La importancia de publicar las conclusiones de los talleres.


En otro artículo se explicó las características que debe tener un taller que lo diferencian de otras herramientas de aprendizajes. (Ver: Elementos a considerar para realizar un taller.)

Hace 20 años el grupo Renacer Río Cuarto mostró como presentar las conclusiones en un trabajo que  conserva  su relevancia en la actualidad y sirve como documento de aprendizaje:

Volvemos a publicar ese trabajo:


Resumen de conclusiones “Taller: En busca de un lenguaje común”

Por Gustavo Berti en Río Cuarto 1998

Nos hemos reunido por algo que no tenemos, pero también nos reunimos por algo que sí tenemos.

Yo voy a usar mis atribuciones de anfitrión, nada más que eso, para hacer un pequeño resumen de lo que tan bien y tan lindo que se ha hecho esta mañana, sobre los talleres.

Y voy a hacer este resumen partiendo del lema de estas Jornadas que son “En Busca de un Lenguaje Común”.

*Papás o Mamás que Coordinan

Trayendo, nuevamente, la experiencia que tenemos en Río Cuarto, es queen Río Cuarto no tenemos Coordinadores. En Río Cuarto hay papás, que en distintas circunstancias, les toca moderar o coordinar una reunión.

Nosotros les decimos a todas esas personas: “papá que coordina, mamá que coordina”, pero no tenemos coordinadores.

* No más Coordinadores Generales

Mucho menos Coordinadores Generales, entonces “En Busca de un Lenguaje Común” y en busca de una metodología común que nos permita trabajar. Yo me animaría a proponer que el término “papá o mamá que coordina” se incorpore definitivamente en Renacer a todos lo grupos y que ese nombre, “papás que coordinan” reemplace a los nombres “coordinadores” y en especial al nombre de “coordinador general”.

Creo que ustedes tendrían que decidir ahora, si deben seguir existiendo o no en Renacer. Todos los que crean o estén de acuerdo con que no deban existir “coordinadores o coordinadores generales” en Renacer que levanten la mano.

(Levantan la mano casi por unanimidad)

* Horizontalidad

Entonces, cuando una persona escribe en nombre de un grupo, pone “Juan Pérez, Por Renacer de tal parte…”. Nosotros hacemos así: ponemos Alicia y Gustavo, por Renacer Río Cuarto y cualquiera de los miembros nuestros que manda una carta pone: Aldo Montes o Alicia Montes, o quien sea, por Renacer Río Cuarto.

De esa manera nos manejamos nosotros y creo que esa es una manera más de seguir bregando por esto que es la horizontalidad absoluta en los grupos.

Estamos de acuerdo, entonces en este nuevo nombre: “papás y/o mamás que coordinan”.

* Largueros

Con respecto al taller número tres, y siempre en busca de un lenguaje común, hemos incorporado un nuevo término, gracias al comentario del hermano de San Luis: “larguero”.

Propondríamos también agregar el término “larguero”, nos faltaba un término cariñoso para designar a esas personas que se eternizan en el uso de la palabra, ahora lo tenemos: “larguero”, y así lo enlazamos junto con el humor.

* Muchas veces escuchamos las mismas cosas.

Si bien es cierto que muchas veces escuchamos lo mismo, nosotros ya no somos las mismas personas, eso lo dijo Heráclito hace dos mil quinientos años, dijo: “Nunca nos podemos bañar dos veces en el mismo Río”, no somos las mismas personas.

Entonces, si bien yo tengo que escuchar el mismo comentario, cada vez que lo escuchamos, nosotros no somos los mismos y eso lo tenemos que reconocer.

* Capacitación a través del amor

Con respecto a la Capacitación, es correcto que nos debamos capacitar, la dificultad es cómo.

Es decir, aquello en que nos tenemos que poner de acuerdo es cómo, porque no todos pueden estudiar, no hay una universidad para padres de Renacer. Pero, hay algo que nos dota, que nos eleva, que nos reeduca y que nos capacita. Y eso es el amor, a través del amor nosotros podemos hacer todas esas cosas dejando, simplemente, entrar el amor a nuestras vidas.

Dándonos cuenta que nosotros habitamos en el amor y con eso alcanza.

