice que tenerlo vivo al hijo que perdió y la otra que le bastaría que le dijeran que en donde está su hijo, está bien, entonces la reflexión es el amor posesivo y el amor incondicional.

El día que logremos entender, que si logramos amar a nuestros hijos aun, sin poder tocarlos, ahí vamos a estar en el camino correcto.

Nada más.


Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s