CARTA A UNA Mamá/papá que llega a renacer


Por Ada Karina Auil, mamá de Fernando.


Hola Mamá, hola Papá,

La muerte de un hijo representa para los padres la crisis existencial más severa que atraviesa un ser humano. Es así que sentimos momentos de profundo dolor, desconcierto, irrealidad y desesperanza y creemos que todo se derrumba. Pero esto en realidad no es así, somos más fuertes de lo que creemos, solo tenemos que estar atentos a nuestra intuición y la vida misma nos llevará a recorrer un camino de infinitas posibilidades junto al Amor incondicional de nuestros amados hijos.

RENACER es uno de esos caminos de transformación interior, sin el cual yo no podría, hoy a 6 años de la partida de mi hijo, estar escribiendo estas palabras.

En lo personal trato cada día, con la simpleza o grandeza de mi vivir brindar el mejor homenaje a mi hijo, algunos días tal vez lo logre y otros no, pero lo sigo intentando apoyada en el Amor que representa su existencia en la mía, existencia que NO ha finalizado con su muerte.

Agradezco todo lo recibido, agradezco a RENECER por permitirme creer nuevamente en mi vida tal y como es ahora.

Karina AUIL, mamá de Fernando.