* Renacer es un mensaje, no los mensajeros

Renacer es un mensaje, Renacer no es o no son los mensajeros. Todos los que estamos hoy acá, dentro de cien años vamos a ser todos muertos, pero Renacer va a seguir existiendo y ya no vamos a poder decir que somos nosotros los que hacemos Renacer.

Entonces, Renacer no somos nosotros. Renacer es un mensaje que se engrandece con nuestra actitud, pero no creamos que somos nosotros.

* Donde hay dos padres que se ayuden allí está Renacer

Ayer decíamos: “donde hay dos padres que se ayuden allí está Renacer“.

Esa frase hay que interpretarla bien, porque esa frase dice muchas cosas.

Pero por sobre todas las cosas dice que Renacer no tiene líderes, no tiene “internas”. Si Renacer son dos padres que se encuentran, donde quiera que estén, en cualquier lugar que estén, no hay ideologías, líneas políticas, no hay internas, no hay nada, es simplemente la voluntad de la persona de ayudar a otro que está sufriendo, a un hermano que sufre. Eso es todo, eso es Renacer.

* Somos tan iguales como padres, como nuestros hijos eran de iguales entre ellos

Si algún día tuviera que aparecer en Renacer una “interna”, sobre “esto o aquello”, entonces Renacer no existe más. Somos todos padres que hemos perdido hijos y decíamos ayer también con respecto a los títulos: “aquel que levante la nariz por encima de otros padres y mire para abajo, se va a dar cuenta que está parado en el cadáver de su hijo”.

Todos nuestros hijos han partido, no importa de que manera, son todos valiosos son todos seres humanos únicos e irrepetibles y nosotros somos tan iguales como padres, como nuestros hijos eran de iguales entre ellos, de modo que eso es una cosa que no puede ser.

* Relaciones interpersonales

“En cuanto a las relaciones interpersonales, cada vez los intercambios de opiniones son intercambios más profundos, intercambios más valiosos.

Cuando nosotros recién empezábamos, cada persona que tomaba el micrófono era un larguero, era un testimonio y se hacía difícil en una reunión cortar la parte testimonial que no le hacía bien a nadie. Pero hoy nos hemos reunido acá hemos discutido el lenguaje común, hemos discutido sobre valores, hemos dicho que por sobre todas las cosas nadie puede imponer un valor a otra persona y hemos llegado a conclusiones que para mí, diez años después de la existencia de Renacer, son muy importantes, porque después de haber dado todas esas vueltas, todo ese círculo, poder decir que de ahora en adelante, Renacer tiene “papás y mamás que coordinan”, para nosotros es un paso muy importante.

Ahora, para no convertirme en “larguero” vamos a ver las preguntas que puedan hacer ustedes

* El cambio que Renacer está produciendo en la sociedad

Willy dice que en el taller numero cuatro se mencionó también: “como es que Renacer se va incertando en la sociedad y se puso un ejemplo de como aquí, en Río Cuarto, se hizo un día antes de la conmemoración de la Virgen de Luján una misa para los padres de Renacer. Y eso, es una experiencia que se va repitiendo en muchos lugares, nosotros tenemos la experiencia de nuestro país, Uruguay, donde hay un programa que se llama “El Tren de la noche”, donde su conductor, Gustavo de los Santos, que realiza un programa desde las cero horas hasta las cinco de la mañana, donde él se anuncia como una sede de Renacer y cuando da los teléfonos a donde se puede llamar por Renacer, da los teléfonos del programa y dice: “yo me siento integrante de Renacer”. Ese concepto también lo hemos escuchado en otros conductores de programas de Televisión, como Ignacio Suárez, que tiene un programa que se llama “Un día en la vida de…” y allí lleva a artistas, a poetas, gente prominente y un día dijo: “quiero que vaya Renacer a su programa “Un día en la vida de…” y habló de Renacer y tuvo una repercusión muy grande”.

Es decir, que Renacer se está insertado en la comunidad, como decía Gustavo. Nos están observando, eso implica para nosotros una gran responsabilidad y no tenemos que temer de enfrentarnos a los medios de comunicación, porque eso es el despertar de los valores internos.

A ustedes les habrá pasado, eso es muy común, que antes no podíamos pronunciar ni si quiera el nombre de nuestros hijos sin ponernos a llorar, y de pronto nos transformamos en “largueros”. Esos son los valores que despierta Renacer y que la comunidad se está dando cuenta de que existen.

