Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo.


El día 10 de abril de 2010 Alicia Schneider y Gustavo Berti publicarón la carta “Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo” en la cual se realizó una síntesis luego de 22 años de existencia de los grupos Renacer de los principales conceptos sobre la que se basa  la tarea que realizamos.

La carta dividida por temas en formatos de libro electrónico (disponible  en PDF y ePub) puede ser descargada desde los siguientes enlaces:

Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo.

Alicia Schneider, Gustavo Berti

cover

Resultado de imagen Resultado de imagen

Anuncios

Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo: aspectos.


El 10 de abril de 2010, Alicia Schneider y Gustavo Berti publicarón la carta Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo”.   Pocos días después Enrique Conde escribió un texto con reflexiones sobre los ASPECTOS  de Renacer, el cual se publicó hace exactamente 9 años. Reproducimos ese texto:


                             En relación a “RENACER NO DEBE TERMINAR SIENDO UN GRUPO DE DUELO” nos permitimos detallar, a mero titulo informativo, algunos aspectos de este movimiento, a veces desconocidos y otras veces ignorados.

                                               Cuando Alicia y Gustavo Berti perdieron a su hijo Nicolás, por entonces, la pérdida de un hijo, era considerara como una tragedia o una enfermedad, o una situación que desemboca en una o ambas cosas.

                                               Pero el matrimonio Berti considerando que no siempre las cosas son lo que parecen ser y que en ese “parecer ser” no se agota todo lo que esas cosas son, empezaron por pensar que algún sentido tendría que tener el hecho que se encontraran, ya sea en su consultorio para él o en su actividad docente para ella, con  muchos padres que también habían perdido hijos y se les ocurrió convocarlos ¿para que?

                                               ¿Para qué?, era la pegunta de los convocados y la contestación fue: “no sabemos que vamos a hacer,  pero una cosa es cierta, no vamos a ser un grupo de llorones, vamos a juntarnos para ver cómo podemos encontrar un sentido, un significado a esto que nos pasó.”

                                              Impulsado por sus espíritus científicos, ya que la especialidad de él es la de neurocirujano, y la de ella docente, sintieron la necesidad de encontrarle un fundamento científico a lo que les estaba sucediendo, pues la crisis les había producido una desconexión de la realidad que los rodeaba, de extraordinaria intensidad, lo que les despertó una gran curiosidad por entenderla.

                                               En ningún tratado de psicología occidental les fue posible encontrar una descripción del bienestar que experimentaban al ver que unos padres que habían llegado al grupo, por vez primera, con los rostros extenuados por el dolor, abandonaban la reunión con una sonrisa en los labios y una mirada de agradecimiento en sus ojos.

Seguir leyendo Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo: aspectos.