Testimonios – séptima entrega


Por Enrique Conde

QUINTA PARTE

TESTIMONIOS


Veamos que nos dice Marta de Treinta y Tres.

Yo soy Marta mamá de Carlos Wilson, que partió y también mamá de Jacqueline y de Luis Eduardo y también abuela.

Muchos padres que están hoy acá me ayudaron, pues fuimos muchos meses a Montevideo cada 15 días hasta que se creó el grupo en Treinta y Tres.

Es cierto que muchos nos eluden, amigos que se van, familiares que no quieren vernos y nosotros que no queremos verlos tampoco porque queremos estar más bien ocultos, pero en Renacer aprendimos a ir hacia delante con la cabeza erguida.

Carlos Wilson nos ayudó y me sigue ayudando a que siga por el camino de vivir siendo cada vez una mejor persona, una mejor madre, una mejor abuela, una mejor amiga y tratar de ayudar a aquellos padres que están pasando lo mismo que pasé yo.

Quiero decirles que el mejor homenaje que podemos hacerle a nuestros hijos es seguir adelante, seguir trabajando, como me ha tocado a mí de seguir trabajando.

Que, obviamente, no nos vean, de repente, que vamos a trabajar y nos ocultemos en algún lugar o decir hoy no voy a trabajar o no tengo ganas de trabajar o ponerse a llorar con los compañeros de trabajo, porque ellos se empiezan a abrir.

No es eso lo que nuestros hijos quieren para nosotros, ellos quieren para nosotros lo mejor y nosotros lo mejor para ellos.

Deseo que sigan adelante a pesar de que al principio, no se entienda o pensemos que no vamos a poder, sin embargo, sí, se puede y además nos sentimos útiles a la sociedad y andamos de cabeza levantada, mirando siempre para adelante.

Les deseo lo mejor a todos.

Veamos que nos dice Marta de Treinta y Tres.

Yo soy Marta mamá de Carlos Wilson, que partió y también mamá de Jacqueline y de Luis Eduardo y también abuela.

Muchos padres que están hoy acá me ayudaron, pues fuimos muchos meses a Montevideo cada 15 días hasta que se creó el grupo en Treinta y Tres.

Es cierto que muchos nos eluden, amigos que se van, familiares que no quieren vernos y nosotros que no queremos verlos tampoco porque queremos estar más bien ocultos, pero en Renacer aprendimos a ir hacia delante con la cabeza erguida.

Carlos Wilson nos ayudó y me sigue ayudando a que siga por el camino de vivir siendo cada vez una mejor persona, una mejor madre, una mejor abuela, una mejor amiga y tratar de ayudar a aquellos padres que están pasando lo mismo que pasé yo.

Quiero decirles que el mejor homenaje que podemos hacerle a nuestros hijos es seguir adelante, seguir trabajando, como me ha tocado a mí de seguir trabajando.

Que, obviamente, no nos vean, de repente, que vamos a trabajar y nos ocultemos en algún lugar o decir hoy no voy a trabajar o no tengo ganas de trabajar o ponerse a llorar con los compañeros de trabajo, porque ellos se empiezan a abrir.

No es eso lo que nuestros hijos quieren para nosotros, ellos quieren para nosotros lo mejor y nosotros lo mejor para ellos.

Deseo que sigan adelante a pesar de que al principio, no se entienda o pensemos que no vamos a poder, sin embargo, sí, se puede y además nos sentimos útiles a la sociedad y andamos de cabeza levantada, mirando siempre para adelante.

Les deseo lo mejor a todos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s