No es posible normatizar

Tenemos que coincidir que es imposible normatizar, sobre la vida, sobre la muerte y sobre los objetivos, pero creo que vamos dando pasos en común.

Vuelvo a insistir en este hecho, que todos, no solamente estemos de acuerdo, porque yo creo que todos hemos estado de acuerdo, quizá no hayamos tenido ocasión de expresar ese acuerdo, como un deseo absoluto.

Yo creo que todos han tenido oportunidad de manifestar su desacuerdo de manifestar: “yo no quiero que en mi grupo haya líderes o coordinadores o personas que estén mandando”.

Por eso el nombre de ese taller, era “Aprendiendo a Convivir”.

Nosotros, en Río Cuarto, hemos aprendido a convivir. Tenemos diez años de convivencia, tenemos muchos compañeros en común, compañeros que han sido capaces de llevar adelante talleres por sí solos.

Nosotros no tenemos problemas y la conclusión que sacamos, es que si nosotros pudimos formar entre todos Renacer, no veo por qué tiene que haber problemas en otros grupos.

* Cuando estemos mal, abstengámosnos de opinar

Es importante reconocer, como lo hemos dicho en otras ocasiones, que cuando todavía estemos mal, nos abstengamos de opinar sobre lo que debe hacerse en el grupo.

* Grupos de trabajo.

En Río Cuarto no tenemos grupos de trabajo. La gente que estamos, nos reunimos este año y el año pasado para coordinar estas Jornadas y ponernos de acuerdo en lo que cada uno iba a hacer en estas Jornadas. Sólo en el caso de que haya una razón muy necesaria para reunirnos, si no, no tenemos grupo de trabajo.

La razón de ser de Renacer

La razón de ser de Renacer es ayudar a los padres en las reuniones, ayudar a los papás que vienen atribulados por el dolor, sintiéndose solos por primera vez en su vida y que van a una reunión y quieren que lo ayuden, eso es Renacer.

Estas reuniones de capacitación son otra cosa, éstas son reuniones en las cuales nosotros seguimos aprendiendo como hacer mejor eso, pero no confundamos, el verdadero Renacer es en el campo de batalla, allí donde está el sufrimiento, allí donde las personas requieren de aquellos que ya han pasado por este camino.

* No es un grupo de psicoterapia.

Si en vez de demostrarles a las personas que sobre un mismo hecho, como es la muerte de un hijo hay diversas experiencias, diversas cosas que pueden hacerse y, simplemente, nos quedamos en la parte emotiva, en la parte de las emociones, en la parte del análisis de todas estas cosas, los grupos se convertirían en grupos de psicoterapia.

Nosotros no estamos capacitados para resolver problemas psicológicos de nadie, somos padres que hemos perdido hijos, pero sí estamos capacitados para darles herramientas y para mostrarles a los papás el camino que pueden seguir para salir adelante.

* Que sea nuestro ego el que muera

Hace muchos años en Río Cuarto se discutió si debíamos hacer una fundación o si debíamos hacer una institución sin fines de lucro y lo primero que dijimos es que cualquiera de las dos formas que tenga va a tener cargos y los cargos tienen que ser llenados y los miembros se van a pelear por los cargos.

Entonces, como nosotros ya habíamos aprendido que cuando muere un hijo, algo nuestro muere indefectiblemente, aprendimos que puede morir nuestro ser, pero que también puede morir nuestro ego, y que nosotros podemos elegir.

Entonces dijimos si algo nuestro muere, que sea nuestro ego, no nuestro ser.

¿Qué clase de mensaje sería, el que dijera que debía morir nuestro ego y al mismo tiempo se institucionalizara a Renacer, para después tener luchas de “ego” en el momento de llenar los cargos?

¿Se imaginan ustedes lo que sería elegir al Presidente General de Renacer Argentina?

Hoy no estaríamos acá.

Esa fue la razón por la cual nosotros elegimos no tener personería jurídica.

* Un homenaje con la propia vida y el propio esfuerzo

¡Qué fácil que es hacer homenajes con la plata de otros!

Pero no tiene ningún valor. El homenaje tiene que ser con la propia vida y el propio esfuerzo, porque si no, no vale nada.

No queremos el dinero de otros, no lo necesitamos, es nuestro esfuerzo, lo que nos ha hecho bien a nosotros, es nuestro esfuerzo en homenaje a nuestros hijos.

