Por qué el término “resiliencia” NO se incluye en el pensamiento de Renacer.


Por Alicia Schneider y Gustavo Berti


En Renacer no hablamos de “resiliencia” y sí de “la fuerza indómita del espíritu” (Frankl) la que nos muestra la posibilidad de encontrar sentido en lo que la vida nos presenta, experimentando así, una verdadera transformación interior. Y lo hacemos con fundamento:

El primero de los términos (resiliencia) deriva de las ciencias duras, la capacidad de los metales cuando son sometidos a grandes presiones de volver a su estado original. El término no se encontraba en los diccionarios españoles hasta muy recientemente. Ninguna escuela de psicología lo tenía en su vocabulario. El origen de la palabra es del latín: “resilio: volver hacia atrás, saltar hacia atrás”.

Michael Rutter, sociólogo, toma el término en 1972 para referirse a los niños prisioneros en campos de concentración y su capacidad de recuperación después de lo vivido.La psicología lo toma luego para referirse a esta misma capacidad del ser humano.

Ni uno de esos niños, ni un padre que pierde un hijo vuelven a su “forma original”, -ninguno realiza “el salto hacia atrás”, todos ellos cambian para siempre.

¿Por qué ignorar el término “la fuerza indómita del espíritu” ya acuñada por Viktor Frankl?

Él mismo víctima de estos campos de exterminio. Esta “fuerza” nos lanza hacia adelante, hacia un presente y futuros plenos de sentido, emergiendo como personas fortalecidas, compasivas y solidarias. Habiéndose ´producido una transformación interior.

Vale la pena especificar que la palabra “espíritu” que utiliza Frankl, no es bien vista por los que se afanan en ser considerados “ciencia”, pero él hace siempre la aclaración de que la palabra espíritu no va necesariamente ligada a la religión, sea esta cual fuere. El mismo lenguaje lo dice: ¡Qué espíritu tiene esa persona!

En cada uno de nosotros está la libertad de elegir cuál será la calidad y cualidad del cambio que sufrimos. Y en esta elección yace también la responsabilidad de llevarlo a cabo. Y nosotros siempre remando en contra de la corriente, No en vano nos consideramos un “movimiento cultural”, ya que nos encontramos en una colisión de paradigmas, representando algo que no existía y que no tiene cabida dentro de los modelos psicológicos vigentes. Creamos tiempos y espacios que no existían y corroboramos la riqueza del lenguaje.

Desde que se conoció el uso de la palabra resiliencia, adoptado por la psicología en los últimos tiempos, nos afanamos en refutar dicho término ya que no se condice con el pensamiento de Renacer.

Las siguientes son palabras de Enrique Conde, papá de Uruguay e incansable trabajador de Renacer. Resume acertadamente la razón por la que éste término NO se utiliza en los grupos.

“Resiliencia es un concepto materialista opuesto a la filosofía de Víktor Frankl por la cual luchó por la esencia espiritual del ser humano base del mensaje de Renacer que nació y cimentó en la espiritualidad a partir del desarrollo de la intuición.

La Esencia de Renacer está hoy en manos de quienes predican la resiliencia como forma de enfrentar las situaciones de la vida como opera los materiales elásticos que vuelven a su estado anterior sometidos a un esfuerzo.”

Eso no es Renacer.