Dejarlos ir, ¿que significa?


Por Alicia Schneider y Gustavo Berti

A veces las palabras no alcanzan para ser fieles a los conceptos, o aún los hechos que podrían ocurrir en nuestras vidas si solo interpretamos los mensajes correctamente. En el sentido en que se los dijo y se los hizo.Y esto puede hacer un mundo de diferencia en la vida de cada uno de nosotros.


Cuando decimos: “Dejarlos ir” (a nuestros hijos), “darles permiso”, NO significa “alejarlos de nosotros”, por el contrario, nos posibilita re-encontrarnos en el más puro amor, aquél que no necesita de la presencia física de esa persona tan querida para seguir amándola, y, al vibrar en la misma sintonía que ellos, solo luz y amor, los sentiremos más cerca que nunca. Rescatamos su recuerdo, su imagen, su vida toda, su presente, de las sombras del dolor para elevarlos a la plena luz del amor. Lograr pensar en esos hijos sin dolor sino con amor y una dulce,amorosa nostalgia. Vale la pena intentarlo.


Una advertencia: no hay varita mágica, todo esto depende de nuestro esfuerzo y de pensar en ellos y no en nosotros.

¿Qué los haría feliz?

He ahí la respuesta, he ahí el desafío que nos proponen.

Anuncios