* Hacer todas las cosas con nuestros propios fondos

Nosotros planteamos de hacer todas las cosas con nuestros propios fondos, a veces viajamos y a veces hay hermanos que no tienen dinero para viajar, a veces ofrecemos y a veces no ofrecemos, porque si somos todos iguales eso implica también que cada uno debe vivir su vida de la manera que puede.

Tampoco podemos subvencionar a las personas porque al subvencionarlas estamos siendo paternalistas.

Es la responsabilidad de cada uno, si alguno puede viajar viaja, si alguno no puede viajar no viaja.

Lo que todos nosotros tenemos en común, aparte de haber perdido un hijo, es que tenemos que vivir la vida que tenemos; no le puedo pedir a un hermano que viva la vida por mí, ni puedo yo vivir la vida por un hermano.

Hay personas que son enormemente capaces y que a veces no pueden viajar por cuestiones económicas, y no viajan. Y no pasan a ser menos, muchas veces son más grandes todavía.

* Conflictos

Intervención en la charla de Renacer Santa Fe:

A nosotros en Santa Fe nos pasó lo que creo a la mayoría le ha sucedido. Después de dos años de trabajo tuvimos serios problemas.

A veces llegan personas que quieren imponer ideas que no corresponden a los fundamentos de Renacer y uno con paciencia trata de inculcarle nuestro mensaje, nuestras ideas y eso hace que en la práctica, mucha gente se sienta confundida.

Nosotros lo logramos solucionar mediante un grupo de padres fuera de las reuniones y terminamos enviando una carta para dejar las cosas bien en claro.

Siempre hay que tener en cuenta, que más allá de los problemas, siempre lo más importante es el grupo.

Muchas veces nos vamos a encontrar bajoneados, con ganas de abandonar el grupo porque decimos: “perdimos un hijo y ¿qué estamos haciendo acá peleando?”. Pero hay que seguir adelante, no hay que bajar los brazos y tratar de solucionar estos problemas. Pero siempre fuera de las reuniones, no nos equivoquemos y tratemos de confrontar delante de padres que hace poco han perdido hijos y llegan al grupo y se encuentran con padres antiguos, discutiendo por cosas triviales porque van a pensar: “¿a dónde hemos venido?”.

Gustavo: Todos nosotros llegamos por primera vez a un grupo. ¿Qué quiere decir llegar por primera vez a un grupo Renacer? Quiere decir una sola cosa, quiere decir “vengo a que me ayuden, yo solo no puedo”. Entonces, si yo vengo a que me ayuden porque yo solo no puedo, ¿cómo puedo querer cambiar las cosas, cuando estoy diciendo que yo no puedo?

El sólo hecho de entrar y decir yo vengo a Renacer, quiere decir, “vengo porque solo no puedo, vengo a que ustedes los que están en el camino me ayuden”. Entonces, eso tenemos que entenderlo todos, porque una persona que viene a que la ayuden porque solo no puede, no puede pretender cambiar el grupo, ni imponer un mensaje distinto en una tarea que significa, simplemente, tender una mano solidaria.

¿Quien puede sentirse bien diciendo algo que hiera a otro?

Si yo voy al grupo pensando que hay otras personas a parte de mí, tengo que saber que lo que yo voy a decir puede herir a otra persona. Entonces, si lo que yo quiero decir puede herir a otra persona, me muerdo la lengua antes que decirlo, me callo la boca, me lo llevo de vuelta a mi casa.

Lo fundamental es: ¿para qué decir algo que puede herir a otra persona? ¿qué sentido tiene? ¿quién puede sentirse bien, diciendo algo que hiera a otro?

Eso también forma parte de nuestra actitud.

* Trasmitir con la actitud

Recuerdo una experiencia vivida hace muchos años en Río Cuarto, dijimos: “Juntémonos para decidir los “sí” y los “no” de Renacer”.

Y llegamos a la conclusión que cada cosa que decíamos “sí”, dejábamos a alguien afuera y cada cosa que decíamos “no” también dejábamos a alguien afuera.

Entonces dijimos, bueno, no puede haber un Renacer que deje a alguien afuera, tenemos que ir aprendiéndolo y cada uno de ustedes tendrá que ir trasmitiéndolo con su actitud a los grupos.

