RENACER EN VIVO: TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 1 PREGUNTA 2


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

PRIMERA RONDA, 2da. PREGUNTA:

Pedro.

Hola qué tal, buenas tardes, soy Pedro, el papá de Sebastián y en primer lugar agradecerle al grupo RENACER por esta invitación para poder participar del programa, y agradecerle a Gustavo, que para todos los papás que pertenecemos a RENACER, es un orgullo tenerlo y al grupo RENACER Banfield que nos dio todo esto, el volver a transitar este camino, más allá de lo que nos pasó.

La pregunta que le quisiera hacer a Gustavo, es ¿Cómo fue que nació o que lo inspiró a él para el título de ese libro que comentaba Claudio, tan importante del cual, nos sirvió tanto a los papás para poder trascender en este camino, y cuyo título es “Donde la palabra calla”?

Gustavo.

Hola Pedro, gracias por tus palabras y por tus preguntas, antes que eso, quiero decir que todo lo que yo pueda decir a continuación, está relacionado íntimamente con el hecho del nacimiento de RENACER, porque RENACER nace como una alternativa al duelo, como otra cosa, y se desarrolla con dificultades iniciales alrededor de ese concepto. No al duelo, sino a una alternativa.

 A raíz de eso, cuando el grupo comienza, y nosotros comenzamos a viajar, comenzamos a escribir. Comenzamos a plasmar en papel todo lo que habíamos aprendido. Y eso al mismo tiempo que presentábamos a cada uno de los grupos que visitábamos, quedaba también en nuestra computadora. Después, fuimos escribiendo muchas cosas y fueron publicándose en el blog o en internet. Nosotros pusimos todo en internet, antes de compaginarlo en un libro. El libro ya estaba escrito, estaba escrito hace muchos años, pero esperamos que estuviese todo en RENACER al alcance de todo el mundo. 

Cuando lo pusimos juntos, yo hablé con Tomás Abraham para que me ayudara a conseguir una editorial, cosa que él hizo muy amablemente, y presentamos el libro.

Y tenía un título, el título que tenía inicial era: “Cuando un hijo muere”, porque el propósito nuestro era que el libro llegara a todos… a una base lo más amplia posible, pero es muy difícil trabajar con una editorial porque te lo revisan, mandan el libro a un escritor de ellos, el escritor lo corrige, lo revisa, quita partes,  y le cambian el nombre. Y dicen: “este nombre no va, este nombre no es para nosotros”. Bueno, había que buscar un nombre y realmente… nos sentamos con Moñi, con Alicia, a ver que nombre le podíamos poner que no sea “Cuando un hijo muere”, y barajamos muchos nombres y apareció este, que nos pareció adecuado, porque realmente cuando un hijo muere, todo calla,  no hay palabras, entonces mueren todas las palabras, todas las palabras mueren ahí. 

Pero lamentablemente el libro quedó en los anaqueles de autoayuda, y la gente que trabaja en las librerías se olvida de esto, porque mucha gente llega preguntando por un libro, porque ha muerto el hijo de un amigo, y quieren obsequiárselo. o quieren aprender algo, y el libro pasa desapercibido porque el título no convoca a la muerte de un hijo. 

Es decir, esa es la realidad Pedro. Es una pena que haya sido así, nos hubiese gustado el nombre “Cuando un hijo muere”, es más directo, pero tuvimos que optar por ese título, que a todos nos gusta, a nosotros nos gusta, pero hubiésemos preferido otro. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s