* El “otro” es la esencia de la ayuda mutua

Los grupos se forman cuando muchas personas pueden tener una actitud digna frente a lo que sucede y eso es un proceso de aprendizaje que cada uno tiene que hacer. Y para eso hay una actividad, que es la que nosotros hemos propuesto y es la esencia de la ayuda mutua. ¿Cuál es el requisito indispensable para que exista un grupo de ayuda mutua, es decir, aquello sin lo cual no podría existir un grupo de ayuda mutua?: la presencia de otra persona; no yo, el otro.

Si yo voy a un grupo y no hay nadie ¿de qué me sirve?, sólo me sirve en el caso que yo encuentre a otra persona frente mío. Entonces, tengo que valorar más la presencia de la otra persona, porque sin ella no hay grupo, sin ella no hay ayuda mutua. En consecuencia, yo tengo que valorar, tengo que respetar, tengo que cuidar la presencia del otro.

Cuando eso está claro, cuando todos tenemos grabado a fuego que la ayuda mutua sólo es posible con la presencia del otro, ya nunca voy a decir algo que hiera al otro. ¿Quién va a querer decirlo?

* Personas conflictivas

En todos los grupos hay personas conflictivas, pero hay un dicho que dice que se necesitan dos para bailar un tango, uno solo no puede.

Si hay una persona conflictiva, y nadie se hace eco de la conflictividad, si nadie le contesta, si nadie polemiza, esa persona sola se va a sentir excluida y se va a ir o se va a poner en consonancia con el grupo.

Hay un dicho muy claro al respecto que dice: “La forma más sutil que tiene el mal para introducirse en nosotros es la de incitarnos a la acción.”

Cuando alguien diga una cosa que no nos gusta; la acción potencializa lo que no nos gusta.

Si una persona viene y dice: “esto es una estupidez” y otro viene y le dice “esto no es ninguna estupidez”, ya está el lío hecho. En cambio si una persona viene y dice: “esto es una estupidez” y ustedes se callan, ¿qué sucede? nada… ¡es una estupidez!, del que lo dijo.

No vamos a los grupos a dialogar, no vamos a discutir, vamos a escuchar lo que otros papás con más experiencia tienen para decir y a aportar lo que nosotros tenemos para decir.

Yo creo que esto no pasa por una metodología, pasa, simplemente, por un poco de sentido común, y saber que las personas que son más nuevas en los grupos y que están más dolidas, son aquellas que están más dominadas por las emociones y muchas veces lo que habla es la emoción por la persona y no la persona. Y que cuando esa emoción se tranquilice, la persona va a ser distinta.

* Nuestra tarea es, simplemente, ayudar al papá que viene, si todos los grupos se limitan a eso no puede haber ningún problema.

Yo trasmito nuestra experiencia de diez años en Río Cuarto:

Si nuestra tarea se limita a ayudar a los padres que vienen y si esa tarea se lleva a cabo con dedicación, con amor, con autorrenuncia, con sacrificio personal, no hay ningún problema, porque esa es la tarea de Renacer.

Nosotros en Río Cuarto, en diez años, no hemos tenido Kantianos, Cartesianos, etc. no hemos tenido nada, porque la tarea de Renacer, para nosotros, ha sido, simplemente, estar allí para ayudar al papá que venga.

Si todos los grupos se limitaran a eso no puede haber ningún problema.

Si la tarea nuestra en cada grupo es ayudar a los padres, se va a superar cualquier problema.

* Un lenguaje común.

Nadie salió nunca a decir: “ésta es la línea fundacional”. Nadie salió a decir: “esto es lo que ustedes tienen que hacer”. Todos lo grupos son conscientes de que Río Cuarto nunca les ha dicho que es lo que tienen que hacer.

Cada uno de nosotros, si la tarea es ayudar a los padres, va a superar todas las dificultades que tengan.

Se han superado dificultades y seguimos luchando juntos, nadie salió a decir: “ésta es la línea fundacional o esto es así y no es de otra manera”. Entonces no entremos en esa temática, porque cuando entramos en eso estamos introduciendo el germen del conflicto.

Renacer no tiene conflicto. No puede tener conflictos porque exclusivamente somos padres que queremos ayudar a otros padres. Y si en el proceso utilizamos alguna metodología distinta es única y exclusivamente para ayudar a los padres.

Más transparente creo no puede ser.

No hay personería jurídica, no hay cargos, no hay manejo de dineros, nos limitamos a reunirnos dos veces al mes para ayudar a los papás que nos necesitan, eso es Renacer.

No es necesario salir a contestar nada ni a contestar a nadie, ni decir nosotros somos la línea fundacional. No hay línea fundacional, nosotros buscamos un lenguaje común, un lenguaje común que nos va a permitir superar todas esas instancias.

Si dentro de un lenguaje superador, queremos hablar de líneas, entonces vamos haciendo un camino en retroceso, aunque ustedes digan la línea Río Cuarto, no hay tal “línea Río Cuarto”, y no la va a haber nunca, pues para decir línea Río Cuarto va a significar que hay otra línea. Y si hay otra línea, nosotros nos vamos a retirar de toda actividad y nos vamos a seguir dedicando a la tarea fundamental, nuestra tarea primaria que es la de ayudar a los papás que vienen y nos necesitan.

Ustedes tienen la experiencia de que nunca Río Cuarto les mandó una carta, ni ningún grupo recibió una carta diciendo: “ante tal cosa hay que decir esto o hay que hacer esto o aquello”, nunca.

Los hemos invitado acá para que vengan para ver si podemos encontrar un lenguaje común que nos permita seguir siendo Renacer Chaco… Renacer Posadas… Renacer Reconquista… Renacer Jujuy… Renacer Salta… Renacer Paraguay… Renacer Chile… Renacer Uruguay… con su propia idiosincrasia, con sus propios aportes culturales, que aprendamos todos, de una vez, a ser democráticos, federalistas, a respetarnos entre todos. Y para eso es necesario que seamos exacta y absolutamente iguales.

* Queremos que el concepto de soy lo que recibo, ni si quiera se cruce por la mente.

Los grupos donde se habla de lo que nos pasó, refleja el concepto de que el hombre es aquello que recibe de la vida. Aunque nosotros no nos demos cuenta, reflejan ese concepto que el hombre es aquello que recibe. Al principio dejábamos que el otro dijera lo que recibió, pero el hombre no es lo que recibe de la vida, el hombre es lo que le devuelve a la vida, el hombre es lo que él da a la vida, no lo que recibe.

Si el hombre no es lo que recibe de la vida, sino que el hombre es lo que le devuelve a la vida, y si yo habiendo recibido una tragedia, soy capaz de devolver un triunfo, es porque soy hombre.

Los grupos donde se habla de lo que nos pasó, nos dicen de una manera y otra, que nosotros somos lo que recibimos de la vida, y nosotros no estamos de acuerdo con eso. Nosotros decimos que somos lo que damos a la vida.

No queremos que el concepto ese, de que  “soy lo que recibo”, ni si quiera se cruce por la mente.

Nosotros empezamos así, pero eran tan tristes las reuniones, que dijimos. “no, esto así no va”.

Nosotros dijimos Renacer debe ser un oasis de paz, debe ser una luz que indique el camino, tiene que haber una luz, tiene que ser un oasis. Entonces como veíamos que eran tan tristes, pero tan grises, dijimos esto no va más.

Empezamos de a poco a cambiar, de a poco, un día cambiamos una cosa, otro día cambiamos otra, hace ya cinco años que cambiamos.

CONCLUSIONES FINALES.

Ha quedado claramente demostrado un “no” a los personalismos.

Ha quedado claramente demostrado una voluntad de horizontalidad de los grupos.

Ha quedado claramente demostrada la necesidad de respeto por los integrantes, tanto del que viene como de los que están.

Ha quedado claramente demostrado la no necesidad de confrontación.

Ha quedado demostrado que los grupos no pueden imponer valores.

Que cada uno de los padres debe hacer su propio homenaje con la propia vida.

Estaremos también de acuerdo en decir que a lo largo de estos diez años hemos recorrido un camino hacia adelante; que hemos progresado; que somos cada vez más capaces de sentarnos y pulir nuestras disidencias en armonía; que seguimos buscando un lenguaje que nos identifique a todos y un camino común por el cual transitar.

Y entonces, no tenemos ningún problema, y diremos:

¡Si a la vida, a pesar de todo!

Río Cuarto, 17 de mayo de 1998


¹ Berti G., “Talleres en busca de un lenguaje común”, en Conde E., “Tributo a Renacer en sus 23 años”, Montevideo, 2011, Disponible en: https://gruporenacer.files.wordpress.com/2011/12/tributo-a-renacer-en-sus-23-ac3b1os.pdf






 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s